miércoles, 16 de septiembre de 2015

Ripsaw Records (Easton, 1976 - 1981)

Jonathan Strong y Jim Kirk se conocieron en una fiesta literaria de un amigo común en la Universidad de Haverford, a las afueras de Filadelfia, en el norteamericano estado de Pensilvania, en 1969. Alejándose de las pedantes conversaciones del evento, ambos se encontraron hablando de sus gustos musicales comunes, el hillbilly y el rockabilly de los años 50, y entablaron una gran amistad, a pesar de que Strong vivía en Nueva York y Kirk en la cercana localidad de Easton. Cuando terminaron la carrera (Strong se convirtió en un prestigioso abogado) y con medios económicos para hacerlo, decidieron emprender su gran sueño de crear su propia discográfica que recuperase aquellos viejos sonidos, y así es como nacio discos Ripsaw (un sierra redonda para cortar madera, cuya silueta aparecía en el logo), en el nº 121 norte de la Calle Cuarta de Easton. El primer disco que editaron fue de el grupo bluegrass Louie Setzer & the Appalachian Mountain Boys, pero en seguida se especalizarían totalmente en el rockabilly, sobre todo después del fichaje de Billy Hancock & the Tennessee Rockets en 1977. Ripsaw intentó, y logró en ocasiones, recrear los ecos originales que había en los legendarios estudios Sun y en seguida se convirtió, a pesar de su modestia, en uno de los referentes del revivalismo rockabilly que estaba emergiendo a finales de los años 70. Sus pocos discos se vendieron bastante bien en el Este del país, y el que no los comprara entonces los busca ahora con denuedo. Hancock fue su gran baza un tiempo, pero con quién mejor negocio hicieron fue con el socio de este un tiempo, Tex Rubinowitz, cuyo single "Hot rod man" (1979) fue un éxito que les permitió ganar bastante dinero en derechos a otras discográficas e incluso para banda sonora de películas. Tras un postrer single de Martha Hull, Strong y Kirk decidieron deshacer Ripsaw para "seguir siendo amigos". Sabia decisión, y es que no falla, "Amistad y dinero, agua y aceite". En un salomónico acuerdo, Kirk se quedó con los derechos sobre las grabaciones inéditas, editanto algunos discos más de Rubinowitz, por ejemplo, mientras que a Strong pertenecían los derechos sobre el logo y el nombre. Con tal prolongación del sello original sacó al mercado algunos discos desde Detroit a partir de 1982, entre ellos algunos de Hancock, pero también de los nuevos artistas del rockabilly Kid Tater & the Cheaters y Bobby Smith, y de la banda de rhythm & blues The Uptown Rhythm Kings. Pero para 1990 el rockabilly volvía a estar de capa caida, y ambas ramas de Ripsaw se apartaron del negocio musical... hasta 2010 en que Strong lo revitalizó con la cantante rockabilly Marti Brom como punta de lanza, completando ahora su catálogo con libros de rock & roll y souvenirs de todo tipo. Kirk, por su parte, fundó No Club Productions, una empresa que trataba sobre todo de relanzar a Rubinowitz, pero Kirk falleció de un infarto el año 2006.