miércoles, 16 de septiembre de 2015

Linda Ronstadt (Tucson, 1946)

Nacieron los hermanos Rondstadt en el estado norteamericano de Arizona, habiendo sido su padre vendedor de herramientas y cantante publicitario, y perteneciente a una de las familias más influyentes de la zona. En su adolescencia uno de los hijos, Peter, formó el grupo de rockabilly The Nightbeats, que grabaron un par de singles en el sello local Zoom. Destaquemos los temas "Lonesome road rock" y "Cryin´ all time" (1959), pero a pesar de su calidad no tuvieron éxito. A principios de los años 60 empezó a imponerse el folk como corriente musical y Peter decidió reciclarse, formando el trío del género The New Union Ramblers (luego rebautizado como The Three Ronstadts), junto a sus dos hermanas pequeñas, en 1962. Cuando una de ellas, Linda, se graduó en el instituto en 1964 y decidió marcharse a California para experimentar la vida en el centro del universo hippy, el grupo, como era normal, se disolvió (haciéndose Peter policía, llegando a jefe del cuerpo en Tucson). Tras grabar un temprano single en solitario Linda formó The Stone Ponies, grupo más hippy imposible pero en el que ya dejaba constancia de su excelente voz, digna de mejores empresas. Les ficharon los de Capitol, y les fue bastante bien con el amoroso tema "Different drum" (1967), aunque ella decidió reemprender su carrera en solitario al año después. Alejada de sus amigos melenudos y con el movimiento hippy de capa caida, la carrera de Linda empezó a enderezarse gracias al single "Will you love tomorrow" (1970), una versión de un clásico de Las Shirelles que llevaba en la cara B una rockera visión del "Lovesick blues" de Hank Williams, y que la llevó a ser conocida un tiempo como La Reina del Rock. Los primeros años 70 la llevaron a la fama nacional gracias a la revisión de viejos clásicos del country, todavía con algunas influencias del folk. En esta época su banda de acompañamiento al completo la dejó para formar su propio grupo independiente, los pronto famosos Eagles. No importó, en seguida triunfó plenamente con su versión soul-rock del "You´re no good" (1974) de Betty Everett, que llegó al número uno de las listas estadounidenses. Era un tema incluido en su álbum "Heart like a wheel" (también número uno) que contenía grandes piezas de rock & roll e incluso de rockabilly, incluyendo una exitosa versión del "When will I be loved" de los Everly Brothers. Cuando se editó en single llevaba en la cara B una versión del "It doesn´t matter anymore", de Buddy Holly. Y es que el estilo de rockabilly tranquilo de Holly se adaptaba perfectamente a los gustos de Linda, y se convirtió en una especie de guardiana de su memoria, grabando en poco tiempo sus temas "That´ll be the day" (1976) e "It´s so easy" (1977) con bastante éxito. No solo de él, Linda hizo otras grandes versiones de otros clásicos, como el "Blue bayou" de Roy Orbison, "Back in the USA" (1978) de Chuck Berry, "Ooh baby baby" (1979) de The Miracles o "Hurt so bad" (1980) de Little Anthony & the Imperials. Para entonces sus detractores ya le habían puesto el mote de Copiona, pero no era tal cosa, sino una chica que homenajeaba con sinceridad sus temas preferidos inmersa en el revivalismo rockabilly de la época (dándole grandes beneficios económicos, todo sea dicho), a pesar de que algunos la consideren más una cantante country. Su popularidad era tal en los Estados Unidos cuando empezó la década de los 80 (en Europa, por contra, nadie la conocía) que, aparte de hacer bastantes anuncios comerciales, liarse con el gobernador de California y ser la mujer mejor pagada del rock, vio factible convertirse en actriz de Hollywood, dejando apartada casi por completo, y en plena cima, su carrera musical. No le fue bien en el cine y para cuando volvió a la música, a mediados de los 80, ya todo había cambiado y era una gloria del pasado, debiendo embarcarse en Big Bands o en mediocres programas de televisión para seguir viviendo del espectáculo. Solo su vida privada, manteniendo relaciones con famosos como Jim Carrey o George Lucas, la mantenían en el candelero, así como su valentía al tocar en Sudáfrica cuando todos los demás borregos le hacían boicot al país del apartheid. En los años 90 volvió a su hogar en Arizona junto a sus dos hijos, y en el año 2004, siempre brava, protagonizó una gran polémica durante una actuación en un casino de Las Vegas al alabar a Michael Moore y su documental anti-gubernamental y esclarecedor sobre el 11 de septiembre. Una parte del público provocó incidentes y Linda fue expulsada de allí de malas maneras. Al año siguiente sus cuerdas vocales empezaron a fallar y sus conciertos se hicieron cada vez más espaciados, hasta que diagnosticada de parkinson decidió retirarse totalmente en 2013.
Músicos: Linda Ronstadt (voz y guitarra acústica), Glenn Frey, Mark Goldenberg, Danny Kortchmar, Waddy Wachtel y Eddie Black (guitarra), Richard Feves (contrabajo), Don Henley, Russell Kunkel, Rick Marotta, Nigel Olsson y David Kemper (batería), Bill Payne y Don Grolnick (teclados), Peter Bernstein, Lowell George, John David Souther, Emmy Lou Harris y James Taylor (guitarra acústica), Glen Hardin (piano), Randy Meisner y Bob Glaub (bajo), Bernie Leadon (guitarra, mandolina, banjo y dobro), Kenny Edwards (mandolina y bajo), Dan Dugmore (steel guitar y guitarra), Charles Veal y David Lindley (violín), Herb Pedersen (banjo), David Campbell (viola), Jim Connor (armónica), Andrew Gold (teclados, guitarra, batería, arpa, pandereta y palmas), Dennis Karmazyn (violoncello), David Grisman (mandolina), Bobby Kimmel (contrabajo y guitarra acústica), Mike Auldridge (dobro), Steve Forman (percusión), Peter Asher (pandereta y maracas), Michael Boddicker (sintetizador), Nicolette Larson, Rosemary Butler, Larry Hagler, Don Francisco, María Muldaur, Pat Henderson, Julia Tillman, Maxine Willard y Dolly Parton (coros).