sábado, 29 de noviembre de 2014

Tommy Wills (Middletown, 1924)

Nacido en una pequeña localidad del norteamericano estado de Ohio, aprendió a tocar el saxofón en su adolescencia y en 1942 formó su primera big band de swing, integrada por chicos que todavía iban al instituto. Durante el verano consiguieron un trabajo fijo tocando en una de las salas del Centro Social local (en la otra estaba la orquesta, más clásica, de Stan Keston), aunque la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial dio al traste con aquellas alegres sesiones. Tras el final del conflicto Wills volvió a actuar por toda la zona, siendo uno de sus sitios predilectos el animado barrio de clubs de Indianápolis. En uno de estos formó su nueva banda más o menos fija, la Club Miami Band, con la que introduciría también los ritmos tropicales de moda, como el mambo y el cha-cha-chá, así como el rhythm & blues. Establecido en la ciudad de Hamilton, se autoprodujo tres singles instrumentales de poca tirada, entre los que debemos destacar el tema "Let e´m roll" (1955). Tras problemas varios para mantener unido el conjunto, quedaron reducidos al Tommy Wills Trío, que grabaron una versión instrumental del "St. Louis blues" (1957) en el más importante sello independiente local entonces, Esta. No tuvo ningún éxito, y tuvieron que emplearse como músicos de estudio allí, haciendo los acompañamientos al grupo de du-duá The (Columbus) Pharaohs, acreditados ahora, tras incluir refuerzos, como The Tommy Wills Orchestra. Wills se vería también influido por el rock & roll, por lo que su nueva banda con este enfoque tomaría el más adecuado nombre de The Tomcats. Tommy Wills & his Tomcats ficharían entonces por la nueva competencia local, el sello Big Bang, grabando ahora la versión rockera del tema principal de la película "El tercer hombre" (1958) o una más animada del clásico del swing "Tuxedo junction" (1959), por citar algunos ejemplos. La falta de recursos de la discográfica le haría volver a su pueblo para fundar la suya propia, Terry Records, y así tener control sobre todos los ámbitos de su carrera. Especializada en instro, uno de sus primeros discos editados fue acreditado como, solo, de The Tomcats, por más que el saxo de Wills fuese el protagonista claro de "Saxy boogie". Luego, acreditados ahora como Tommy & the Tomcats y con la ayuda del cantante Kenny Tibbets, grabaron su único tema con voz, el rockabilly "Mama Loocie" (1960). Tras reeditar algunos de sus viejos temas y el nuevo "Night train" (1961), crearía una filial de su discográfica en la vecina Cincinnati, Gregory, para lanzar conjuntamente en ambas la balada swing "Man with a horn" (1962), con la que al fin conseguiría el éxito al vender más de medio millón de copias y que haría que desde entonces a Wills se le conociera con el título de la canción, es decir, El hombre con el saxo. Tras una aproximación al twist con "Aw shucks" (que le llevó a rebautizar su grupo como The Twisting Tomcats), sus siguientes discos no se vendieron tan bien, y aunque aun podemos destacar  "Walkin´ Mr. Sax" (1963), "Satan doll" (1964), última edición, como favor a viejos amigos, de Big Band Records, o "Honky tonk II 66 Style" (1965), -editada en una nueva filial llamada Airtown- los problemas de solvencia le llevarían a fusionar Terry-Gregory (y otra mini-filial más que tenía, llamada Vous) en 1966 meses antes de dar el negocio por cerrado. Una pena, aparte de editar sus propios discos había dado oportunidades de grabar a jóvenes talentos del instro como Nick Michigan ("Coyote call") o Carl Sally, del R&R como Bill Strickland, The Original Playboys ("You´ll be mine", los cuales aun grabarían el high school "I´ll always be by your side" en 1965, en otro sello) o Norm Thompson ("I don´t know why"), del du-duá como The Casinos o del pseudo-rockabilly como Dave Allison ("Hep cat rock-a-bye", el cual luego se pasaría al country), algunos de los cuales quedaron huérfanos y sin oportunidad de prosperar. Le quedaba solo Airtown, pero se la llevó a Indiana, estado en el que no había dejado de actuar y que había hecho su casa. Acreditado ya, simplemente, como Tommy Wills en solitario, hemos de destacar sus versiones instrumentales del R&R "Born to lose" (1967) o del country "Release me" (1968). Pero a partir de aquí el alejamiento de los postulados minimamente rockeros por parte de Wills son desesperantes. Es comprensible que se dejase arrastrar por los ritmos que ahora hacían las pocas big bands que quedaban con vida, es decir, bossa nova. Así, ni que decir tiene que grabó su propia versión de "La chica de Ipanema", pero es peor (aunque original) que intentase hacer funk con instrumentos de viento y una orquesta de este tipo. Finalmente Airtown dejó de funcionar y, con una moral de acero, Wills fundó otra, Juke. Aquí hizo unas buenas y mestizas versiones del "Yakety sax" (1969) y de "You win again" (1970), antes de volver a meter la pata con una horrible versión funk del "Kansas City" (1973). Juke cerró en 1975 y Wills se centró en las actuaciones con su big band en los más importantes clubs de Indianápolis, donde es toda una leyenda. También, desde los años 80, compaginó esta actividad con la editor periodístico, dando salida al semanal Indiana Weekender. Cuando cerró el periódico empezó a producir su propio espectáculo televisivo local, "Swinging Bandstand" (2003), donde aun toca con su propia banda este hombre extraordinario que fue capaz de crear media docena de discográficas con tal de dar salida a la buena música.
Músicos: Tommy Wills y Frank Glover (saxo), Kenny Tibbets (voz), Club Miami Band y The Tomcats.
"Aw shucks".