viernes, 19 de septiembre de 2014

Billy Williams (Waco, 1910 - Chicago, 1972)

Nacido en Tejas, destacó desde su infancia cantando en el coro de la iglesia. En los años 20 su familia se trasladó a vivir a Wilberforce (Ohio), donde estaba una de las mejores universidades para negros, subvencionada por la Iglesia metodista del estado, y así el joven Billy podría estudiar una carrera. En principio simultaneandolo con los estudios, en 1930 se unió a un cuarteto de gospel que había organizado uno de los profesores, llamado The Harmony Four. En seguida causaron sensación por donde actuaban y en un año ya habían ganado el concurso estatal para aficionados y habían conseguido actuar en una importante emisora radiofónica de Cincinnati. Fue tal el éxito de aquel día que les contrataron como fijos durante dos años más, cambiándose el nombre durante este periodo a The Charioteers, porque su tema más requerido y usado era el clásico del gospel "Swing low, sweet charriot". Fichados por una emisora de Nueva York, pronto editaron algunos discos en diversas discográficas, aunque el éxito no les sonrió de forma masiva. Eso sí, no les faltó trabajo como coristas de otros artistas, incluyendo grandes estrellas de la talla de Frank Sinatra. De 1941 a 1942 hicieron cuatro pases diarios en Broadway del musical "Hellzapoppin´", totalizando pues bastantes más de mil actuaciones en tan poco tiempo, yluego siguieron como los coros de Bing Crosby en su programa de radio, lo cual les dejó completamente exhaustos y hastiados. Williams les dejó para formar su The Billy Williams Quartet, que ya incluía números de rhythm & blues, mientras que el resto de la banda siguió grabando en diferentes compañías, girando hacia el rhythm & blues, y obteniendo algún pequeño éxito, como su cómico "Open the door Richard" (1947), hasta su desintegración en 1957, justo cuando ya se estaban transformando en una banda de du-duá, como demuestra su tema de ese año "The candles". Volviendo a Williams empezó una carrera como solista, aunque no dudaba en usar a su Quartet a la menor oportunidad. Influido por la moda hawaiana del momento, tuvo un éxito con la mestiza "My adobe hacienda" (1947), seguido de buenos temas de swing o rhythm & blues que le sirvieron para hacer apariciones televisivas a nivel nacional. En los años 50 se acercó claramente al doo-wop, como en su versión del "Sh-Boom" (1954), donde dejaba a su Quartet llevar buena parte del protagonismo, o en a "Crazy little palace" (1956). Sin embargo su mayor éxito sería su versión del "I´m gonna sit right down and write myself a letter" (1957) que vendió más de un millón de copias y llegó al número tres de las listas. Eran canciones todavía conservadores, pero con estilo y con el sello personal de Williams, el cual hizo famosa su coletilla de "Oh yeah!", luego tan imitada, con la que terminaba casi todas sus canciones. Destaquemos de estos momentos, por lo que aquí nos toca, canciones más rockeras, como "Shame, shame, shame", "The pied paper", "Cry baby" (1958) o "Goodnight Irene" (1959). Pero esta conversión, que nunca fue total, no le hizo demasiado bien pues, recordemos, a estas alturas Williams ya tenía casi 50 años y no podía competir con rockeros veinte e incluso quinceañeros. No fue eso, empero, lo que le retiró de la música, sino su diabetes que le atacó con fuerza dejándole totalmente sin voz a principios de los años 60. Se trasladó entonces a Ilinois para ayudar en servicios sociales, pero murió a los 62 años por complicaciones de su enfermedad.
Músicos: Billy Williams (voz), Eugene Dixon, Claude Riddick y John Ball (coros), The Pecos River Rogues, y las orquestas de Jimmy Haskelle, Jack Pleis y Dick Jacobs.

"The pied piper" (1957).

2 comentarios:

Geraldine, dijo...

que me trajo la marea web aqui...jajaja...muy buen blog, he escuchado musica que no conocía...

Jesus el Rocker dijo...

Muchas gracias Geraldine.