miércoles, 9 de mayo de 2012

Larry Donn (Bono, 1941 - 2012)

Nacido en la granja de sus padres en Arkansas pertenecía a una familia de profundas raíces musicales, de hecho un tío suyo tocaba en el grupo de la estrella del country Bob Wills, los Texas Playboys. Su música preferida era el hillbilly, que solía cantar mientras recogía algodón a mano, tal era la humildad de su condición social. Pero se pasó al rock and roll tras asisitir a un concierto de Sonny Burgess en su instituto en 1955. Poco después empezó a hacerse un nombre entre los adolescentes de su pueblo a base de imitaciones tanto de Burgess como de Elvis, más basado en sus movimientos y muecas, en una especie de espectáculo cómico más que musical. En 1957 tuvo un accidente con una trilladora y perdió dos dedos de un pie, aunque sacó provecho de la desgracia aprendiendo a tocar la guitarra durante su recuperación en el hospital. Al salir se presentó a un concurso local para jóvenes talentos cantando temas de Johnny Cash y quedó en segundo lugar (ganó un niño de cuatro años), trabando amistad con los terceros clasificados, un grupo de rock and roll con los que empezó a tocar en fiestas y bailes, no solo en su estado sino también en la vecina Missouri, canciones de rockabilly ahora muy influidos por Billy Lee Riley, con el que habían tratado amistad. Donn atrajo la atención de otro músico rocker, Bobby Brown, que lo adjuntó de bajista a su banda de entonces, Los Curios, aunque cuando se fueron de gira por Canadá Donn hubo de volver con sus antiguos compañeros ya que no podía salir del país por cuestiones de trabajo ya que era menor de edad. Riley se los llevó recomendados a Sun Records, donde grabaron "That´s what I call a ball", aunque al no quedar muy contentos con lo que habría de ser la cara B se decidió no editarla en disco. Poco después Donn fue expulsado del instituto por negarse a bajarse el cuello y abrocharse los últimos botones de la camisa, dedicándose desde entonces a la música a tiempo completo, buscándose la vida en la carretera corriendo riesgos impropios de un chico de su edad. Entonces fichó por el sello Vaden, grabando el tema "Honey bun" (1959) con el "That´s what I call a ball" ahora en la cara B. Por desgracia no ocurrió nada y Donn hubo de emplearse nuevamente para Burgess en los primeros días de la década de los 60, grabando con él el tema "Girl next door" para el modesto sello Ad-Bur. Luego se integró en la banda de surf instrumental The Cotillions, grabó en solitario un excelente tema high-school llamado "I´ll never forget you" (1963) y finalmente formó un grupo llamado The Spyders (que luego, cuando Donn les dejará, pasarían a llamarse The Tarantulas, integrándose estos al final en el Bill Black Combo), aunque como el éxito no le acompañó volvió a tocar para otros profesionales, ya fuera el bajo, el piano, la guitarra o incluso la batería, en garitos del medio y centro oeste norteamericano. Se dedicó también más usuales para complementar sus ingresos hasta que el revivalismo rockabilly de los primeros años 80 le reconoció como uno de aquellos mitificados músicos de rockabilly que grabaron en Sun, consiguiendole muchos conciertos en Europa. Paralelamente escribió una serie de artículos sobre sus relaciones con los grandes pioneros del rock en los años 50, en la revista especializada Now Dig This, en una columna titulada "Rockabilly days". Finalmente se retiró a su localidad natal, donde falleció cuando tenía 71 años.
Músicos: Larry Donn (voz, guitarra acústica y piano), Larry Joe Patton (contrabajo y guitarra rítmica), Benny Kuykendall (guitarra), Scotty Kuykendall (contrabajo) y Eddie Reeves y Sammy Creason (batería).

"Honey bun" (1959)