lunes, 27 de febrero de 2012

Mary Kaye Trio (San Luis, 1949 - 1965)

Descendientes de los últimos príncipes hawaianos, Mary y Norman eran hijos de Johnny "Ukelele" Ka´aihue (tal es su verdadero apellido), un conocido músico que les enseñó a tocar diversos instrumentos como el ukelele, el piano y la guitarra cuando aun no sabían ni andar, faltos del amor de una madre que murió cuando ellos aun eran bebés. No es de extrañar pues que pronto actuasen en la banda de su padre, los Royal Hawaiians, donde también recaló un graciosísimo hijo de sicilianos llamado Biaggio Rosario Salvatore Blogna, que pronto se cambió el nombre artístico al de Frank Ross. Mary y Norman decidieron independizarse y formar un trío acústico junto a un amigo llamado Jules Pursley, con el que Mary terminaría casándose. Pero la II Guerra Mundial llamó a filas a Norman y llamaron para sustituirlo a su antiguo compañero Ross. Cuando Norman volvío empezó a tocar de nuevo con ellos, retirándose discretamente Pursley para ejercer de manager, haciéndose llamar, ahora si, el Mary Kaye Trío (llamándose Mary Kaaihue Trío la gente pensaba que iba a ver música hawaiana y se cambiaron). A principios de los años 50 se sintieron muy atraidos por los nuevos ritmos, como el hot-jazz y los de los innovadores musicales de Broadway. Llamaron pronto la atención por la exotica presencia de la chica tanto o más que por su música, siendo aclamados por diferentes ciudades estadounidenses, sobre todo en Chicago, donde tuvieron ocasión de alternar (y trabar amistad) con algunos conocidos mafiosos locales. Quizá por ello fueron de los primeros conjuntos de música popular en ser contratados para animar las noches musicales de los grandes casinos de Las Vegas mientras la gente cenaba. Como en principio ganaban tan poco que no tenían donde dormir propusieron tocar el resto de la noche, hasta el amanecer, innovador tipo de concierto que pronto se estableció con un horario fijo (de 1 a 6, cuando antes Las Vegas estaba muerto a esas horas) y que se dio en llamar lounge nights. Pronto se hicieron conocidos y los de las guitarras Fender les contrataron para promocionar su nuevo modelo Stratocaster, apareciendo Mary con un modelo exclusivo de 1956 que a día de hoy es una de las guitarras más valiosas del mundo para los coleccionistas (luego se sacaron ediciones limitadas idénticas a aquella guitarra) desde que ella decidió venderla en 1993. Cuando su estilo evolucionó con los tiempos se llamó a Mary en algunos medios, de forma algo precipitada, la primera dama del rock and roll, ya que su repertorio aún tenía grandes dosis de hot-jazz y en realidad se parecía más a un espectáculo cómico-musical que a otra cosa por las constantes bromas y chistes de Ross, un poco al estilo de lo que hacía el rat-pack de Sinatra, Dean Martin y Sammy Davis Jr.. Precisamente en 1963 llevaban como telonero al hijo de Frank Sinatra, que en esos días quería abrirse camino en la música. Tras la actuación del 8 de diciembre de 1963, en el Lago Tahoe, unos secuestradores entraron en el camerino del joven Sinatra y se lo llevaron mientras el Mary Kaye Trío estaba en escena. Para vuestra tranquilidad os diré que fue liberado, aunque su carrera nunca llegó a nada. Musicalmente el Mary Kaye Trío funcionó bien, haciendo algunas actuaciones en televisión y cine ("Cha-cha-cha boom!", entre otras) que les hicieron bastante populares, y editando docenas de álbumes. Problemas entre sus miembros sobre el camino a seguir y sobre el dinero llevó al Trío a separar sus caminos (el día del espectáculo de despedida el mismísimo Charlton Heston lloró en el camerino con Mary). Norman se convirtió en un prestigioso compositor para artistas de la talla de Perry Como o Johnny Mathis, por citar algunos ejemplos, mientras que llevaba una carrera paralela como cantante de rock and roll bajo el pseudónimo de Little Norman. Luego se convirtió en un laureado poeta que se fue a vivir a Mallorca un tiempo (donde tuvo una hija) y que al regresar a su tierra sufrió un ataque de apoplejía que le mantuvo retirado y en malas condiciones el resto de su vida. Su hermana Mary intentó formar otro trío, que no tuvo éxito, y luego comercializó una muñeca, entre otros negocios mercantiles, casándose de nuevo por el camino con un hispano con el que tendría su segundo y último hijo. Mary murió en la ciudad de los casinos de un cáncer de pulmón en el año 2007. Por su parte Frank Ross siguió en el mundo del espectáculo, formando el efímero dueto Frank & Hunt (1965-1967), con Blackie Hunt, y luego actuando en solitario. Luego se convirtió en representante de artistas y se retiró a las playas de California hasta su muerte de leucemia en 1995.
Músicos: Frank Ross (voz y acordeón), Mary Kaye (voz y guitarra) y Norman Kaye (voz y contrabajo).