martes, 22 de marzo de 2011

Billy Adams (Redbush, 1940)

Se ha producido y aun se porduce una tremenda confusión en el mundo del rockabilly con respecto a este nombre, cosa comprensible si tenemos en cuenta que ha habido, al menos, cuatro cantantes rockers con el mismo nombre y apellido artistico o real, y contemporaneos. Trataré de aclarar este embrollo.
Creo que es justo empezar por Willie Murray Adams, en la foto, natural de Redbush (Kentucky). Su padre trabajaba en la mina local para sacar adelante a duras penas a sus catorce hijos. Desde su infancia Billy se aficionó a la música hillbilly y su sueño era convertirse en un reconocido artista en gran parte para sacar a su familia de la extrema miseria crónica en la que vivían. Pero solo era eso, un sueño, pues les resultaba imposible reunir dinero para comprar ningún instrumento, y él y su hermano Charles se dedicaban solo a cantar acompañándose solo por los golpecitos a una vieja lata. Cuando su padre contrajo silicosis en la mina debieron emigrar de pueblo en pueblo en busca de trabajo, cada vez más pobres y al borde de la inanición. Establecidos en otro pueblo, su padre consiguió al fin una vieja guitarra para Billy, regalada por un buen vecino. Tenía tan buena voz y talento que poco después consiguió debutar en la radio local con solo doce años de edad. A la audiencia le encantó, pero un par de años después Billy cambiaría su estilo al rockabilly después de escuchar a un debutante Elvis. Formó su primer grupo, The Rock´n´Roll Boys, junto a su hermano y un amigo a imagen y semejanza de los Blue Moon Boys de Presley, y pronto grabaron por su cuenta una maqueta con la sensacional composición de Billy "Rock pretty mama" (1955), aunque realmente no fue editada por una discográfica hasta dos años después, ya acreditados como Billy Adams & the Rock and Roll Boys. Con esa canción como buque insignia consiguieron muchas actuaciones, iniciando una gira por el medio oeste estadounidense en la que a veces llevaban una formación poco usual con dos contrabajos y sin batería. En medio de ella llamaron a Sun Records y Sam Phillips, su propietario, aceptó hacerles una audición. Por desgracia cuando iban hacia Memphis su coche se estropeó y debieron volver a casa en autobús, perdiendo esta gran oportunidad. Allí se convirtieron en la banda fija de un local y poco después grababan su segundo single, "You heard me knocking" (1958), pasando a llamarse su grupo de apoyo poco más tarde The Rock-a-Teers. Entre estos discos destacan temas como "You have got a ducktail" (Tienes tupé) que aunque bien acogidos por la crítica y los sectores más rockeros, no fueron éxitos de ventas y los chicos, hartos de patearse las carreteras, decidieron separarse. Billy en solitario siguió grabando buenos temas en diferentes y modestas discográficas, aunque un tanto extraños y llenos de efectos sonoros y coros de todo pelo, como "The fun house" (1959) o "Rip Van Winkle" (1961). Se sintió triste por el fracaso, por la separación de su familia, y sin duda influido por el bajón que el rockabilly experimentó en el favor del gran público, por lo que se pasó al gospel, música que estimuló su ya de por si gran fe religiosa y se convirtió en pastor a partir de 1965 (aunque no le hizo ascos a experimentos con la música surf y otros estilos rockeros). En los discos de esta época se hacía acompañar de grupos como The Paramounts o Georgia & the Teens, y también lideró otro, The Break Out´s. Esta extraña resolución a la que tantos pioneros del rock han llegado no impidió sin embargo a Billy seguir haciendo música en sus giras evangélicas, y no solo gospel, sino también country. Cuando el revivalismo rockabilly de los años 80 requirió a todos los grandes pioneros para festivales y nuevos discos lamentablemente nadie se acordó de Billy pues, casualmente, en esos días murió el Billy Adams de Sun (vease abajo) y la gente, pensando que era nuestro Billy, ni se molestó en contactar con él. Se dedicó entonces a ayudar a sus tres hijas, que habían formado un trío de rock cristiano llamado Mountain Harmony, al que no le fue mal del todo. Sorprendido y harto de esperar, simplemente un buen día de 1998 se presentó en Sun Records y dijo que era Billy Adams y que tenía una cita allí desde hacía 41 años. Grabó pues un magnífico CD que le volvió a meter en la primera fila del circuito rocker y a reconocérsele como uno de los pioneros. Tras crear unos nuevos Rock-a-Teers acudió a los mejores festivales del mundo, debutando en Europa, en Hemsby, en 2002. Y así sigue, sorprendiendo a todo el mundo por su energía y sano aspecto.
Otro Billy Adams hacía twist y rock instrumental en el sello Home of the blues de Tennessee, pero todas sus grabaciones datan de 1962 y su carrera no se alarga más allá.  Murió además, joven, en 1984.
Más importante fue el Billy Adams negro que grabó para Sun Records a principios de los años 60. Este había tocado para Carl Perkins y Jerry Lee Lewis entre otros astros del rockabilly, antes de establecer su residencia en Memphis. Requerido para algunos trabajos de estudio en Sun, pudo finalmente grabar allí, y, aunque no triunfó, demostró una gran lealtad a los postulados del rock & roll fuera de tiempo. Sus adaptaciones de temas de rhythm & blues, soul y del blues son muy meritorios, por más que los guitarreos del grupo suenen demasiado durillos para el gusto de algún purista. Grabó nada menos que cuatro singles en la mítica discográfica Sun, destacando su tema propio "Betty and Dupree" (1964), "Rock me babe" (1966) o sus duetos con Jesse Carter. Muchas veces le acompañaba al piano Bill Yates, el cual también grabó algunos buenos temas en Sun, ya fuera en solitario o acreditado junto a Los T-Birds.
Por último tenemos a William Treggoning, de Melbourne (Australia), que empezó su carrera en el grupo The Checkmates en 1961. Cuando dio comienzo a su carrera en solitario se rebautizó como Billy Adams, triunfando en seguida con su versión rockera y alegre del "Come on dance with me" (1965), en gran parte gracias a su carisma en escena que transmitía en sus frecuentes apariciones en la televisión nacional. Tras una versión del "I think I´m gonna kill myself" de Buddy Knox, superior es su rockabilly-twist "Slow down Sandy" (1966), pero este no se vendió tan bien. Y su estrella se fue apagando.
Músicos: Billy Adams de Kentucky: Billy Adams (voz y guitarra rítmica), Charles Adams y Dave Thornhill (guitarra), Curtis May, John Thornhill y Dennis Digby (contrabajo), Randall McKinney y Clif Doyal (batería), Georgia & the Teens, The Paramounts y The Breakouts. Billy Adams de Sun:  Billy Adams (voz y batería) y Bill Yates (piano).


"Rock, pretty mama"

No hay comentarios: