jueves, 16 de octubre de 2014

Thurnston Harris (Indianápolis, 1931 - Pomona, 1990)

Con solo seis años de edad ya destacaba cantando en el coro de su iglesia, allá en su Indiana natal, siendo incorporado al gupo de gospel de la congregación: Los Canaan Crusaders. Luego él y su hermano se incorporaron a Los Indiana Wonders, de mayor renombre local, pero su incorporación al ejército frenó una carrera musical a la que parecía destinado. Allí, al menos tomó conciencia de otros estilos misicales, entre ellos el rhythm & blues y el doo-wop. Una vez licenciado se trasladó a Los Angeles, en los primeros años 50 bulliendo de buenos grupos de du-duá, consiguiendo que le ficharon como solista uno de los mejores, Los Royals (rebautizados pronto como The 5 Royales). Su tema con ellos "Help me somebody" (1953) fue un éxito en el mundo del R&B, pero cuando fueron fichados por el sello King y por tanto tenerse que trasladar a Cincinnati, Harris prefirió quedarse en California. Se unió entonces a Los Lamplighters, un grupo de du-duá que no tenía demasiado éxito pero que se lo pasaba en grande, emborrachándose, drogándose y peleándose (entre ellos y con cualquiera). Finalmente Harris fue fichado por los de discos Aladdin para lanzarle como cantante solista, y su primera apuesta fue grabar (con la colaboración a los coros de sus antiguos compañeros, aunque acreditados para la ocasión como The Jacks)  una versión de un muy reciente tema de Bobby Day. El emocionante en su simpleza doo-wop "Little baby pretty one" (1956), inmortal hoy gracias a una serie de buenas películas que lo incluyen en su banda sonora, superó al original con creces y ya en su momento vendió más de un millón de copias, llegando al número seis de las listas. Harris se convirtió en una estrellas, apareciendo en los principales programas televisivos y saliendo de gira como telonero de Fats Domino o Buddy Holly, entre otros mitos. Aunque nunca volvió a alcanzar el mismo éxito, sus siguientes singles también destilan buena música, como su magnífico y agresivo rock & roll "Do what you did" (1958) o el du-duaero high school "Runk bunk" (1959). Como muestra de como su estrella se iba apagando decir que ahora su nueva versión de un tema de Day, "Over and over", fue superada por este en ventas. Para colmó, Aladdin cerró y Harris se vio obligado a vagar por otras discográficas cada vez con menor repercusión. Para 1965 ya estaba sobreviviendo a base de cantar en clubs de mala muerte, totalmente olvidado. Su alcoholismo se acrecentó, y aunque había conseguido vencer a las drogas su falta de emolumentos y su vicio le condujeron a la mendicidad, al hospital y a pasar breves tempoadas entre rejas. Vivía en callejones o de la caridad de amigos y parientes que lo alojaban en su casa un tiempo para que pudiera seguir tirando. Cuando ya  no podía caer más bajo algunos buenos amigos le consiguieron un contrato en el Club Palomino cantando blues en 1983. Consiguió grann aceptación y críticas, de hecho se estaba barajando la posibilidad de que volviese a grabar un disco, pero los viejos hábitos no le dejaron y como consecuencia de una borrachera brutal le dio un infarto mientras estaba refugiado en casa de su hermana. Tenía solo 58 años, triste final para un grande aunque desconocido del rock & roll de la edad de oro.
Músicos: Thurnston Harris (voz), Pete Lewis (guitarra), Earl Palmer (batería), Plas Johnson (saxo) y The Jacks (coros).