lunes, 27 de diciembre de 2010

Tony Sheridan (Norwich, 1940 - Hamburgo, 2013)

Sus padres eran unos grandes aficionados a la musica clásica y pronto contagiaron su entusiasmo al pequeño Anthony, hasta tal punto que a los siete años ya sabía tocar el violín. Pero en su adolescencia se decantó por la guitarra y por el skiffle, el proto-rock británico de los primeros años 50, para horror de sus padres. En seguida formo una banda y consiguieron ser contratados en el mitico bar 2i´s, centro inglés del rock & rolll de éxito, para él todo un sueño, pero que le costó el tener que vivir como un mendigo, durmiendo en las calles, dado lo poco que les pagaban. El sacrificio se vio recompensado cuando los de la cadena nacional de televisión, BBC, le ficharon para un nuevo programa de rock & roll, "Oh Boy", en 1958, necesitados urgentemente de jóvenes talentos nacionales. Tony causó sensación tocando y cantando los clásicos más clásicos norteamericanos, sobre todo temas rockabilly de su adorado Carl Perkins. Esto le sirvió para que cuando los grandes rockers del otro lado del Atlántico llegaron a Inglaterra, Tony fuera contratado para acompañarles a la guitarra. Y así es como tuvo el honor de tocar junto a gente como Gene Vincent, Conway Twitty o Eddie Cochran. compartiendo cartel con este último en sus últimas actuaciones. Sin embargo pronto se ganó una bien merecida fama de irresponsable e informal, llegando tarde e incluso olvidándose la guitarra, por lo que de nuevo empezó a encontrarse sin trabajo. Así las cosas no se lo pensó dos veces cuando a él y a su hastiada banda les ofrecieron unos conciertillos en un club de Hamburgo, en esos primeros días de los años 60 centro de la movida rocker del continente. Tras cumplir el contrato sus compañeros se volvieron pero Tony, viendo más futuro en Alemania, se quedó, reclutando otros músicos de aquí y de allá para seguir tocando. En ocasiones unos de los que le acompañaron eran unos chicos de Liverpool que se hacían llamar Los Beatles y que admiraban a Sheridan como un Dios por haber tocado con Vincent y Cochran. Tony les devolvía el halago saliendo a tocar con ellos en alguna ocasión como invitado, y así se creó una magia entre ellos que hizo las delicias de los afortunados hamburgueses que pudieron verles esos días. Uno de ellos era el famoso productor de Polydor, Bert Kaempfert, el cual fichó a Sheridan para un disco en solitario pero acompañado por los Beatles, aunque haciéndose llamar para la ocasión, The Beat Brothers (ya que Beatles sonaba a pene en alemán). El sensacional single "My Bonnie" (1961) llegó al número 5 de las listas y daba que pensar en Sheridan como una nueva estrella del rock & roll. Pero sus siguientes singles, ya sin Los Beatles, llegaban tarde pues el rock clásico empezaba a pasar de moda. Aun así se editó un álbum con todas sus grabaciones con ellos en 1962, un excelente disco en el que destaca el tema "Ain´t she sweet". Tony, equivocado, intentó adaptarse a los nuevos tiempos cambiando su estilo hacia el blues y el jazz, según él las verdaderas raices del rock (si, pero yo de un árbol me como la fruta, no las raices) y el tostón que le dio por hacer le costó su sustancioso contrato con Polydor. Se quedó tocando por los garitos de Hamburgo para ganarse la vida mientras sus amigos los Beatles triunfaban por todo el mundo. No sabemos si resentido, decidió llevarles la contraria, si fue por necesidad de dinero, o por verdaderas convicciones, el caso es que aceptó ir a tocar a Vietnam a animar a las tropas invasoras en 1967. Durante una actuación uno de los miembros de su banda resultó muerto de un disparo (algunos dicen que del Vietkong, pero es más probable que proviniese de algún soldado yanqui, deprimido después de escuchar blues durante una hora) e incluso se llegó a decir que también lo estaba Tony. Lo que estaba es acojonado porque se escondió durante unos días hasta que le pudieron sacar del país. Aun así, por su labor, el alto mando estadounidense le concedió el grado de capitán a título honorífico. De vuelta en Alemania se dedicó a llevar un programa rediofónico de blues, que le fue bastante bien, y así estuvo hasta que a la muerte de Elvis, la última banda de este (conocida como TCB), le eligió a él como cantante durante su gira homenaje alemana de 1978. Durante los años 80 siguió con la radio y empezó a aficionarse a la heráldica, diseñando escudos de armas. Sin embargo no dejó de componer y de tocar para otros músicos, como sus colaboraciones con Charly García o Dave Humphreys, o la edición de sus discos "Here & Now!" (1994), muy bueno a base de versiones de rhythm & blues, o "Vagabond" (2002). Vivió con su muy teutona mujer en los alrededores de Hamburgo hasta su muerte a los 72 años de edad.
Músico: Tony Sheridan (voz y guitarra), Stuart Sutcliffe (guitarra rítmica), John Lennon, George Harrison y Demian Bell (guitarra), Paul McCartney (bajo), Pete Best y Ringo Starr (batería) y The Big Six.

"My Bonnie".

2 comentarios:

Cuchillo dijo...

Esta canción solíamos entonarla alzando las cervezas, ya que cuando dice "bring back, bring back" suena parecido a brinda, brinda... Impresionante trabajo en la guitarra solista de un jovencísimo George Harrison.
Te dejo una entrada relaciona con este post: http://cuchillo-penagos.blogspot.com/2010/10/cry-for-shadow.html

Jesus el Rocker dijo...

Gracias como siempre, voy a verlo, y a partir de ahora a brindar asi.