miércoles, 4 de marzo de 2015

Lynn Pratt (Sugar Tree, 1926 - Lexington, 2002)

Leonard H. Lynn (su nombre completo) nació en una pequeña aldea del norteamericano estado de Tennessee, a medio camino de Jackson y Tennessee, dos ciudades de tremendo peso musical que influirían notablemente en su vida. En 1939, con tan solo doce años, asistió al festival de género Grand Ole Opry y quedó impresionado tanto por la música como por los cantantes, decidiendo desde ese momento ser uno de ellos. Pero esas aspiraciones tendrían que esperar al estallar la Segunda Guerra Mundial y enrolarse en la Marina siendo aun adolescente. Dada su juventud no fue embarcado hacía escenarios de Guerra en el Pacífico hasta el final del conflicto, por lo que pudo volver a casa sano y salvo. Empezó a actuar, tocando en bares y clubs de su estado y de Arkansas y Missouri, aunque para poder pagarse aquellos viajes que le reportaban pocas ganancias se empleó como visitador médico, todo con tal de conseguir su sueño. Finalmente, en 1948, se estableció en Jackson (Tennessee) al conseguir un empleo como pincha-discos y presentador radiofónico en una emisora local, donde también actuó, y así pasó los siguientes ocho años. Y entonces llegó el rockabilly como un tornado, y Pratt se enamoró del estilo, consiguiendo una audición en el sello especializado Westwood. Sus grabaciones allí no vieron la luz y por tanto se decidió a fundar su propio sello discográfico para dar salida a sus canciones: Hornet. Tras grabar en Nashville, su "Tom cat boogie" (1956) fue todo un éxito local que le permitió actuar de telonero de las estrellas del género Johnny Cash, Jerry Lee Lewis y Carl Perkins. Pero cuando sus siguientes singles, entre los que destacaremos "Red headed woman" (1959), fracasaron Pratt se dio cuenta que era ya muy mayor para competir con los nuevos artistas del género (no creo que tanto, si bien es verdad que lucía tempranamente envejecido) y se retiró de escena totalmente para dedicarse a tiempo completo a discos Hornet (destacar la edición de "The Saints", otra rockera versión de "La Marcha de los Santos", a cargo de un misterioso músico llamado Carne Petrillo) y a la organización del nuevo festival de rock & roll y country de Jackson. No eran trabajos rentables y Pratt abrió una barbería en la cercana localidad de Lexington y editó un periódico. De todas formas, en los años 70, editó un álbum propio de música country y produjo a otros artistas del género. Jubilado y dedicado a su familia, falleció a los 73 años de edad.
Músicos: Lynn Pratt (voz y guitarra), The Jubilaires Quartet (coros), The Tomcats y The Rhythm Cats.