lunes, 11 de marzo de 2013

Young Patriots Organization

 
Mike James, lider de los Greasers de Chicago.

Los turbulentos años 60 y primeros 70 estadounidenses trancurrieron como una descarrilada montaña rusa, con movimientos de acción y reacción, salpicados de históricos momentos puntuales capaces de cambiar la historia. La guerra de Vietnam, el movimento pacifista, la reacción fascista, los asesinatos de los Kennedy y Martin Luther King, los Panteras Negras, el Partido Nazi, los asesinatos de Malcolm X y George Lincoln Rockwell... son algunos de esos puntos conocidos por casi todos. Pero la Historia no acaba ahí. Muchas veces para que esos picos del iceberg salgan a flote tiene que haber mucho más hielo sumergido. Es practicamente desconocido el activismo político y social rocker en estos momentos fundamentales de la historia estadounidense. No fue capital, es cierto, pero no por ello inexistente y falto de valor. Debemos empezar hablando de los proyectos SDS (Estudiantes para una Sociedad Democrática) de los primeros años 60, una serie de iniciativas universitarias que trataban de mejorar el nivel de vida de los ciudadanos por suscripción popular, ante el hecho cada vez más evidente de que el gobierno les había dado la espalda, haciendo recortes cada vez más brutales en sanidad y educación (¿Os suena?) en pos de mantener la industria bélica (para ganar como fuese en Vietnam) y mantener los sueldos políticos. El paro empezaba a ser uno de los mayores problemas de la juventud, y uno de estos SDS fue JOIN (UNETE, pero también siglas para Jobs Or Income Now, es decir,  O Trabajo o Rentas Ya), de Chicago. Se fundó por los inmigrantes blancos sureños, apodados hillbillies (paletos, en el norte), estudiantes o trabajadores de las fábricas, jóvenes o no, que estaban sufriendo la crisis y la opresión tanto como los negros, pero que no recibían las ayudas sociales ni las subvenciones que se les empezaron a otorgar a estos en masa para tenerles contentos, tras el asesinato de King y el auge y ataques de los racistas radicales Panteras Negras. Uno de sus primeros líderes fue Doug "Youngblood" Blakey (hijo de una editora local), que tenía labia y presencia y que supo movilizar a la gente. Pronto JOIN estuvo integrado tanto por estudiantes como por jóvenes trabajadores sureños. Muchos de estos eran rockers que habían formado una asociación en la zona alta de la ciudad llamada Chicago Greasers, liderada por Mike James, para combatir los excesos de la policía contra ellos. Los Greasers y los hillbillies de Join se unieron en una asociación más fuerte llamada Los Jóvenes Patriotas (Young Patriots), que eran, en muchos sentidos, la vanguardia luchadora y activa de la asociación, mientras que Blakey y otros hacían más labor de despacho y de relaciones públicas. El uniforme de los Patriotas incluía una bandera sudista en el reverso de sus chaquetas vaqueras o de cuero, y su apuesta más espectacular fue cuando todos en masa se negaron a pagar las rentas por alquileres de sus casa, a todas luces excesivas. Lejos de lo que algunos esteis pensando eran una agrupación anti-racista y de izquierdas, lo único que querían era que se les escuchase al igual que a otras minorías oprimidas. Organizaron pic-nics, bailes, conciertos de rock and roll y tumultusosas manifestaciones contra los deshaucios y lucharon bravamente contra la represión policial subsiguiente en nombre de una escisión co-tutelada por JOIN llamada Raising Up Hungry, creada por James. La noticia se extendió como la pólvora (en parte gracias al periódico de la organización, "El Patriota"), y rockers de los estados cercanos (sobre todo los de Ohio, muy potentes entonces) se organizaron de igual manera, ya fuera por solidaridad con sus colegas o porque muchos de ellos debían aguantar el mismo acoso por parte de gobierno y fuerzas del desorden yanqui. Con el reclutamiento forzoso para ir a un Vietnam cada vez más perdido las cosas se radicalizaron, y a los Patriotas se empezaron a unir organizaciones tan diversas como Las Jóvenes Feministas o La Asociación de Veteranos de Vietnam. Hasta tal punto llegó la cosa que para 1969 formaron asociación con Los Young Lords (los portoriqueños, de José "Chá-Chá" Jiménez), Los Brown Berets chicanos, I Wor Kuen asiáticos, e incluso con Los Panteras Negras (liderados por Fred Hampton), en una organización a la que se conoció por Rainbow Coalition (Coalición del Arco Iris). El gobierno, asustado, puso a funcionar todos sus sucios trucos habituales, y el FBI puso más droga de la que solía usar Blakey en su casa, desprestigiándole, se quitó de en medio a Jiménez, diciendo que había violado la libertad condicional en que estaba (por protestar publicamente), y directamene asesinó a otros líderes del movimiento, como Mark Clark, el pastor de los Young Lords Bruce Johnson (este junto a su esposa, que tuvo la mala suerte de verle la cara a los agentes) o el mismo Hampton. Al resto los detuvo sin ningún motivo y disolvió la organización en 1970. El país de la Libertad. Descabezados, los Greasers se escindieron en un grupo llamado Patriot Party (que nada tiene que ver con el de extrema derecha de igual nombre) en 1971, que duró, sin mucho bombo, hasta 1975, año de la derrota definitiva yanqui en Vietnam. Solo James sigue activo a día de hoy, organizando unas acampadas pacíficas, aunque molestas para las autoridades, en parques de Chicago. También regenta la cafetería Heartland, en Roger´s Park.

2 comentarios:

Sebas dijo...

Alucinado me dejas, conocía de este tipo de organizaciones, pero me ha encantado leer de primera mano (y bien narrado y documentado) el fondo del tema. Sin embargo me quedo alucinado, en un principio podían pasar por "blancos sudistas anti-inmigración", luego izquierdistas radicales, y finalmente resulta que fueron un 15M Rocker, completamente solidario y reivindicativo. Un pos que recuerda que "hay que tener memoria histórica, y no caer en los mismos pozos". Me ha encantado, y lo mejor, con el Rock por bandera!!!
Un placer!

Jesus el Rocker dijo...

Hola Sebas, me alegra verte de nuevo por aquí. Pues la verdad es que yo antes de venir aquí tampoco conocía gran cosa sobre ellos. Me empecé a interesar sobre el tema al oir de las tradiciones anti-sistema del rockerío local de Cincinnati, que se ha reactivado hace unos meses cuando la policía mató a uno de ellos (con la increíble brutalidad que muestran, no os podeis hacer ni idea) en la puerta de un local (The Comet)que está justo ante mi casa. Ha habido manifestaciones y conciertos anti-policía y anti-gobierno, de rock and roll, rockabilly y punk en ese mismo local y otros desde entonces. Estamos bajo vigilancia de forma poco disimulada, y eso nos llena de orgullo. Los Young Patriots tuvieron ramificaciones en Cincinnati y el resto de Ohio y eso se nota. Pero es más evidente en Chicago.
Para más completa información sobre el tema está el libro "Hillbilly nationalists, urban race rebels & Black Power" (de James Tracy), muy completo y con gran selección fotográfica. Por desgracia es imposible de encontrar en español, que siempre lo prefiero.
Lo importante es lo que tu, sabiamente, dices: Que hay que tener memoria histórica y no caer en los mismos pozos. Y también que no por ser rocker hay que ser solo un fanático de la música sin otro tipo de inquietudes. ¡A la lucha!