miércoles, 17 de febrero de 2016

Skoop Records (Nashville, 1959 - 1967)

Ray Scrivner había sido representante de jóvenes artistas de rock & roll, siendo sus pupilos más importantes el dúo de rock instrumental Cal & Ivan (uno de sus componente era el ex-cantante de rockabilly Cal Veale) a los que consiguió un contrato en discos Starday. Finalmente llegó a manager general de discos Abco a la vez que formaba su propia compañía discográfica, Republic. Le fue realmente bien con Gene Autry, el vaquero cantante, pero finalmente vendió Republic para formar dos pequeños sellos independientes, Showboat y Skoop, este último para promocionar un rock & roll que parecía entrar en decadencia al terminar la década de los 50. La primera edición de Skoop es una espectacular muestra de intenciones y, a su vez, la prueba evidente del momento musical al que había que enfrentarse. Fue el single "Buddy-Big Bopper-Ritchie" (1959) por parte de Loretta Thompson, todo un homenaje a Holly, Richardson y Valens que acababan de morir en accidente de avión el día que la música murió. Precisamente contra esta hecatombe para el rock & roll pretendía luchar valientemente Scrivner. Ha de decirse que Loretta Thompson ya había grabado otro excelente disco de rock & roll, "Hi de ho rock and roll", un par de años antes acompañada de un grupo llamado, muy significativamente, Los Rockers, pero como le pasó a la mayoría de las rockeras pioneras, al formar una familia pareció que se las tragara la tierra para siempre. Tras reeditar aquí temas de Cal & Ivan, Scrivner cambió la sede de Skoop oficialmente al pequeño pueblecito de Sant Claus (Indiana), seguramente por ventajas de impuestos, a un pequeño edificio de ladrillo rojo, aun en pie pero dentro del recinto del parque de atracciones Holiday World, y mejoró el diseño de la marca. Empezó a echar mano de multitud de rockeros desconocidos, como Tommy Moreland, el cual acababa de editar su "My woman" (1960) en el modesto sello Maid, lanzando ahora su "Bang bang" (1962), el proyecto de teen idol Dave Flanery y su tema "Tears" (1963), el western-swing "Have a little laugh" (1964) de Ray Jones, Jerry Mann y su fresco tema surf  "Sweet, sweet summer", el rock & roll "Two timin´ little woman" de Chuck Evans, el "Sittin´ by my window" de los hermanos Don & Joe Taylor, Mike Deal y su "Little hustle, little shake", el estupendo medio tempo acústico "A new love every day" de Don & Gene y el tardío rockabilly salvaje "Hey baby" (1965) de Jim Kennedy with The Satans. Eran anacronismos andantes y desaparerecían en el devenir de los tiempos, excepto Flanery, que aun grabaría la balada "Teenager´s dreams" (1964) en el sello Sims, antes de perderse de vista. Scrivner recicló su moribundo sello en uno especializado en rock garajero, uno de los ritmos dignos del momento, con bandas como The Nomads, Marinell & the Upsets, The Jaguars, The Weejuns, Sanz Inc., The Sunday Funnies, Sir Charles & the Daze of Olde o The Chevelles, a su vez que abría la subsidiaria Kasko, dedicada en exclusividad al country. Los fracasos de ventas le llevaron de todas formas a cerrar a la vez tanto Skoop como Showboat como Kasko. Showboat, aunque más especializado en soul, bluegrass, country o pop, dió a luz a algunos buenos temas de rock & roll, como "On the road" (1959) de Vic Capri, "I ain´t satisfied" (1965) de Marvin Holder u otros temas de Patti Powell o Bubba Jordan. Scrivner, que había seguido trabajando en Abco, llegó a vice-presidente de esta compañía hasta su cierre. Cara B del "Buddy-Big Bopper-Ritchie" de la desperdiciada Loretta Thompson.