jueves, 2 de mayo de 2013

Johnny Duncan (Dublín, 1938 - Nashville, 2006)

Nacido en un pequeño pueblo de Tejas, se crio, junto a sus primos Eddie, Jimmy y Dan Seals, en un ambiente musical ya que su madre tocaba la guitarra en la banda country de su tío, el violinista Ben Moroney. No es de extrañar por tanto que con tan solo doce años ya cantara y tocara con ellos, muy influidos por sus ídolos de entonces del género, Eddy Arnold y Jim Reeves, pero también por la voz y el estilo de Frank Sinatra. Durante su adolescencia el pueblo se le quedó pequeño ante lo que tenía en mente, mezclar el country con influencias del rockabilly que estaba llegando con fuerza y que impresionó al chico. Sin apoyo discográfico en su país, y en alarde de valentía incréible para los medios de entonces y para un muchacho de su edad, se apuntó a una gira que le llevaría al otro lado del Atlántico, a Inglaterra, junto a su banda, Los Bluegrass Boys, y otros grupos que pretendían exportar la música norteamericana a Europa. Allí su explosiva mezcla -aunque todavía muy apegada al bluegrass- fue vista como algo altamente rentable por algunos productores, y como una inspiración para el nuevo skiffle local, y fue fichado por Columbia, que le editó el single "Last train to San Fernando" (1957). Llegó, de forma no muy sorprendente, al número dos de algunas listas británicas, pero resulta más interesante la cara B del disco, un tema con un título tan atrayente y adelantado como "Rock-a-billy baby". En realidad se fue acercando más al género susodicho en temas posteriores ("Footsprints in the snow", "Get along home, Cindy", "Raise a ruckus", "Blue, blue heartache"...) aunque siempre profundo deudor del bluegrass, sobre todo por los instrumentos usados: violín, banjo, steel,... Esto empezó a cambiar con "If you love me baby" (1958), donde ya si introduce guitarra eléctrica y piano y prescinde del violín y el banjo.Su estancia en Inglaterra no pudo ser más provechosa y prolífica a pesar de su brevedad (poco más de un año), experimentando además una gran evolución, pero le entró morriña y además pensó que podía triunfar en su país igual que allí, así que hizo las maletas y regresó. Pero era ya 1958 y muchas cosas estaban empezando a cambiar, quedando su bluegrassbilly rápidamente obsoleto. Tuvo que adaptar un tanto su estilo, marchando a grabar al estudio de Norman Petty en Nuevo Méjico en 1959 (donde le acompañó nada menos que Bill Monroe, el rey indiscutible del bluegrass). Por desgracia nada provechoso salió de aquel encuentro, por lo que, defraudado, hubo de ponerse a trabajar como pincha-discos durante bastante tiempo. Finalmente, en 1964, marchó a Nashville para intentarlo de nuevo en la meca del country. No le fue bien, y tuvo que emplearse en los más extraños trabajos para sobrevivir hasta que, finalmente, consiguió ser invitado a tocar en el espectáculo televisivo local de Ralph Emery. Al verle los de Columbia repararon en él y en que aun le tenían bajo contrato, editándole rápidamente un par de discos, que mostraban de lo que era capaz, aunque el rockabilly ya ahaya desaparecido entre los ritmos más tradicionales del country. Su balada "Hard luck Joe" (1967), llegó al número 54 de las listas country. Por su parte a sus primos (¿Recordais?) no les fue mal. Jimmy se enroló en Los Champs post-"Tequila", luego se unió a Glen Campbell y finalmente formó una banda de rock setentero llamada Seals & Crofts que consiguió un disco de oro con el álbum "Summer breeze" (1972). Dan formó England Dan & John Ford Coley, un dúo de pop-rock que consiguió un número dos en las listas de éxitos con "I´d really love to see you tonight" (1976). El otro primo, Eddie, fue un cantante country de menor fama. Paralelamente Johnny decidió formar un dúo country con la cantante Janie Fricke, y les fue bastante bien con "It couldn´t have been any better" (1978), que llegó al número uno de algunas secundarias listas country. Murió de un ataque al corazón a los 67 años de edad, y su primo Dan le siguió trea años más tarde.
Músicos: Johnny Duncan (voz, guitarra acústica y mandolina), Keith Glass (guitarra), Bill Chambers (guitarra y steel guitar), Jack Fallon y Michael Vidale (contrabajo), Lennie Hastings y Rob Souter (batería), Denny Wright (guitarra y piano), Danny Levan y Wayne Goodwin (violín), Sandy Brown (clarinete) y Bill Monroe (guitarra) & his Bluegrass Boys.

"Rock-a-billy baby"