viernes, 14 de octubre de 2016

The Catalinas (Nueva York, 1956 - 1959, New Haven, 1957 - 1961, Houston, h. 1957 - h. 1959, Charlotte, 1957 - h. 1985, Michigan, h. 1958 - h. 1960, La Crosse, 1961 - 1966, Oklahoma, h. 1961 - h. 1964 y Cucamonga, 1964 - 1964)

 Los de Wisconsin, Noie a la izquierda.

Muchos son los grupos estadounidenses de rock & roll que han optado por este nombre, generalmente haciendo referencia al coche Pontiac modelo Catalina, muy apreciado en los años 50. Veamosles:
El primero de ellos se formó en el barrio italo-judio neoyorquino de Williamsburg, cuando un grupo de chicos compañeros del club social se pusieron ese nombre al tener uno de ellos un citado Pontiac Catalina. De cantar du-duá a capella en el club dieron el salto al profesionalismo tras ganar un concurso para jóvenes talentos, saliendo en una pequeña gira por Pensilvania y cantando la sintonía de un popular programa radiofónico. Su representante Jay Fishman consiguió que los de la modesta discográfica Glory les editara "Marlene" (1958), pero por desgracia apenas se vendió. Así pues Fishman fundó su propio sello, discos Up, les cambió el nombre a The Inventions y les editó "Hey peanuts" (1960), que aunque simple y monótono tenía una letra graciosa y pegadiza que lo hizo tremendamente popular en Brooklyn y les valió una aparición en un famoso programa televisivo. No obstante se separaron poco después, si bien algunos de ellos se reunieron brevemente en 1979 para grabar un par de mediocres discos y aparecer en algún programa de radio.
Los siguientes Catalinas cronologicamente fueron los de New Haven (Connecticut), formados por antiguos miembros de bandas de doo-woop locales como The Avalons (antes llamados The Pastels y también conocidos como The Avolons). A los Catalinas discos Little les editó el buen du-duá "Castle of love" (1958), que luego fue reeditado por Okeh records, pero como cantada por unos tales The Buddies. En realidad estos Buddies no eran sino los mismos Catalinas a los que se cambió el nombre para que no fueron confundidos con otros grupos homónimos. En realidad estos Catalinas ya estaban separados desde que el ejército llamó a filas a  uno de sus componentes, Art DeNicholas, cuyo destino fue entretener a las tropas destinadas en el extranjero. A su vuelta, en 1963, se unió a otro ex-compañero, Tom Juliano, y formó un nuevo grupo de armonías vocales, estas más surferas, Los Van Dykes, que editaron nada menos que cuatro singles, entre los cuales cabe destacar los temas "Rich girl" (1965), "Miracle after miracle" (1966) o "Rock-A-Bye girl" (1967). A pesar de la popularidad que alcanzaron localmente se separaron poco después. DeNicholas se dedicó a la organización de eventos y a día de hoy organiza un concurso local de búsqueda de jóvenes talentos. Juliano se dedicó a la política y falleció el año 2011.   
Hubo unos Catalinas también en Houston (Tejas), los cuales con el carismático Vince Murphy a la cabeza grabaron el fantástico rockabilly "Speechless" (1958) en Back Beat Records. Destacaron siempre por su salvaje y espectacular puesta en escena, pero la suerte no les sonrió y se disolvieron pronto. Murphy en solitario grabaría otros discos rockeros, como "Evil eye" o "I´m broke again" (1968), que pasaron totalmente desapercibidos y tras esto se le perdió la pista.
Los Catalinas de Charlotte (Carolina del Norte) grabaron el du-duá "Hey little girl" (1961) en el sello Zebra, y "Ring of stars" en discos Rita, pasando luego a hacer bastante música surf. Pero cuando su líder Bob Meyer les dejó para iniciar una carrera en solitario y su sustituto Tommy Black, con el que les había ido bien con el hibrido "You haven´t the right" (1967), murió en accidente de aviación en 1968, los supervivientes empezaron a cambiar de tercio, y transformaron el grupo en una numerosa banda de beach music. Triunfaron finalmente con "Summertime´s calling me" (1975), pero cuando se disolvieron oficialmente mediados los años 80 ya no quedaba ningún miembro original (de ellos O.C. Gravitte falleció en 2015). A Meyer -acompañado a veces de unos Rivieras locales a los instrumentos- le fue bien cantando "Behold" (1964), un éxito regional, y menos bien con su continuación, "My girl stormy" (1967), donde por cierto le acompañaron algunos antiguos Catalinas. Luego se pasó al soul y más adelante a la psicodelia, viviendo de la música bastante tiempo. Falleció en 1998.
Unos Catalinas, especialistas en rock instrumental y surf encontramos también en Michigan, donde grabaron el buen single "Long walk" (1959) en el modesto sello Fortune. La falta de éxito les llevó a intentar fundar su propia discográfica, llamada poco originalmente Catalina. Allí se autoeditaron el disco "The Catalina push" (1960), pero el fracaso del proyecto les llevó a la disolución.
