domingo, 30 de noviembre de 2014

Pinoy rock

 Los Skylarks

El rock and roll se fue extendiendo de forma progresiva por el mundo desde su nacimiento en los Estados Unidos en los años 50. Dependiendo del grado de desarrollo o de relación con los EE.UU. llegaría más tarde o más temprano, así es como a Filipinas llegó pronto, debido a que estaba llena de militares estadounidenses que iban y venían tras el fin de la Segunda Guerra Mundial y que llevaban sus emisoras de radio y sus discos con ellos. En seguida muchos jóvenes filipinos se encandilaron con el estilo y trataron de imitarlo, pero la falta de instrumentos adecuados era un problema, no ya eléctricos sino tan siquiera acústicos. Para sustituirlos recurrieron mucho a los instrumentos tropicales locales como las maracas, el ukelele o los bongos, así como a otros tipos de percusión sobre objetos improvisados, como bidones vacios. Esto influiría no poco en darle a su rock un carácter exótico y refrescantemente primitivo, lo cual unido a que cantaban mayoritariamente en tagalo (aunque también en inglés o español, o mezclando los tres idiomas) creó un nuevo sub-género del rock & roll con idiosincrasia propia que pronto fue llamado Pinoy rock (un pinoy es un filipino en jerga local). En seguida surgieron las primeras estrellas locales, como Bobby Gonzales o Eddie Mesa, de gran aceptación popular, y el género se afianzó. Aparecieron algunos grupos pioneros más, sin tanto éxito, como Audie Daquis, Los Blue Jeans, Blue Belt Guys, Las Bobbysoxers, Carolers, Cora Adajar, Diomedes Maturán, Don Soriano, Eddie Salamera, Electromaniacs, Fred Panopio, Gay Toppers, G-Rockers, Hi-Chords, Ike Lozada, Jitterbugs, Jolly Blue Boys, Madcaps, Marvels, Norrie Jacinto & the Black Diamonds, Parola Boys, Penquins, Polka Dots, René Ibáñez, Rey Sánchez, Rookies, Starlights, Skylarks, Tiongco Brothers, Trailers o Vibrators, entre otros. La mejora de las condiciones de vida que incluían la llegada de materiales americanos de calidad, incluyendo instrumentos musicales, por supuesto, influyó en la proliferación de muchos grupos de pinoy que tocaban en localidades turísticas o bases americanas. En los años 60 el pinoy derivó hacia el sub-estilo instumental, muy adecuado para el ambiente exótico teniendo como referencias a grupos como Los Ventures, Los Shadows o todos los primeros de música surf. De esta etapa se debe destacar a Ramón Jacinto, que además crearía una propia marca de guitarras, más baratas, dando la oportunidad de hacerse con ellas a los que aun no tenían capacidad adquisitiva para ello. También estaban Los Adlibs, Ambassadors, Astronauts, Ballistics, Barons, Blackcats, Black Knights, Cyclones, Elites, Erratics, Hazards, Hot Jalts, Hotrods, Houserockers, Idols, Imperials, Jaguars, Jovials, Jungle Cats, Lodestars, Moonstrucks, Muskratz, Playmates, Pollettes, Quartermen, Rebels, Reichstags, Road Nuts, Shifters, Surf Riders, Thunderbirds, Untouchables, Vandals, Velvet Teens, Volts, Wanderers, Wildbugs, Wizards, ...y muchos más. Pero pronto nuevas influencias llegarían al Pacífico, el folk y la psicodelía influirían notablemente, sobre todo cuando se empezaran a mostrar las primeras críticas y protestas contra el presidente Marcos, pronto dictador. Así es como surgió al figura de la San Juan de la Cruz Band (1968-1979), considerados los padrinos del pinoy rock, pero más cercanos en realidad al movimiento hippy -o como mucho garajero- que al rocker. Es en parte por ello que el término Pinoy rock se fue diluyendo y se dio pasó a otro movimiento, con todas estas influencias sesenteras más la dañina del funk, y que fue llamado Manila Sound, llamándose ahora la música de los citados pioneros classic pinoy rock. El Manila Sound es un truño, pero dio a conocer la música filipina en el mundo gracias -o por culpa- de gente como Freddie Aguilar o Asin. Conforme la dictadura de Marcos se fue radicalizando en los años 80 también lo fueron las bandas protesta, lo que culminó con una represión que practicamente hizo una limpieza total de la música filipina, llevando a algunos grandes del pinoy incluso al exilio, como el nombrado Jacinto. Lo que surgió de todo esto fue una industria musical dominada por las grandes compañías, que a su vez estaban dominadas por el gobierno, y la deriva estilistica hacia la new wave y el inofensivo post-punk... cosa que pensándolo bien pasó en el resto del mundo civilizado sin que hubiese pasado lo que en Filipinas. Luego, la evolución musical en el país a seguido paralela a la del resto del mundo, es decir, es una mierda, y ni rastro del pinoy rock clásico aparece por ninguna parte. No me resisto más a poner este video de Los Rocky Fellers.