viernes, 27 de marzo de 2015

Chuck Howard (Flat Fork, 1937 - Columbus, 1983)

http://2.bp.blogspot.com/-H0sB0EBYezo/Tuor76qi2VI/AAAAAAAAEnE/kDP35GB4Poo/s1600/chuck%2Bhoward.JPG 
Nacido en el Estado de Kentucky (Estados Unidos), en su juventud se convirtió al rockabilly y por tanto tuvo suerte, pues tenía muy cerca Cincinnati, lugar que a finales de los años 50 se había convertido en refugio irreductible del género ante al acoso de ritmos más blandos. En uno de los buenos estudios locales grabó el casi estandard del género "Crazy, crazy baby" (1958), que consiguió colocar al sello californiano Sand (luego reeditado por discos Port). Llamó la atención del empresario local Gino Abbaitiello, un tipo que había fundado de forma casi simultanea dos sellos discográficos independientes, ESV y Flame (no relacionado con otros discos Flame de Cincinnati donde la cantante Lee Jones grabó el R&R "Cool, cool daddy" en 1956), empeñado en sacar fruto del héroe de guerra y guitarrista de jazz, country y música clásica mejicano José Madrigal (1918-2013). Abbaitiello también editó "High octane", un gran instro de The Raging Storms (un grupo que luego lo intentaría con los bailes de moda con los tampoco malos "The dribble twist" o "Hound dog twist"), y "Rock & Rolly", un curioso tema de unos deconocidos llamados The Seniors. Pues bien, aquí grabó Howard un par de singles más de rockabilly, entre los que cabe destacar el tema "Gossip" (1959) y asimismo hizo "Out of gas" para discos Do-Ra-Me. No fueron éxitos pero al menos ganó algo de dinero con el que fundar su propia discográfica, Kim, en Columbus. Allí se auto-editó una serie de buenos discos entre los estaban las piezas dignas de mención "Chattanooga shoe shine boy" (1960) y "The very last time" (1961), este último un tema high school. También produjo desde allí a un grupo de chicas llamado Hetzi, y a rockeros de segunda fila como Skip Robinson y Cliff Nash. Pero la empresa no demostró viabilidad y Howard cerró Kim. Se pasó entonces al conocido sello Fraternity, refugio de rockeros, donde grabó el rock & roll "Easy to say, hard to do" (1962) y la magnífica balada "A thing called sadness" (1963), que para desconcierto y alborozo del público convertía en una salvajada rockabilly a mitad de canciòn durante sus directos. Luego Ray Price la convertiría en un éxito nacional. Howard grabó una gran versión del "Johnny Be Good" (1963), pero su verdadera fuente de ingresos fue la producción musical, destacando su éxito con el "Surfin´ bird" de Los Trashmen, y la composición para otros artistas, como la estrella Conway Twitty. No por ello dejó de tocar en clubs de la zona, apoyar a nuevos grupos locales como los garajeros The Shilos o The Four Winds, y de grabar en modestos sellos de los alrededores como Boone. Durante los años 70 se empleó principalmente como músico de estudio para otros artistas, destacando su labor en el experimento country-pop de Ringo Starr "Beacoups of Blues" (1970) Curiosamente como cantante su mayor éxito como cantante fue la balada country "I´ve come back" (1980), para discos Warner Bros., que llegó al puesto 66 de las listas americanas. Lamentablemente, en su mejor momento profesional, falleció de forma repentina cuando solo tenía 45 años. Su hijo Chuck Howard Jr. fue director artístico del sello Curb, y luego creó el suyo propio: Striker. Después se estableció en Nashville como productor, destacando su labor con Hank Williams Jr., Hank Williams III y en los últimos momentos de Eddy Arnold.
Músicos: Chuck Howard (voz y guitarra).