sábado, 29 de marzo de 2008

Jayne Mansfield (Bryn Mawr, 1933 - Louisiana, 1967)

Hija de un adinerado abogado Vera Jayne Palmer tuvo que trasladarse a Dallas con su madre tras la muerte de su padre. Allí empezó a estudiar interpretación y participó en algunas obras teatrales aficionadas. Ansiosa de independencia se fugó y casó con otro estudiante, del que tomó su apellido Mansfield, cuando solo tenía 17 años. Consciente de su espectacular físico (sus medidas eran unos increibles 105-59-89) se presentó a concursos de belleza que ganaba invariablemente. Decidida a triunfar en el cine se trasladó a California y siguió estudiando Arte Dramático mientras trabajaba como modelo, apareciendo en varias revistas. Cuando apareció en Playboy los estudios cinematográficos se fijaron en ella, sobre todo aquellos que necesitaban a alguna que pudiera hacerle un mínimo de competencia a Marilyn. Así en 1955 empezó su carrera cinematográfica interpretando pequeños papeles de rubia explosiva y algo tonta, aunque ella era capaz de algo más como demuestra su afortunado debut en Broadway con la obra "Una mujer de cuidado". 1956 sería el año en que empezaría a ser conocida por el gran público gracias a papeles de importancia en las películas "The burglar" y "Female jungle", pero aqui nos interesa más por ser la protagonista de "Ella no puede remediarlo", película que cuenta con las actuaciones musicales de las leyendas del rock and roll Little Richard, Gene Vincent, Eddie Cochran y Fats Domino. Jayne vuelve a hacer de rubia tonta de buen corazón pero exhibe sus atributos de una forma tan exagerada que se destapa su vena cómica con gran éxito. Se convierte en una especie de parodia de Marilyn pero también en un nuevo icono sexual de los años 50 (pionera en la estética de los bikinis o ropas que imitan la piel del leopardo del tigre o de la cebra, tan del gusto de las rockeras de siempre), con un desparpajo y orgullo de lo que Dios le ha dado que la hacía una adelantada a su época. En 1957 hace sus dos mejores películas, "Besalas por mi", junto a Cary Grant, y la versión en pantalla de "Una mujer de cuidado", recibiendo buenas críticas. Al año siguiente se divorcia y ahora se casa con Mickey Hargitay, Mister Universo. Su carrera siguió por los mismos derroteros en los años 60, películas menores que solo buscaban explotar su atractivo físico por lo que Jayne se entregó de lleno a las fiestas de Hollywood donde el alcohol corría sin parar (de una de ellas es la célebre foto en la que Sofía Loren le mira el escote con estupor). Enfadado por vida tan poco saludable Mr. Músculos se divorció y Jayne se casó con un director al que si gustaban las juergas. Al salir de una de estas el coche en el que iba la rubia chocó contra un tractor muriendo en el acto ella y dos acompañantes, quedando su cerebro desparramado sobre el capó, no así su cabeza como se cree comunmente. Tenía solo 34 años y dejaba 5 hijos, una de ellos heredaría la belleza de su madre y sería modelo de Playboy (Jayne Marie) y otra heredaría cierto talento interpretativo y sería actriz, apareciendo entre otas películas en "Leaving Las Vegas" (Mariska Hargitay).


Jayne también cantaba bien, como demuestra aqui con "Everytime" en la película "Ella no puede remediarlo".