sábado, 7 de septiembre de 2013

Glenn Reeves (Rockwall County, 1930 - Jacksonville, 1998)

Nacido en un pequeña granja a las afueras de Dallas, su familia se trasladó al norte del estado de Tejas, al pueblecito de Shamrock, cuando él era solo un niño, al conseguir su padre un mejor puesto de trabajo allí. Durante su estancia en el Instituto formó su primera banda de hillbilly y western-swing, pero al acabar sus estudios intermedios decidió alistarse en los marines, truncando, por el momento, su carrera musical. Una vez licenciado se instaló en el pueblo tejano de Childress, donde consiguió trabajo como pincha-discos en una emisora local. En 1953 se trasladó a Florida, para pinchar y actuar en un terreno con menos competencia en el mundo del hillbilly. Allí trabó amistad con otra tejana, una profesora llamada Mae Bore Axton a la que gustaba componer canciones. Ella y su amigo el steel-guitarrista Tommy Durden (que tocaba en grupos como The Westernaires o Smilin´ Jack Hearring & his Swingbillys) hacían un gran equipo, y crearon una serie de muy buenas canciones para Reeves. Con ellas bajo el brazo fue contratado por TNT Records, de San Antonio, que se las editó. Son rock and rolls frescos y divertidos, con todavía algo de resabios country, entre los que destaca el tema "I´m Johnny on the spot" (1955). Un día Durden y Axton vieron una noticia en el periódico local en la que se preguntaba a los lectores si alguien conocía al hombre de la foto, un tipo que se había suicidado en un hotel dejando una nota que comenzaba así: "Camino por una calle solitaria...". Les pareció fascinante aquel regusto a blues y le dijeron a Reeves se les quería ayudar a componer una canción basada en aquel último testimonio de un hombre desesperado. A Reeves le pareció tonto y rehusó, así que la terminaron solos y la grabó Durden en el magnetófono de Axton. Pensando que se adaptaba muy bien al estilo de la emergente estrella Elvis Presley, pensaron en vendérsela y le pidieron a Reeves si podía grabarla en una maqueta imitando un poco el estilo de Presley. Lo hizo y Axton voló a Nashville para enseñarle la cinta al astro. Este quedó impresionado y la grabó en seguida, siendo casí la única canción en que nada tuvo que cambiar de la presentación original, tan bien lo había hecho Reeves. Fue el primer número uno de la carrera de Elvis y el resto es Historia. Axton se dejó el puesto de maestra para concentrarse en la composición, colaborando con Durden y Reeves en canciones para otros grandes del rockabilly, como Wanda Jackson. Reeves también siguió con su carrera como cantante, acompañado por la banda Los Rock-Billys, de significativo nombre, destacando su single "Rockin´ country style" (1956), editádo por Atco. Como no triunfó, el equipo Axton-Reeves se pasó a discos Decca (mientras que Durden se iba a tocar la steel-guitar en los grupos de Johnny Cash o Johnny Tillotson), donde Glenn grabó ahora temas de más sálvaje rockabilly como  "Rock-a-boogie Lou" (1958). A pesar de la calidad de sus grabaciones no triunfó ni minimamente y Decca rescindió el contrato. Se puso a trabajar entonces como pincha-discos radiófonico con su programa "Glenn Reeves show", que desde Florida transmitía música country al sureste estadounidense. Iba a dar el salto a la televisión a finales de los años 60 cuando un gravisimo accidente de coche truncó todos estos planes. Bastante recuperado, a principios de los años 70 se trasladó a Virginia Occidental, donde creó un festival a la vieja usanza llamado Jamboree USA, con bailes y actuaciones en directo, transmitido en directo por la radio todos los sábados por la noche. Se convirtió en uno de los mejores organizadores de festivales country del país y, durante los años 80, regresó a Florida para crear una gran compañía especializada en ello. Considerado una estrella en ese estado, murió de cancer cuando solo tenía 67 años. Un año antes había fallecido su amiga Mae Boren Axton, y un año después lo haría Tommy Durden, el cual había trabajado vendiendo lavavajillas puerta a puerta, antes de grabar dos álbumes. Uno de ellos incluía una versión propia de aquel hallazgo inmortal con el que dieron los tres: "Heartbreak Hotel".
Músicos: Glenn Reeves (voz y guitarra), Tommy Durden (guitarra), Boots Randolph (saxo) & his Rock-Billys. "Rock-a-boogie Lou".