domingo, 7 de febrero de 2016

Steve Earle (Fort Monroe, 1955)

Nacido en Virginia por accidente, ya que su tejano padre era controlador aéreo y lo destinaban por todo el país, tenía solo dos años cuando la familia volvió a Tejas. Aprendió a tocar la guitarra a los once años y a los trece ya se presentó a su primer concurso para jóvenes talentos. Era tal su afición a la música y su rebeldía que a los catorce años de fugó de casa temporalmente para ir a ver actuar a su ídolo de entonces, el cantante de country-folk Townes Van Zandt, y a los 16 dejó el instituto para dedicarse a la música de forma profesional. A los 19 se trasladó a Houston, donde tenía un tío músico, donde se casó y se empleó en diverosos trabajos, a cual más raro, completando sus ingresos con actuaciones en fines de semana. Poco después dejó a su mujer (la primera de siete) y se trasladó a Nashville, donde empezó a tocar en los bares locales de country, escribió canciones para otros artistas, grabó maquetas, y tocó el bajo en la banda de Guy Clark, otro artista del entonces en auge country-folk. Llegó a estar realmente inmerso e integrado en el mundillo country de Nashville, pero se aburrió del inmovilismo de finales de los años 70, y de la intransigencia ante el empuje del neo-rockabilly, y decidió volver a Tejas, formando el grupo rockero The Dukes. Con ellos volvió a Nashville, donde su composición "When you fall in love" fue un éxito cuando la grabó Johnny Lee y también consiguió que el gran Carl Perkins grabase su tema "Mustang wine". Finalmente tuvo su oportunidad cuando se fijaron en él los de discos LSI, que le editaron el EP de rock & roll y hillbilly "Pink & Black" (1982), acreditados como Steve Earle & the Dukes. Se vendió lo bastante bien para que los de discos Epic le ficharan para lanzarle como un nuevo artista rocker en medio del furor del revivalismo rockabilly. Sus dos singles con ellos, el country rockabillero "Nothin´ but you" (1983) y la balada "What´ll you do about me" (1984), se vendieron muy bien, considerándosele no solo un rockero, sino también uno de los nuevos artistas hillbilly que habían revolucionado el mundo del country de los años 80, como Dwight Yoakam y Randy Travis. Pero al contrario que ellos no tuvo continuidad y se fue alejando paulatinamente del rockabilly, oscilando en su límite con temas como su éxito "Guitar town" (1986), "The week of living dangerously"" (1987) o editando viejos y rockeros temas inéditos. En 1988 prescindió de los Dukes, para embarcarse en diferentes e innovadores estilos, como "Copperhead road" (1989), que mezcla country y música irlandesa. Luego, parece ser que por culpa de las drogas, aparecía y desaparecía cada vez con un proyecto más ridículo, como los de hacer rock progresivo y folk-abstracto, es decir, una auténtica mierda. Parece ser que graves problemas personales le empujaron a esta debacle, y a que se cancelaran todos sus contratos. Pisando fondo, en 1993 fue detenido por posesión de heroina y, al año siguiente, por llevar cocaina y armas sin licencia, siendo condenado a unos meses de prisión. A mediados de los años 90 pareció recuperar la salud e incluso fue nominado a los grammy por un álbum folk. Formó también su propio sello discográfico, E-Squared, donde editó un muy buen y reivindicativo disco de country y rockabilly "I feel alright" (1996), es decir, "me siento bien". Cierta tristeza se nota en sus siguientes composiciones después de asistir a la ejecución de un amigo, y a partir de ahí se dedicaría casi en exclusiva al blues y al folk más pacifista, convirtiéndose en un activista (tanto a través de la música como de la literatura) contra la pena de muerte. En el siglo XXI volvió a reunirse con los Dukes, grabando el single country "Mississsippi, it´s time" (2015), sobre la absurda polémica de que la bandera de ese estado incluye aun la bandera confederada (Earle, ignorante, está a favor) y aun sigue actuando en eventos demasiado hippys para mi gusto la verdad.
Músicos: Steve Earle (voz y guitarra), The Duchesses (coros) y The Dukes.