domingo, 20 de octubre de 2013

Royce Porter (Sweetwater, 1939)

Nacido en Tejas, como la mayoría de sus paisanos fue un enamorado de la música country desde la niñez y aprendió a tocar la guitarra en sus primeros años de vida, cantando en su infancia en las actuaciones que se hacían en el teatro local los sábados por la noche. Pero en su adolescencia, también como tantos otros, descubrió el rockabilly, siendo fichado por el dinámico sello local Spade. Allí conoció al guitarrista Ray Doggett, que también estaba grabando con Spade como solista, y le incorporó a su escasa banda. Su primer single, "A woman can make you blue" (1957), sufrió grandes problemas de distribución desde el principio y se puede decir que solo se vendió bien en su pueblo. Decidido a darlo a conocer por su cuenta, echó unos cuantos al coche y los iba llevando a las emisoras de radio del estado. Ello sirvió para que algunos cazatalentos del poderoso sello Mercury se fijaran en él. Inseguros aun con el chico, le remitieron a su filial Look, donde grabó el excelente "Yes, I do", aunque de nuevo solo se vendió bien en Tejas y también algo en California. Iba bien encarrilado y sus jefes lo notaron, ascendiéndole a Mercury oficialmente, y editándole otro disco magnífico, "Good time" (1958). Lamentablemente, antes de que pudiera ponerse a promocionarlo en serio fue llamado a filas, siendo destinado a la Marina, y desentendiéndose Mercury de él. Durante un permiso aun grabaría un disco, el inferior "Lookin´" (1959), en un modesto sello tejano, pero algo le debió de pasar durante la mili que al licenciarse había cambiado radicalmente, pasando de rockero rebelde a pastor de la Iglesia Baptista de su pueblo. Aunque esta conversión, o radicalización religiosa (y pasajera en muchos casos) es algo común en muchos de los primeros rockers estadounidenses, no por ello va a dejar de sorprenderme. El caso es que volvió a la música con el espíritu´muy atemperado, grabando la tranquila versión de Nat King Cole "Looking back" (1965) y haciendo una serie de duetos con su soso cuñado Bill Funderbunk. Cuando a este, a su vez, lo llamaron a filas en 1969, Porter decidió instalarse en Nashville, donde había oportunidades para cantantes cuyo estilo girase alrededor del country, género al que ya se había orientado.Pasó años trabajando en pequeños clubs, hasta que finalmente, en 1973, fundó una asociación junto a Bucky Jones, dedicada a componer canciones para los artistas del country. Más de 300 temas grabados les avalan, para estrellas como Merle Haggard, Ray Charles, Tanya Tucker o George Jones (algunos de ellos llegando al número uno). Royce ganó mucho dinero, al menos el suficiente para vivir semi-retirado en una casa en la orilla del lago Old Hickory, justo al lado de Johnny Cash. Con el gran revivir de los festivales de rockabilly en los años 90, Royce volvió a los escenarios, reconocido como uno de los grandes artistas del género en los años 50, y aun sigue tocando.
Músicos: Royce Porter (voz y guitarra), Ray Doggett (guitarra), Dean Beard (piano) y The Kounts -Ed Peine, Jack Michael, Wes Knebel y Tom Driskill- (coros).
 
"Yes I do" (1957).