martes, 18 de noviembre de 2014

Kenny Chandler (Harrisburg, 1940)

Dos chicos de un instituto de Pennsylvania, Ken Bolognese y Ray Carlisle, trabaron amistad por su gusto común por el doo-wop que oían sin cesar en la radio a mediados de los años 50. Pronto reclutaron a dos compañeros más, George Campbell y Frankie Cacapardo, para formar un cuarteto de du-duá que ensayaba en las duchas del gimnasio, que tenían buen eco. Campbell desisitió pronto, pero el ahora bautizado trío Kenny, Frank & Ray contrataron como representante al conocido pincha-discos local Paul Landersman, que les consiguió una fantástica oportunidad: telonear a Danny & the Juniors. A estos les gustaron tanto que les recomendaron a uno de sus jefes. Este les hizo una audición y les editó el single "Everybody loves Saturday nite" (1958), que no tuvo casi ninguna repercusión. Landersman fundó su propio sello, PL, editándoles el algo tristón "If you love me" (1959), que se hizo conocido localmente gracias desde luego a que Landersman lo pinchaba continuamente en su emisora. Se intentó de forma paralela lanzar a Bolognese como cantante solista, acreditado como Kenny Beau pero estos primeros y  tristes intentos por convertirse en un nuevo teen idol romántico se quedaron solo en eso. El trío trabajó entonces como coristas de otros proyectos fracasados de Landersman, y en esta etapa, al borde de abandonar la música, Bolognese tuvo que emplearse en una tienda de ultramarinos. Por fortuna se contactó con él para sustituir durante una gira a uno de los integrantes de Los Tree Swingers, un dúo al cual le había ido bastante bien con la estúpida "Kookie little paradise". Para estos conciertos Bolognese adoptó el nombre artístico de Kenny Chandler, porque le gustaba mucho el actor Jeff Chandler, y con él se quedaría para el resto de su carrera. Cuando terminó con los Swingers empezó de verdad su carrera en solitario, yéndole muy bien con "Drums" (1961), un single mezcla del estilo de películas del Oeste con el Roy Orbison más amargado y donde el cantante ya empezaba a mostrar su impaciencia ante las excesivas orquestaciones de sus temas. Empezó a salir de gira como telonero de estrellas de la talla de Del Shannon y Los Belmonts, pero sus siguientes discos no fueron tan bien. Precisamente gracias a que el gran Dion dejó a estos últimos y a su compañía discográfica, Laurie, estos ficharon a Chandler, pensando que podría ser su nuevo cantante estrella. Contó además con el apoyó de Artie Polhemus, que había sido su compañero en los Swingers, y grabaron la bonita balada high school "Heart" (1962), adelantándose al mismísimo Bobby Darin, que tenía planeado que lo hiciera uno de sus pupilos, poníendole furioso y consiguiendo que se le vetara en televisión. Sus siguientes singles ya no fueron tan bien, aunque podemos destacar "I tell myself" (1963), pero estos no eran los menores de sus problemas: Desarrolló una afonía que le dejó prácticamente mudo, dedicándose entonces a tocar la guitarra. Para cuando recuperó la voz ya se habían olvidado de él y tuvo que empezar de cero, cantando en los parques. Finalmente, gracias a la intercesión del famoso Bobby Vinton, fichó por Epic y su "S.O.S." (1965) fue un sorprendente éxito en Canadá, animándole a salir de gira por allí. Siguió en su tónica algo sosainas con "I´ll be coming back" (1966), y ya en otras discográficas más modestas, con una versión de "Sleep" (1967) o con "Beyond love" (1968), pero cada vez más alejado del rock y más cerca del pop, y sin apenas repercusión. Por ello se pluriempleó, haciendo sintonías radiofónicas, produciendo anuncios y haciendo pequeños papeles en series televisivas y películas, algunos de ellos muy rockeros, como su actuación en "La Historia de Buddy Holly" o en "Elvis" (haciendo de uno de Los Jordanaires). En 1975 se mudó a Los Angeles para formar un dueto junto a Guerin Barry que trabajó mucho el circuito de casinos de Nevada hasta que Barry le dejó para pasar a formar parte de Sha-Na-Na. Entonces decidió emigrar a Europa, donde se asoció con Gail Farrell en otro dueto que pasó sin pena ni gloria pero que llegó a editar un single, "Gotta go, gotta fly" (1985). A principios de los años 90 volvió a Estados Unidos donde desde entonces ha estado persiguiendo su sueño musical. 
Músicos: Kenny Chandler (voz), Ray Carlisle y Frankie Cacapardo (coros) y The Whyrlwinds y The Beaus. "I can´t stand tears at a party" (1963), una canción respuesta al "It´s my party" de Leslie Gore.