martes, 30 de agosto de 2016

Billy Barnette (Richmond, 1940)

Natural de estado norteamericano de Virginia, su verdadero nombre era William Barnette, y aunque no emparentado con el astro del rockabilly Johnny Burnette, es curioso como el destino se encargaría de relacionarles. El caso es que fue dado en adopción desde niño, pasando de un hogar de acogida a otro y convirtiéndose en un delincuente juvenil hasta que el boxeo, como a muchos otros chicos de su calaña, le sacó de ese mundo. Luego le picó el gusanillo de la música, y empezó a cantar country y rhythm & blues alrededor de la zona de Roanoke, donde se hizo cantante habitual de Papa Joe´s, uno de los garitos de peor fama del Sur. Pero fue tocando en una tienda de ropa cuando a Barnette le surgió la primera gran oportunidad, pues el dueño del local tenía un primo en discos Parkway, de Filadelfia, y le recomendó, editándole la balada de toques doo-woop "Marlene" (1961).  Tras un tema más rockero, como es "Stomp, shout & twist", Parkway se desentendió de él por la escasez de ventas, por lo que Barnette se fue a la modesta y efímera discográfica Mt. Vernon, donde grabó "Billy the Kid". Para colmo de males le tocó hacer el servicio militar en la Armada y esto le significó casi dos años alejado de los escenarios. A su vuelta conoció a Dorsey Burnette, que le aconsejó viajar a Los Angeles, donde gran parte del negocio musical se había desplazado, incluyendo su propio hermano Johnny, antigua estrella del rockabilly ahora reciclado en teen-idol de éxito y con una discográfica propia. Johnny vio a Billy como una especie de hermano perdido, no solo por cierto parecido físico, sino por sus origenes y gustos comunes por la música y el boxeo. Tomándole bajo su protección le hizo cambiarse el nombre artístico a Billy Joe Burnette, algo que a mi modo de ver no le hizo bien precisamente. Tras sus vacaciones Johnny y Billy se pondrían a trabajar de firme, pero el gran genio del rock & roll se ahogó mientras pescaba y nunca volvió, dejando a Billy nuevamente a las puertas de encauzar su carrera. Dorsey le ayudó, consiguiéndole algunas actuaciones en las que Billy tocaba soul acompañado por una amplia banda de negros y mejicanos. Consiguió grabar un muy buen disco, "Blue misery" (1965), y algunos en los que él no ponía la voz, como "Julie" (1966), pero se hundió en lo peor de la vida nocturna, emborrachandose con demasiada frecuencia y metiendose en peleas que por lo general, dado que era un boxeador entrenado, terminaban con sus rivales en el hospital y con él en la cárcel. Había tocado fondo y, en un momento de lucidez, comprendió que tenía que alejarse de todo aquello y decidió volver a su tranquila ciudad natal, donde abrió una tienda de muebles, si bien de vez en cuand actuaba en el infame Papa Joe´s. Finalmente, en los años 70, se instaló en Nashville, donde consiguió controlar su afición por la bebida y triunfó plenamente con su composición "Teddy bear" (1976), nada que ver con el tema homónimo de Elvis, que en boca de Red Sovine llegó al número uno de las listas country. Cuando Elvis, precisamente, murió al año siguiente, Billy editó un álbum homenaje llamado "Welcome home Elvis" (1977) que curiosamente no era de versiones de canciones del rey, y solo llevaba dos o tres temas que Él hubiera grabado, todos muy tristes. El resto de grabaciones de los 70 y 80 son temas country de temática cristiana o bien parrafadas patrióticas sin demasiado fuste, pero que le permitieron seguir tocando y viviendo bien de la música, aunque también es cierto que nunca ha obtenido un éxito destacable. En la actualidad sigue componiendo para cantantes country de Nashville y actuando, demostrando estar en buena forma.  
Músicos: Billy Barnette (voz y guitarra), The Star Vels, The Divots y The Stingers.