jueves, 2 de enero de 2014

Lillian Briggs (Allentown, 1932 - Miami, 1998)

Nacida y criada en el norteamericano estado de Pensylvania, dio muestras desde mu joven de un espíritu independiente y rompedor muy poco habitual en las mujeres de los primeros años 50. Así es, pues siendo aun adolescente formó un banda que hacía rhythm & blues y swing llamada The Downbeats, y se puso a trabajar llevando la furgoneta de reparto de una lavanderia para financiarla. Empezaron a actuar en fiestas y bailes de la zona, consiguiendo pronto actuaciones en la radio, gracias a la simpatía y buena voz de Lillian. Su presencia física y su inmenso talento harían el resto. Como no solo sabía cantar, sino tocar algunos instrumentos (destacando con el trombón de varas), fue fichada por la orquesta femenina de Joy Cayler en 1952, convirtiéndose pronto en su estrella indiscutible. Fue derivando hacia el rock and roll orquestado, muy al estilo del Bill Haley de aquella época, Descubierta por el caza-talentos y manager Jack Petrill, que la atiborró a contratos de radio y clubs a los que se tenía que desplazar ella sola en su Cadillac blanco descapotable. Esta auto-suficiencia y glamour la hizo famosa y pronto fue invitada a participar en la gira de estrellas de Alan Freed, y fue fichada por discos Epic. Su primer single, "I want you to be my baby" (1955), ya vendió más de un millón de copias y es a día de hoy uno de los grandes clásicos del rock & roll femenino. Era una estrella del género de primer orden hasta que apareceron los fieros cantantes de rockabilly del año siguiente. Baste decir que en los primeros meses de 1956 sus teloneros eran gente como Gene Vincent o Johnny Burnette, que en cuestión de semanas la eclipsarían totalmente. No por ello iba a dejar de grabar buen rock & roll, como lo demuestran temas como "Follow the leader" (1956), la balada clásica "Eddie my love" o "Hey! Ba-ba-re-bop" (1958).  De todos modos, aunque relegada del trono al que se había aupado (fue bautizada por algunos medios como "La Reina del Rock & Roll"), su simpatía y belleza la mantuvieron en el primer plano de los medios gracias a sus estelares apariciones en los principales programas televisivos e incluso en el cine, destacando sobre todo su papel en la hilarante comedia "El terror de las chicas" (1961). Aun así tuvo que refugiarse cada vez más en los conciertos nostálgicos y minoritarios de Las Vegas, hasta que se encontró a si misma dando lecciones particulares de trombón a mediados de los años 60. Su estrella se había apagado sin que nadie reparase en ello, a pesar de que nunca se rindió y siguió grabando y actuando sin descanso. Pero nunca fue una estrella del rock al uso, y siempre con la cabeza sobre los hombros había ahorrado lo suficiente para invertir en un resort de lujo en Florida que la hizo millonaria (su inmenso yate se hizo famoso cuando fue allí donde pillaron al candidato presidencial Gary Hart con una amante). Retirada a Miami, murió de un cáncer de pulmón a los 65 años de edad.
Músicos: Lillian Briggs (voz y trombón) y las orquestas de Joy Cayler y Arnie Goland. "I want you to be my baby".