miércoles, 28 de enero de 2015

Sarg Records (Luling, 1953 - 1973)

Charlie Fitch nació en Hallettsville (Tejas), en 1919, y se alistó en las Fuerzas Aéreas norteamericanas, sirviendo como ametrallador de cola y electricista en un cazabombardero durante la Segunda Guerra Mundial. En una de las misiones, en 1944, fue derribado y estuvo prisionero de guerra hasta el final del conflicto, en 1945. Al volver sirvió como mecánico (arreglando no solo los sistemas de radio, sino también los fonógrafos) en una base aérea hasta que se licenció en 1950. Entonces se trasladó a vivir a Luling, pues estaba recién casado con una chica de esta localidad tejana. Allí abrió una tienda de reparación de radios, gramolas y fonógrafos, con sección de venta de discos, en la parte delantera de su casa (Calle Davis Este, nº 311). Consiguió la exclusividad de la instalación de jukebox en la zona en un momento crucial, y el negocio prosperó. Ello le obligaba a viajar por la región de bar en bar, lo cual hizo que se conociese en poco tiempo a todos los músicos que actuaban en el duro circuito de garitos tejano sin muchas posibilidades de poder grabar un disco. Tras ejercer también como organizador de más conciertos (trayendo a su ciudad a estrellas del country como Faron Young o Webb Pierce) y como pincha-discos en una emisora local, se le ocurrió la genial idea de fundar su propia discográfica, grabando a los músicos que conocía y poniendo sus discos en sus propios jukebox, acaparando el mercado en una jugada maestra. Así es como nació la discográfica Sarg, llamada así porque había alcanzado el grado de Sargento y era así como mucha gente le llamaba. El debut como tal lo hizo con la comercialización del tema country "Korean love song" (1953), de Neal Merritt, pero uno de los mayores hitos de este pequeño sello lo dió al registrar la primera grabación de la luego gran estrella del country Willie Nelson, pues era el guitarrista entonces de Dave Isbell & the Mission City Playboys, que grabaron allí e 1954. También fue Fitch, con una gran vista para descubrir nuevos talentos, el primero en grabar a Doug Sahm, en su "A real american Joe" (1955) cuando este solo tenía once años. A partir de aquí no solo hará country, hillbilly (muy destacable en este campo es Herby Shozel, con grandes temas cuasi-rockeros, como "You´re gonna pay"), western-swing o polkas, sino que se especializará más en rock & roll y rockabilly, destacando en este aspecto no solo a Sahm, sino a Al Urban, The Moods, Dick Fagan, The Downbeats, Harmon Boezaman, Eddy Dugosh o Larry Nolen, por citar algunos. Junto a ellos, un montón de rockeros cuya memoria y datos se perdieron en el devenir de los tiempos. Son gente como Pee Wee Maples y su rockabilly "Now, how you gonna act" (1958); Glenn Bland & the Rhythm Kings, que consiguieron grabar el disco de suave R&R "My life, my love" (1958) junto a los gemelos Schorlemer y el de rockabilly "When my baby passes by" (1959); The Sounds y su du-duá "Charlie Chan" (1960), que terminaron haciendo los coros a Frank Williams en el modesto sello Queen; The Midnighters, que nada tenían que ver con otros grupos homónimos de du-duá de la época, y que sorprendieron con rockabillys como "Rockin´ romance" (1960) o "I get the blues" (1961); o el tejano Jimmy Farmer y su especie de nuevo paso del elefante "Long black train" (1963) grabado junto a un grupo llamado The Notes. Sirvan estas lineas para homenajear su trabajo. Alejado de estas obras casi únicas pero nefastas comercialmente, su mayor éxito llegará tarde con el fabuloso instro "Diamond back" (1964), de Cecil Moore. Resulta poco menos que increíble como prácticamente un solo hombre pudo sacar adelante la edición de 150 discos, algunos de ellos con relativo éxito desde una empresa prácticamente casera (no tenía ni logotipo), demostrando además una fidelidaqd a prueba de bombas a la buena música, antes de cerrar debido al fin de su chollo con las jukebox, y a la profunda crisis de principios de los años 70 en todo tipo de negocio. Los Fitch se mudaron y la casa-estudio-negocio quedó abandonada y comida por la floresta hasta que se vino abajo. Fitch murió en Luling en el año 2006 a los 87 de edad, y en homenaje a su gran labor se hizo un documental sobre él y su discográfica llamado "Sgt. Fitch: The legacy of Sarg Records".