sábado, 28 de marzo de 2015

Curley Sanders (St. John, 1935)

Nacido en una pequeña aldea de Kentucky, su verdadero nombre era Ray, pero se ganó el apodo de Curley (Rizitos) desde pequeño por lo ondulado de su cabello. Gran aficionado a la música, tenía solo 15 años cuando ganó un concurso de jóvenes talentos que le permitió grabar el estandard country "Last on your list" (1950). Los de discos imperial se interesarían en el chico, grabándole un par de discos, entre los que destaca el tema "Love´em country style" (1953), que pasaron sin pena ni gloria. Volvió a los concursos para jóvenes talentos, sin fortuna, y así las cosas, se trasladó a la cercana población de Campbellsville, donde consiguió un empleo como pincha-discos en la emisora local. No abandonó por ello su faceta como cantante, e incluso grabó un par de muy buenos discos de western-swing en el modesto sello Concept, entre los que podemos destacar el tema "Dynamite". Allí descubrió con pasmo el sugimiento del rockabilly, apoyando al género con pasión y llegando a grabar un par de buenas muestras de ello, como "Brand new rock & roll" (1957) en el sello Jamboree, de Buffalo (Kentucky). Era esta una modesta discográfica independiente especializada en country regida por Joel Ray Sprowls, el cual pensó en Sanders al recordarle de participar en el consurso de jóvenes talentos que patrocinaba (el Lincoln Jamboree) y al que se había presentado el chico inmerso en un conjunto llamado The Kentucky Rangers, ganando en esta ocasión. La imponente presencia de Sanders le llevó a varios buenos conciertos, a importantes emisoras de radio en 1958, y finalmente a poder actuar en el Grand Ole Opry en 1959. Para entonces la edad de oro del rockabilly ya estaba pasando y Sanders se pasó al country, como tantos otros artistas de su generación, abandonando su infantil apodo y pasando a llamarse, simplemente, Ray Sanders. Ahora sí triunfó plenamente con el tema "Lonelyville" (1960) y otras canciones que llesgaron después. De todas formas nunca terminó de alcanzar el estrellato y pareció estancarse a medio camino, como demuestra que todavía en 1968 era elegido como la mejor promesa del country, un premio que debió sonarle agridulce. Le fue muy bien con "Beer drinkin´ music" (1969) y "All I never need is you" (1971), pero de todas formas se tuvo que emplear como músico de otras estrellas de mayor renombre, como Ray Price, llegando a tocar con Elvis y Johnny Cash, y para 1977 ya estaba tocando en un club de California. En los años 80 se marchó a vivir a Hawaii, donde estuvo tocando un tiempo hasta que se convirtió en representante farmaceútico. Jubilado, todavía vive en las islas. En cuanto a Sprowls siguió editando buena música, destacando el rock & roll "Teenage beat" (1961) por parte del desconocido Charles Durham, y todavía con buen aspecto sigue organizando su concurso-festival Jamboree junto al lugar de nacimiento del presidente Lincoln, donde también rige un restaurante.
Músicos: Curley Sanders (voz y guitarra acústica), The Santones y The Kentucky Rangers.