domingo, 22 de marzo de 2015

Rocky Davis (¿Tennessee?, h. 1935)

Como tantos jóvenes aspirantes a cantantes el joven estadounidense Billy Smith, que tal es su verdadero nombre, se sintió tremendamente impresionado por el rockabilly del primer Elvis, copiando estilo y movimientos. Actuó en fiestas y clubs de su ciudad y finalmente pudo grabar "Tell me baby" (1958) en el sello Red Hed. Este, la verdad, no es más que otro tema intentando captar la esencia de Presley sin ninguna originalidad. Y es que a ello se dedicaba basicamente en sus actuaciones Smith. Finalmente recaló en la localidad turística de St. Cloud (Florida), llenada de clubs de playa donde podía ganarse la vida actuando. Allí conocío a Jeanie Christie y Earl Durrence, músicos aficionados a los que impresionó la presencia y buen hacer de Smith. Fundarón una discográfica llamada Blue Sky para editar a Smith el single "Your a doll", compuesto por ellos mismos, pero acreditado ya su amigo con su más sonoro pseudónimo de Rocky Davis. Es este un rockabilly fresco que mezcla el estilo con coros du-duá y desenfado rebelde, sin pensar en purezas estilísticas, una obra genial que recuerda más al rockabilly sin ataduras que se hacía en la España de los años 80 que al estricto lo que yo hago es el rockabilly de verdad porque un día cagué en Sun records y copié sus ecos. Alegre, bromista, con el debido toque amateur propio de la juventud, lejos de purismos excesivos, virtuosismos pedantes y seriedad idiota. Por esto y por mil razones más el disco no se vendió nada bien y hoy día es buscado como el diamante que es. La misma Christie grabó el excelente western-swing "Flying high" acompañados de una banda llamada para la ocasión The Blue Sky Ramblers, liderada por Durrence y donde tocaban una serie de amigos, entre ellos Rocky. Tras un single hillbilly a los hermanos Franklin, Blue Sky publicó otra sorprendente joya de Rocky, "Hot rod baby" (1959), un rockabilly de energía vibrante compuesto esta vez por él mismo. Los Continders (luego rebautizados Contenders) eran el conjunto de du-duá que le hacían los coros y fueron ellos, con Clifford Curry a la voz solista (este había sido miembro de Los Chimes), los que grabaron el siguiente disco de esa especie de familia musical en que se había convertido Blue Sky, "Mr. Dee Jay". Un último disco de country a cargo de Lynn Cramer, acompañada por los Blue Sky Ramblers, fue el último de ese sueño conjunto que había sido Blue Sky y que se derrumbó por la falta de ventas. Rocky siguió cantando por las playas de Florida unos meses más, hasta que finalmente volvió al norte, parando en Hudson (Ohio) donde le habían llegado oidas de un nuevo sello rockero llamado White Star. Era esta un pequeña discográfica independiente creada por Anne T. White que se había dedicado sobre todo a grabar a una banda llamada The Caps. Retomando su nombre de Billy Smith a nadie sorprenderá ya que este emergiese con otro sensacional disco, "Johnny Machine" (1960), fiel al rockabilly y a su estilo a pesar de que los tiempos habían dejado de ser propicios al género. Ni que decir tiene que el éxito, una vez más, no le sonrió, e injusticias de la vida se vio pululando por el Medio Oeste tocando en el circuito de clubs. Aun publicó un disco más, uno de versiones intrumentales en el sello Airtown de Indiana, "The high and the mighty" (1968), antes de que se le perdiese la pista a este fenómeno que debería haber sido recuperado durante el revivalismo rockabilly, y no lo fue.
Músicos: Rocky Davis (voz y guitarra acústica), The Continders (coros), The Sky Rockets y The Jive Kings.