martes, 24 de mayo de 2011

Los Wild Cats (Rosario, 1963 - 1965)

El chico argentino Ciro Fogliata, que había estudiado piano y clarinete clásico, se decantó no obstante en su adolescencia por géneros más modernos, formando varias bandas como Eagle Dixieland Band o Los Diamantes, junto a Juan Carlos Pueblas y Ricardo Bellini, que hacían swing. Pero no es hasta principios de los años 60 que crea de nuevo junto a Pueblas y Bellini y el añadido de Rubén Rojas uno de las formaciones más sólidas de Argentina, The Wild Cats, los cuales pronto se hacen un nombre a base de versiones en español de clásicos del rock de gente como Elvis, Larry Williams o Chuck Berry, llegando a aparecer tempranamente en un conocido programa de televisión. Los chicos se trasladan a vivir a Buenos Aires en busca de una oportunidad y pasan momentos duros de gran pobreza, pero finalmente les contrata la discográfica Fénix, que les edita el single "La respuesta" (1964), lo que junto a otros temas propios y más versiones con las que ganaron el primer concurso de rock & roll nacional, les convertirían en el principal grupo rocker del país en aquel momento. Pero de forma sorprendente Rojas decide retirarse y es sustituido por Lito Nebbia, proveniente de Los Sabres, un cantante de una familia de humildes músicos ambulantes que ya había contribuido con ellos en el pasado, decidiendo dejar de lado los pasados de moda nombres anglófonos para traducirse como Los Gatos Salvajes a partir de 1965. La marcha de Bellini deja a Fogliatta y Pueblas como los únicos miembros originales y se alejan paulatinamente del rockabilly, aunque aun harán uno de los mejores álbumes del rock argentino, siendo contratados poco después para un programa fijo en la televisión nacional e incluso para hacer una película musical. Sin embargo cuando no se les renueva el contrato catódico las dificultades económicas empezaron a apretarles y la banda se disolvió en 1966. Nebbia y Fogliatta se marcharon a vivir juntos gracias a lo que ganaban tocando en pequeños garitos nocturnos en los que se concentraba la exigüa ya parroquía rocker, de donde también saldrían bandas como Los Seasons, o seguidores del pop como Los Beatniks o Los In. Finalmente los dos amigos conseguirían reclutar otros amantes del buen rock & roll para formar una evolución de su antigua banda, llamada ahora simplemente Los Gatos. Entre los reclutados estaban los dos ex-integrantes de Los Halcones (que fueron un tiempo banda de apoyo de Johnny Tedesco) Oscar Moro y el siciliano de nacimiento Kay Galifi, y el enamorado de los Rolling Stones Alfredo Toth. Precisamente la influencia de los Rolling marcaría la evolución posterior del grupo tanto estética como ritmicamente, alcanzando cotas de calidad muy altas una vez mezclado con algo de psicodelia. Su primer single, "La balsa" (1967), fue un tremebundo éxito en el país que se convirtió en la canción del verano y está considerada por muchos como la mejor canción del nuevo rock argentino. Su álbum consiguiente sería uno de los mejores del rock en español, con nueva vuelta al rock clásico gracias a algún tema del gran maestro Moris y otras canciones propias. Los Gatos eran unas superestrellas que llegaron a actuar como teloneros de Paul Anka, de ahí el que nadie comprendiera que en plena cima Nebbia decidiera emprender una carrera en solitario (cuyas primeras muestras furon el single "Rosemary" y la película "El extraño de pelo largo") y que el resto de Gatos se fueran a Estados Unidos a aprender nuevas corrientes artísticas en una especie de año sabático psicodélico. A su vuelta decidieron reaunudar la carrera de Los Gatos, pero Galifi no se unió al grupo al preferir ahora radicarse en Brasil, siendo sustituido por Pappo, un músico proveniente de Los Abuelos de la Nada (banda de rock algo más durillo en la que también estaría algo más tarde Andrés Calamaro). La influencia hard de Pappo se nota en los siguientes discos del grupo, destacando "Rock de la mujer perdida", que hacen que surjan problemas por las diversas formas de entender la música, siendo el más nobel en la banda el que habría de dejarla poco después, para formar bandas propias que se iban acercando paulatinamente al heavy metal: Pappo´s Blues, Aeroblus, Riff (donde también colaboró Moro) o Widow Maker y tocando con algunas de las grandes estrellas de este género y del blues, aunque nunca olvidó el buen rock & roll hasta el día de su temprana muerte cuando se estrelló con su Harley Davidson. El resto de Los Gatos, mientras tanto, no estuvo mucha más tiempo junto, disolviéndose en 1971. Moro se empléo como chófer (pero mantenía también el grupo Huinca, junto a Nebbia), mientras que Fogliatta y Toth, junto a ex-miembros de conjuntos como Los Walkers, La Bolsa o Pescado Rabioso, formaban Sacramento, una banda de rock fusión bastante mediocre y que tampoco duró mucho. Entonces Fogliatta, tras colaborar con Moris, formó diversos combos no demasiado destacables como Grupo Uno, Espíritu (de rock sinfónico ¡Uf!), Polifemo, Blues Banda y finalmente Los Desconocidos de Siempre en 1977, junto al mismo Toth (que mientras había estado en un grupo pésimo llamado Santa Bárbara) y otros músicos argentinos de renombre provenientes de Sui Generis. Hacen folk y ello les plantea numerosos problemas con la terrible dictadura argentina que en esos años se enseñorea del país, lo que terminaría por asfixiarlos y disolverlos. Toth, tras tocar con algunos de los grandes de la música sudamericana, forma el grupo de éxito G.I.T. (junto a miembros de Banana), mientras que Fogliatta se exilia a España en 1979. Y es aquí donde Fogliatta vuelve al rock & roll clásico al integrarse en la banda de su gran compatriota y amigo Moris. De ahí pasa al efímero grupo Carolina y luego a la excelente e inolvidable banda de rock and roll nacional Mermelada. Con la arrolladora llegada de la movida musical española de los años 80, Fogliatta se integraría como uno de sus mejores y más activos músicos, formando bandas como Tráfico de Rubíes (junto a la sin par Rubi, de Rubi & los Casinos) o Hot Dogs y tocando con otros famosos grupos como Los Secretos o Los Elegantes, aunque sin perder su afán por experimentar, como cuando hizo una ópera rock. Finalmente se decide a emprender una carrera como solista, acompañado por Los Blues Makers, y, tras tocar también con su viejo amigo Calamaro, vuelve a Argentina donde es considerado con justicia como uno de los grandes del rock. En 2006 fallece Moro (que había estado tocando con grupos rarísimos como Color Humano, Porsuigieco, La Máquina de hacer Pájaros, Serú Girán, ... y uno bueno, Billy Bond & the Jets) víctima de una úlcera sangrante que le provocó su alcoholismo y el resto de antiguos Gatos Fogliatta, Toth (ahora productor), Galifi (al que se había perdido la pista 40 años) y Nebbia (que había pasado sucesivamente por la música folklorica, el jazz, el tango y el exilio en Méjico) deciden volver a reunir a Los Gatos como último homenaje al amigo caido, aunque ahora han vuelto cada uno a sus proyectos.
Músicos: Rubén Rojas (voz), Juan Carlos Pueblas (guitarra), Ciro Fogliatta (teclados), Ricardo Bellini y Basilio "El Turco" Adjaydie (batería) y Guillermo Romero (bajo).

"La respuesta", ya como Gatos Salvajes derivando a la psicodelia sin remedio.