Otros Catalinas se formaron en La Crosse (Wisconsin), que grabaron el muy divertido "Crazy twistin´ baby" (1962) en Cuca Records. Sí, Cuca. Luego, y sin duda con el único objetivo de sembrar confusión, editaron su propia versión del "Hey little girl" (1963), de los Catalinas de Charlotte, en el sello Mundo. Cuando se les unió Denny Noie, un conocido rocker local que desde los años 50 había estado en las mejores bandas de rockabilly del estado, como Los White Caps, Los Rockets (que fueron teloneros de Fabian), Los Teen Tones, Los 4 Cracked Bells (estos dos durante el servicio militar en Okinawa), Gary Scott & the Eccos y The In Crow (luego rebautizados 4th of Never), su peso era tal que el siguiente disco, "Dee Dee" (1964), salió acreditado como de Denny Noie & the Catalinas. Algunos cambios en la formación (Noie volvió a 4th of Never, donde por cierto regrabó "Dee Dee") hicieron que los Catalinas siguieran con vida pero poco a poco fueron girando hacía la música garajera, cambiando el nombre a The Golden Catalinas, bajo cuyo nombre grabaron "Varsity club song" (1966) antes de disolverse poco después.  Noie dejó su grupo y empezó una carrera en solitario como cantante folk o de rock cristiano desde 1968, con los parentesis de ciertas reuniones con sus viejos compañeros Los Rockets. Se retiró de la música en 1975, hasta 1987, año en que formó un grupo de blues llamado Rescue, y desde 1991 de otro llamado Full Moon Blues Band. En 1998 creó el dueto New Moon Duo, con el que aun sigue.
Hubo unos muy desconocidos Catalinas de Oklahoma que bajo la batuta de Tom Hartman grabaron un par de buenos singles en discos Dial, el exótico rockabilly "Cha cha Joe" (1962) y el surf instrumental "Bail out" (1963), además de ser el grupo de acompañamiento del efímero dueto Donnie & Diane en su single "Larry to Sherri" ese mismo año, pero hay pocos datos de ellos.
Los Catalinas que aparecieron a mediados de los 60 en Cucamonga (California) no eran un grupo real, sino el innovador ingeniero de sonido, proveniente de la industria aeronáutica, Paul Buff y su mujer haciendo diferentes voces y tocando varios instrumentos y mezclándolos. El curioso y muy notable resultado fue el single du-duá "Your tender lips" (1964), que fue editado en discos Original Sound, donde Buff se había ido a trabajar después de que el estudio Pal, su anterior empleo, acabase de ser vendido a Frank Zappa. A nadie extrañará esta rara habilidad de Buff si recordamos que fue él quién ayudó a dar su particular sonido a grandes bandas como Los Chantays o Los Surfaris. Tras esta rara experiencia creó sus propios sellos discográficos y no fue hasta 1982 que se retiró de la industria musical para abrir un negocio de electrónica. El año 2004 abrió una galería de arte y amplió el negocio con una editorial especializada en arte, negocios prósperos la mayoría a la hora de su fallecimiento el año 2015, cuando el genial Buff tenía 78 años de edad.   
Por último y aunque no grabaron no me resisto a citar a unos Catalinas de finales de los años 70 que hacían rockabilly en Ilinois, herederos de la banda Shakespeare´s Riot ("Help! There´s a fire"), entre cuyos miembros estaba Jason Ringerberg, un humilde criador de cerdos e ídolo rocker local. Tal y como he dicho nunca llegaron a grabar siendo Los Catalinas, pero Ringenberg emigró a Nashville donde en 1981 fundó Jason & the Scorchers, una de las mejores bandas de rock & roll de los años 80. No era un grupo rocker en el estricto sentido de la palabra, pero mezclaba sabiamente rock clásico con country, hillbilly y folk, triunfando ampliamente con "Fervor" (1983) o "Lost & found" (1985) y siendo elegida por algunos críticos mejor banda de ese año. Lamentablemente problemas logísticos y con la discográfica dieron al traste con los Scorchers en 1989, y Jason inició una carrera en solitario bastante irregular, hasta que los Scorchers se reunificaron en 1993. Ya no era lo mismo y se disolvieron, esta vez definitivamente, en 1999, fundando entonces Jason su propia discográfica, con la que sigue editando buenos discos, a veces escondido tras el pseudónimo Farmer Jason, es decir, Jason el Granjero.
Músicos: Catalinas de Nueva York: Richard Brooks, Jerry Ascher, Sam Infantino, Hank Ferrara y Mike Harris. Catalinas de Connecticut: Johnny Luth, Jimmy Colwell, Artie DeNicholas, Johnny Kunz y Tommy Juliano. Catalinas de Tejas: Vince Murphy (voz), Happy Bond (guitarra), Mickey Jones (batería), C.B. Oliver (piano) y Jack Schell (guitarra rítmica). Catalinas de Carolina del Norte: Bob Meyer, Tommy Black y Dwight Nichols (voz), Gary Barker (guitarra), Lynn Barker (bajo), Jody Rumple (batería), Barry Duke (saxo), Johnny Barker (teclados), Buddy Emmerke, Wayne Donaho, Pam Kopp, Butch Gallagher, O.C. Gravitte y Ronnie Gittens. Catalinas de Wisconsin: Al Posniak (voz y guitarra rítmica), Harry Wheelock y Denny Noie (guitarra), Bob Dix (bajo), Jim Kelly (batería) y Denny Noie. Catalinas de California: Paul Buff y Lori Allison.