domingo, 15 de mayo de 2011

Freddy Fender (San Benito, 1937 - Corpus Christi, 2006)

Baldemar Huerta nació en el barrio hispano de un pueblo tejano y en seguida dio muestras de gran talento musical, aficionándose sobre todo a las rancheras mejicanas y otros sonidos latinos, aunque también recibiría influencias de la polka de los numerosos emigrantes alemanes y del blues de los negros que trabajaban en la recolección con sus padres, lo que daría lugar a su sonido tex-mex tan peculiar. Con solo diez años ya debutó en la radio cantando un popular tema chicano, y ganó también un concurso amateur, perfilándose como una de las grandes promesas de la música latina estadounidense, aunque sin embargo en su adolescencia se convirtió en un muchacho algo problemático y errático que terminó por alistarse en los marines cuando solo tenía 16 años. Truncó temporalmente lo que parecía un gran futuro en la música por una desastrosa carrera militar pues en el ejército no se enderezó y tuvo multitud de problemas de disciplina, siendo finalmente licenciado sin haber pasado del grado de soldado raso. De vuelta a Tejas empezó a tocar en tugurios de mala muerte para ganarse la vida, habiendo derivado ya hacía el rock and roll y el rockabilly y teniendo mucho éxito en bares hispano-parlantes con sus versiones en castellano de éxitos rockeros, destacando entre ellas "No seas cruel" (1957), versión del "Don´t be cruel" de Elvis, "El rock de la cárcel", del mismo artista, "Encaje de chantilly" (1958), el "Chantilly lace" del Big Bopper, o "Tu frío corazón" (el "Cold, cold heart" de Hank Williams) que rapidamente le fueron editadas con mucho éxito en Méjico y algunas partes de Sudamérica, acreditado en los últimos temas citados con el misterioso sobrenombre de El Bebop Kid, aunque poco después adoptaría el nombre artístico de Freddy Fender por la marca de su guitarra y su amplificador, destacando en esta época los temas propios "Rocanroleando" y, sobre todo, la sensacional balada swamp "Wasted days and wasted nights" (1959). Sin embargo es detenido por estar fumando marihuana con un miembro de su banda y su público le dio la espalda por completo, ya que solían ser miembros del sur conservador amantes del country o de grupos latinos que veían con malos ojos que diera mal nombre a su comunidad. A la espera de juicio, para espantar fantasmas, decide cambiar de nombre a Eddie Medina, y aparecer medio escondido entre un grupo ya eminentemente rockabilero llamado Eddie con Los Shades que, aunque como tales no triunfaron demasiado fuera del reducido círculo de rockers hispano-tejanos, debemos nombrar su "Acapulco rock". Buscando la fama a la vez que volvía loco a cualquiera que pretendiese seguir su carrera, disolvió la banda y retomó su carrera en solitario pero ahora haciéndose llamar Scotty Wayne y con estilo más cercano al high school en que había derivado el rockabilly. Pero en ese momento llega su juicio y una injusta y exagerada condena de cárcel. En una granja prisión hubiera languidecido Freddy mucho tiempo solo por estar fumando un porro si el gobernador Jimmie Davis, a la sazón también músico, no hubiese decidido indultarle tras tres duros años enclaustrado. La condición para salir bajo palabra era que se mantuviese alejado de los garitos y de la música de rock and roll, entre otras cosas, algo que le hizo pensar si no hubiese sido mejor la pena de muerte. Con su carrera coartada y destruida Freddy se puso a trabajar en los más diversos oficios durante los años 60, permaneciendo más tiempo en el de mecánico y solo tocando los fines de semana y grabando poco, entre ellas "La banda está borrracha" y el tema de baile a la moda "The new stroll", ya llamándose, de forma definitiva, Freddy Fender. En los años 70, como tantos otros clásicos del rock & roll, se recicló en cantante country (aunque nunca olvidó el swamp pop) y fue Freddy el que con más éxito lo logró. Su single "Before the next teardrop fall" (1974) fue número uno en las listas nacionales del género (y luego de las listas totales, hecho inédito hasta entonces) y disco de oro, algo que repitió con sus siguientes tres sencillos, entre ellos una versión estilo country de su "Wasted days and wasted nights", convirtiéndose en una las mayores estrellas del country & western y en rey indiscutible en su rama hispana (gracias a temas como "Vaya con Dios" y a que siempre metía frases en español en las canciones en inglés), estatus en el que se mantuvo hasta bien entrados los años ochenta y que amplió al campo del cine y la televisión. A finales de esa década se asoció con el Flaco Jiménez, Augie Meyer y el ex-rocker Doug Sahm para formar Los Texas Tornados, un super grupo de tex-mex que tuvo un éxito inmediato con "Soy de San Luis" (1990) y después con la inolvidable "Hey baby, ¿Que pasó?" y que solo se vendría abajo con la temprana muerte de Sahm. Así las cosas Freddy y Jiménez se unirían ahora a Rubén Ramos, Joe Ely, Rick Treviño y los miembros de Los Lobos César Rosas y David Hidalgo para formar Los Super Seven, un título el del conjunto que da idea de su calidad, pero que por desgracia no duraría demasiado por los compromisos diversos de sus componentes. Entonces Fender, ya todo un mito que podía hacer musicalmente lo que quisiera, sacó en el año 2001 un álbum de boleros que fue un triste epílogo a una carrera musical que no merecía ese castigo. Y es que Freddy se encontraba ya muy enfermo, necesitando pronto un transplante de riñón que le donó su hija, y luego uno de hígado. La llegada de nuevos órganos no le solucionó mucho pues un cáncer se le fue extendiendo ahora a los pulmones y finalmente se lo llevó a la tumba cuando tenía 69 años de edad. Esperamos estará en el cielo fumando hierba pues era una excelente persona, soporte de muchas asociaciones filantrópicas.
Músicos: Freddy Fender (voz y guitarra), Bobby Neal, Bill Ham, Russell McNeely y Eddie Nation (guitarra), Ira Wilkes, Jimmy Jones, Keith Grimwood y Evan Arredondo (bajo), Danny Snow, Darrell Norris, Bob Taylor y Randy Reeves (batería), Michael Red Young, Leo O´Neil y Bruce Ewen (piano), Larry White (steel guitar), Fiddlin´ Frenchie Bourke (violín), Mickey Moody (guitarra y steel guitar) y Los Romanceros.

"I´m gonna leave" (1959)

1 comentario:

sebas dijo...

Hey baby ¿quepasó?...me la descubrió mi cuñaooo , gran especialista en "Rara Avis" de la música, y con este tema a un gran artista....estupendo post! un saludo Rockero