lunes, 1 de diciembre de 2014

Chico Valento (Larache, 1942 - Zaragoza, 2001)

Miguel Jiménez de Muñana había nacido en el Marruecos español pero cuando tenía cinco años marchó a vivir a Zaragoza pues su padre, militar, fue destinado allí. Es en la capital maña donde empieza a conocer el rock and roll durante su adolescencia, gracias a los discos que traen los militares americanos destinados en su base y que pinchan en bailes, clubs y en las emisoras yanquis que se escuchan en la ciudad. Empezó a cantar aquellos temas acompañado por su guitarra y, animado por sus amigos, se presentó al conocido programa radiofónico local “Plataforma de estrellas”, retransmitido desde un teatro, consiguiendo tan buena acogida que fue contratado para otras actuaciones en la ciudad. Decidió probar fortuna en la capital de España y allí consiguió trabajo como cantante en la compañía teatral de Lina Morgan. Otro de los integrantes era el gran actor Tony Leblanc, el cual le puso el nombre artístico de Chico Valento, en parte por la pequeña estatura del muchacho. Pronto consiguió tal notoriedad que se independizó de los cómicos para trasladarse a Valencia primero y a Barcelona después, compartiendo allí pensión con otro gran pionero aragonés, Rocky Kan. Empezó a ser conocido con el sobrenombre de El Elvis maño, por sus imitaciones en escena del Rey del rock and roll, y la discográfica La voz de su amo le fichó, editándole un primer disco repleto de versiones de Presley en 1961. Poco les iba a durar el entusiasmo presliano a los directivos pues, tras unas agotadoras giras por toda España, le reconvirtieron al año siguiente en El Twister español, aprovechando el furor que este baile empezaba a causar en nuestro país. Sin embargo, Chico fue lo suficientemente hábil para introducir siempre alguna versión de Elvis en sus discos dedicados a este ritmo bailable o a cualquier otro género y, además, empezando a componer su propios temas. Por desgracia pasaba muchísimo tiempo de gira y sus discos salían demasiado espaciados en el tiempo, destacando sus versiones de "The Wanderer", "Yo soy un vagabundo" (1962), y de "Return to sender", "Devuélvase al remitente" (1963), lo suficiente como para que mucha gente se olvidara de él. Por contra tuvo la ventaja de convertirse en un auténtico ídolo en lugares como Mallorca, donde miles de turistas extranjeros no podían creer que hubiese un artista rocker de esa categoría en la España de los primeros años 60. Intentando adaptarse a los nuevos tiempos, Chico empieza a grabar temas estilo mersey beat o soul, fracasa estrepitosamente y decide retirarse con dignidad, cayendo en el olvido de forma muy injusta en poco tiempo, hasta el día de su temprana muerte, cuando contaba 59 años de edad.
Músicos: Chico Valento (voz y guitarra), Los Tetes y Los Piedras Negras.
"Rey Criollo" (1961), versión del "King Creole" de Presley.