domingo, 21 de diciembre de 2014

Cherokee Records (Wellston, 1958 - 1962 y Huntsville, 1959 - 1960)

Hay dos discográficas llamadas Cherokee que debemos destacar en este diccionario:
Orville Lunsford (arriba en la foto) era un dependiente nocturno, medio irlandés-medio indio cherokee, de una estación de servicio del pueblo de Coalton (Ohio). Le gustaba tocar la guitarra y componer en sus ratos libres, y cuando un nuevo empleado llamado Bill Parsons llegó, trabaron amistad a pesar de la diferencia de edad (Lunsford era casi veinte años mayor) por sus gustos musicales comunes. Parsons había esbozado una canción sobre la carrera de Elvis, que parecía haber llegado a su fin con su ingreso en la mili, "All american boy", y Lunsford le ayudó a terminarla. Cuando un amigo común, Bobby Bare, debía irse a Kentucky a cumplir el servicio militar también, ambos decidieron acompañarle y por el camino terminaron de pulir la canción, parando en discos Fraternity de Cincinnati para mostrarla. La grabaron allí con la voz de Bare, firmando los tres amigos contrato con la empresa de cara al futuro. Pero se editó acreditada como de Parsons, el cual triunfaría y saldría de gira mientras el pobre Bare se dejaba el bofe haciendo la intrucción. Esta chapuza hizo que Lunsford renegase de su posible futuro en Fraternity y fundase su propia discográfica con lo poco que había ganado, Cherokee, en el pueblo de Wellston (Ohio) para que cosas así no volviesen a pasar. Operando desde el casero estudio de grabación que montó en un local alquilado (7 Broadway Street, aun en pie) para imprimir los discos tenía que recurrir a las máquinas de planchado de King (con la barata galleta estandard que te hacían los de King, sin logotipo), como tantos otros sellos independientes del Estado. Fue así como refugió a Bare del desastre editándole el primer disco del sello, el rockabilly "Bad boy" (1958) aunque escondido bajo el pseudónimo de Steve Bair ya que aun estaba bajo contrato con Fraternity. Cherokee editó después un par de singles del mismo estilo, pero más salvajes, por parte de Earl Reed & his Rhythm Rockers, entre los que cabe destacar el tema "Flat foot Sam" (curiosamente el cantante de los Rockers no era Reed, sino un prometedor Johnny Scoggins, un dotado cantante que luego grabaría dos excelentes discos de rockabilly para, precisamente, Fraternity). Luego Lunsford le editó un disco a su amigo Parsons, semi-escondido bajo el diminutivo de Billy (también seguía bajo contrato con Fraternity), el más country "What I get for lovin´ you", acompañado de la banda de la casa, los Cherokee Rhythmaires, entre los que estaba el propio Lunsford. Luego Cherokee editó un extraño single de country-blues, "Dear mama" (1959) a un tipo misterioso que aparecía escondido tras sus iniciales, A.G.I. y que creo pertenecen al estrafalario Bobby Clay. Más tarde vino el rockabilly "Grandad song" (1960) de Chuck Harrod y, tras el twist-R&B "Friendship seven" (1962) de Sunny Harris, llegaría otro disco de Bare, "Daisy Mae", compuesto a medias con el propio Lunsford, y acreditado para la ocasión como Steve Bare. Lunsford testificó en los juicios del escándalo payola (vease) sobre como "All american boy" había sido dada de lado en los grandes medios al negarse a pagar un soborno a los grandes pincha-discos y presentadores, acusando directamente a Dick Clark. Pero fuera por negarse a pasar por el aro o por otra razón, la verdad es que las ventas de Cherokee fueron muy bajas y Lunsford cerró el negocio. Se puso a trabajar como operador de maquinaria pesada, y falleció el año 2002.  
El segundo Cherokee records se fundó en Alabama, en un pueblo cuyo emplazamiento era en principio estrategicamente bueno, a medio camino de Memphis, Birmingham y Nashville, ciudades importantes entonces musicalmente hablando, lo malo es que el estudio de sonido de Cherokee, montado en la casa particular de su dueño y fundador Buddy Hughey (1717 Oakwood Avenue, aun en pie) era de calidad bastante inferior que los de las localidades citadas. La primera edición de Cherokee (cuyo logotipo era un jefe indio) fue el high school "The girl next door", del hoy perdido cantante local Dickie Vann. Luego, pensando en llevar una carrera paralela como cantante, Hughey se auto-editó el single rockabilly "The more I learn to care" (1959), una espléndida composición propia que sin embargo no tuvo éxito. Sí lo tuvo en cambio con la balada country "Are you willing, Willie", de Marion Worth, que llegó al número 15 de las listas country. Esto hizo que Worth fuese fichada por discográficas importantes, que la auparon a un breve estrellato durante los años 60, pero le supusó una gran inyección de dinero a Hughey, que dejaría de lado Cherokee poco después para perseguir su sueño de triunfar como cantante. Para ello se trasladó a la vecina Rogersville, donde su amigo Woody Richardson confiaba en él para inaugurar el sello que acababa de fundar, Woodrich Records. No obstante su medio tempo "I´ve got plenty of lovin´" (1960) tampoco obtuvo ni una mínima repercusión. Luego Woodrich se especializaría en country y rock garajero y Hughey no volvería a grabar ni allí ni en ningún sitio.
En la actualidad hay un Cherokee Records que sirve su extenso catálogo de rockabilly por internet desde Alemania.
Buddy Hughey y su "The more I learn to care" para Cherokee de Alabama.