sábado, 18 de octubre de 2014

Los Speakers (Bogotá, 1964 - 1968)

A finales de los años 50 Fernando Latorre era un adolescente de la capital colombiana aficionado al rock and roll que llegaba de Norteamérica a través de las ondas de radio. Su padre le había enseñado a tocar el acordeón, instrumento poco rockero donde los haya pero que le animó a intentar copiar aquellas melodías y a formar un grupo musical junto a su compañero de instituto Alfredo Besoza, tamborilero en la banda del colegio. Para completar la formación reclutaron a sendos amigos, Humberto Monroy y Argamiro Parra, que sabían tocar la guitarra, formando así Los Dinámicos en 1961, pioneros del rock & roll en Colombia junto a sus enconados rivales, Los Danger Twist. Al principio tocaban solo en fiestas privadas de amigos, pero pronto deciden presentarse a un importante concurso radiofónico, que ganan. Esto, y uno de sus conciertos retransmitido en directo a todo el país, les daría bastante popularidad, pero por desgracia no dejarían ninguna grabación registrada (los Danger Twist, por el contrario, grabarían su versión del "Tutti fritti" que vería la luz en un recopilatorio editado tras su disolución en 1963). Cuando la estrella del rockabilly hispano, Enrique Guzmán, llega a Colombia de gira en 1964 se hace evidente que no hay un grupo local que tenga una formación lo suficientemente seria como para telonearlo, y así es como Latorre y Monroy se unen entonces Luís Dueñas, hijo de un reputado compositor, que acababa de disolver a su vez su propia banda, Los Eléctricos, y a los muy buenos músicos Oswaldo Hernández y el multi-instrumentista español Rodrigo García para formar Los Speakers. Su concierto con Guzmán fue un éxito, de forma que se disolvió a Eléctricos y Dinámicos de forma permanente para afrontar el futuro como Speakers. Pronto alcanzaron gran renombre y son fichados por el sello Vergara, que les lanza su gran éxito "El golpe del pájaro" (1964), una versión del "Surfin´ bird" de Los Trashmen que estaba en la cara B de su primer single, "La Bamba" y que se encontró con unos estudios aun no preparados para grabar instrumentos electrificados. Monroy y García también compusieron algunos temas propios, pero sus mayores ventas siguieron siendo versiones de temas extranjeros, como "La casa del sol naciente" (1966). Empiezan a variar su estilo, y ya no solo verionean a Chuck Berry, sino también y lo que es más preocupante, a Los Beatles. Cambian de discográfica y Latorre deja la banda para ser sustituido por Edgar Dueñas, hermano de Luis y el otro antiguo componente de Los Eléctricos. Este tiempo Edgar lo había pasado en la banda mersey-beat Los Flipper, otro conjunto de éxito que tenía su origen en los mas rockeros Thunderbirds. Los remozados Speakers olvidan a partir de aquí el rock & roll clásico para acercarse cada vez a la psicodelia y el movimiento ye-yé, haciendo versiones de Los Brincos, como "Borracho" (1967), algo estupendo, no como cuando grabaron en esos momentos algunos discos de música tropical escondidos bajo el pseudónimo de Los Angeles. Todo esto derivó en conflictos internos que terminaron ocasionando la salida del grupo de Hernández (que emigra a Europa) y los hermanos Dueñas, siendo sustituidos, entre otros, por Roberto Fiorilli (proveniente de grupos como The Young Beats o Time Machine). Tras nuevos fichajes, los ahora irreconocibles Speakers hicieron la banda sonora de telenovelas, grabaron un álbum lleno de temas propios y salieron de gira por Ecuador. Luego hacen un LP totalmente psicodélico, "En el maravilloso mundo de Ingeson" (1968), original obra que fue su testamento, pues García tiene que volver a España para hacer el Servicio Militar y los otros no continuan con la banda. Fiorilli y Monroy deciden formar el grupo de rock progresivo Siglo Cero (1969), que dura unos meses solo. Fiorillo entonces se mete en grupos folklóricos, mientras que Monroy crea Génesis (1972), que finalmente tuvo que cambiarse el nombre a Maiz (1983) para evitar problemas legales con los más famosos homónimos. Con ellos estuvo hasta marzo de 1992, en que se sintió muy mal pero no tenía dinero para pagar sus asistencia sanitaria, muriendo de los que parecía ser un infarto con tan solo 45 años de edad. El resto de integrantes originales de la banda irían falleciendo también con los años, excepto Fiorilli (que volvió a su Italia natal, donde aun toca en clubs) y García. Este, al terminar la mili en España se había unido a Los Pekenikes, con los que estuvo poco tiempo. Luego creó las bandas pop Solera (1972) y Crag (1974) de nulo éxito, antes de empezar una carrera en solitario que sigue hasta hoy sin tener apenas repercusión. Sigue siendo músico de estudio, productor y compositor.
Músicos: Humberto Monroy (voz y bajo), Oswaldo Hernández y Oscar Lasprilla (guitarra), Fernando Latorre, Edgar Dueñas y Roberto Fiorilli (batería), Luis Dueñas (teclados y guitarra) y Rodrigo García (guitarra, bajo y voz).