miércoles, 10 de noviembre de 2010

The Rockin´ Chairs (Nueva York, 1955 - 1959)

Un grupo de amigos de los barrios neoyorquinos de Queens y Long Island formaron un grupo de du-duá con los primeros albores del rock & roll, género vocal al que se adscribieron impuestos por la necesidad pues no tenían dinero para comprar instrumentos, aunque poco a poco fueron incorporando armónica, pandereta o acordeón, lo más barato que había en el mercado. El nombre que eligieron era gracioso pues rockin´ chair significa mecedora en inglés. Cuando consiguieron cambiar los instrumentos antes mentados por un saxo, una semi-batería y un piano respectivamante, más un bajo, se convirtieron en asiduos animadores de bailes de colegio, de fiestas privadas y de pinchadas de discos de las pandillas de adolescentes que empezaban a entusiasmarse con el género. Ello no es raro si tenemos en cuenta que los muchachos no solo cantaban bien sino que también hacían coreografías al son a la vez que tocaban, lo que terminó por convertirles en una rara avis en el mundo del rock & roll, ya que eran formalmente un grupo de doo-wop pero acompañándose a su vez de su propia instrumentación, bastante rockera por otra parte. Así las cosas lo extraño es que tardaran tanto en salir a la luz del gran público, y esto no sucedió hasta años después, cuando el cazatalentos Alan Fredericks los descubrió actuando en un baile a cambio solo de unos pocos dólares y el almuerzo. Se convirtió en seguida en su manager y se los llevó a la modesta discográfica Recorte, a la sazón amigos suyos, que compartieron su entusiasmo por los chicos y en seguida les firmaron un contrato, eso si, después de añadirles un guitarrista que los muy zoquetes no tenían. Quitado ese pequeño despiste los chicos eran una joya, pues no solo eran simpáticos y competentes sino que componían y arreglaban sus propias canciones. Su primer single, "A kiss is a kiss" (1958), vendió la nada desdeñable cifra de 200.000 copias y fue un éxito localmente. Ello fue más que suficiente para que el famoso pincha-discos Alan Freed les contratara para su espectáculo itinerante de estrellas del rock y para que les llevara a su programa de televisión. Iban directos a la cima hasta el dia aciago en que presentaron su segundo single, "Please Mary Lou", en el programa de Freed y este dijo, sin mala intención, que se parecía mucho al "Diana" de Paul Anka. Aunque no es del todo cierto y el tema era bueno, fue suficiente para hundir las ventas y, de paso, su reputación como compositores. Para terminar de rematar su carrera, la promoción de su tercer disco (ahora acreditados como Lenny Dean & the Rocking Chairs, quizá para salvarse de la quema) se vio interrumpida al estallar el escándalo payola en que se vio envuelto el propio Freed. El grupo decidió disolverse y solo sus dos lideres, Bob Gerardi y el propio Dean, intentaron seguir en el mundo de la música formando un dúo. Estaban preparando algunos temas twist cuando fueron reclutados a la vez para hacer el servicio militar. Por fortuna pudieron hacer la mili juntos en la misma unidad de reserva y siguieron puliendo sus canciones, hasta que la mala suerte volvió a cruzarse en su camino: Cuando estalló la crisis de Berlín fueron puestos en alerta cada uno en un destino distinto y su asociación se rompió. Una vez licenciado Gerardi, fichó como acompañantes a Los Bob Knight Four para formar Bob Gerardi & the Classic Four. Dieron como resultado un único single, "You everything to me" (1962), que apenas tuvo repercusión por lo que los Knight Four siguieron su camino. Geradi volvió entonces a discos Recorte para relanzar su dúo con Dean cantando ahora un doo-wop más puro y pausado. Pero la discográfica ni siquiera editó sus temas a pesar de que se habían plegado a sus exigencias reconvirtiéndolos un tanto al estilo chicle pop, más comercial. Fracasado este postrer intento los amigos se separaron musicalmente y Gerardi, inasequible al desaliento, recorrió todos los despachos de las discográficas para colocar sus creaciones, consiguiéndolo solo en una ocasión más con "Betty Jean Lee", que, como era de esperar, tampoco triunfó, y es que los gustos ya habían cambiado con la invasión mersey beat británica. El pobre Bob se tuvo que emplear como pianista a sueldo, en estudios primero, y después, durante los años 80, en hoteles, si quería seguir viviendo de la música, hasta que finalmente consiguió una plaza de profesor de música en un instituto. En los años 90, para completar sus ingresos, formó una big band llamada Real Santa Band, principalmente de swing pero especializada en temas navideños, para animar fiestas en esas épocas y cumpleaños de niños. Injusto final para un gran artista que compuso algunas realmente buenas piezas de rock & roll.
¡Pero cuidado! Hay ahora un conjunto llamado The Rocking Chairs, que seguramente se cree muy original con ese nombre, que nada tienen que ver con ellos.
Músicos: Lenny Dean (solista y saxo), Bob Gerardi (piano y tenor), Rick Baxter (bajo y coros), Carmine Ray (batería y coros) y Joey Cari (guitarra).

"A kiss is a kiss".

1 comentario:

sebas dijo...

Una entrada genial,un grupo genial, su sonido era fabulosisimo!