domingo, 21 de noviembre de 2010

The Calvaes (Chicago, 1954 - 1958)

A principios de los años 50, en Chicago, jóvenes talentos vocales surgían de entre los callejones de los barrios más humildes, sobre todo negros del sur que habían emigrado a esa gran ciudad con sus padres en busca de mejor fortuna. Uno de ellos era Zeke Brown, un chico curtido cantando espirituales en la iglesia, que formó su propio grupo aficionado de ese estilo religioso, The Store Kids, llamado así por los vecinos más que por ellos mismos porque siempre ensayaban delante de la misma tienda. Cuando ingresó en el instituto conoció a James Williams y juntos derivaron sus gustos hacia el rhythm & blues, formando poco después, junto a algunos compañeros, Los Calvaes (no me pregunteis el porqué de ese nombre, pero no los confundais con Los Calvanes). Empezaron a actuar en el centro social del barrio y pronto consiguieron una actuación en la televisión local, en un programa orientado hacía un público adolescente hambriento de incipiente rock & roll, lo que nos orienta hacía que estilo estaban derivando nuestros amigos, apenas sin darse cuenta. En seguida fueron captados por el caza-talentos Ted Daniels, siempre en busca de nuevas joyas en los más oscuros rincones, que necesitaba ahora un grupo que lanzase un nuevo sello de un colega suyo, discos Cobra. Actuaron en algunos conciertos bastante multitudinarios, patrocinado por su discográfica, junto a algunos compañeros de compañía comercial, sobre todo el del día de Acción de Gracias (una fiesta estadounidense). Les editaron el single "Mambo fiesta" (1956), una oportunista y mediocre adaptación a los ritmos latinos de moda en el momento, que tuvo cierto éxito entre la comunidad negra de la ciudad, y que les sirvió como tarjeta de presentación en sus dos grandes momentos, sus actuaciones como teloneros de Ray Charles y de John Lee Hooker. El que lo hicieran en conciertos de público amante del rhythm & blues y no de rock & roll demuestra hasta que punto se habían quedado atrás en su evolución musical. Realmente no les faltaba buen material y ganas pero Los Calvanes no tuvieron el apoyo de los grandes pincha-discos, si exceptuamos al disc-jockey local Sam Evans. Su siguiente single, "Born with rhythm" (1957), hubiera sido bastante bueno si no hubiese llevado una canción horrible e indigna en la cara B, que parece cantada con el ojete, ambas escritas por Daniels (aunque curiosamente Brown también reclama la autoría). La falta de éxito hizo que Brown se marchase a un grupo de du-duá callejero pero mucho más rockero, Los Blenders. Los demás deambularon de un lado a otro hasta que, ya sin Williams tampoco, los recogieron los de la famosa discográfica Chess, para editarles un oscuro single llamado "Ana Macora" (1959), más una excusa que otra cosa para intentar lanzar a una nueva promesa, aparecido en la cara B como Oscar Boyd & the Calvaes. En eso quedó Boyd, en promesa (si exceptuamos sus colaboraciones con Los Sheppards), y allí acabo la carrera de los Calvaes. No es de extrañar, pues una vez más la cara B era un lastre difícil de superar, aunque esta vez el título iba con la verdad por delante: "So bad" (Tan malo). Mientras tanto Los Blenders de Brown habían fichado por el sello Aladdin y editado el single "Two loves", un buen disco que sin embargo no se vio recompensado con el éxito a nivel nacional. Para devolver ciertos favores personales pronto se vieron haciendo los coros a la oportunista rockera Debbie Stevens, mujer del productor, en la cara B de su single "If you can rock me" (1959). Pero como no se les acreditó y encima no les llevaron a la gran gira invernal que les habían prometido con genios de la talla de Buddy Holly o Ritchie Valens (donde estos morirían), Los Blenders dejaron Aladdin, separándose un año después. Brown se unió entonces a Los Ascots, de Red Jones, el cual ya había estado en Los Desideros (Jones se iría en seguida para formar Los Hi-Los, luego transformados, por razones legales, en Los Chi-Los). Tras cambiarse el nombre a The Accents, Brown y sus nuevos compañeros ficharon por Mercury, editando la balada doo-wop "Enchanted garden" (1963), que les dio suficiente popularidad para hacer multitud de conciertos durante una temporada. Pero a partir de ahí giraron su estilo hacía el predominante soul, obteniendo bastante éxito en Chicago y haciendo los coros al proyecto de estrella Barbara Lewis. Pero graves discusiones por el reparto de royalties llevaron a la disolución del grupo en 1965. Formaron otros grupos soul como DeBonairs, Original Breed, People Choice´s o The Artistics, pero Brown decidió retirarse del mundo de la música, solo volvió brevemente en 2008 para hacer un homenaje a sus antiguos compañeros de Los Calvaes, que a esas alturas habían fallecido todos (estuvo acompañado a las voces por un nuevo grupo llamado Los Sheps). Luego se animó, y junto a algunos otros veteranos ha formado un grupo llamado Chicago Rhythm & Blues Band.
Músicos: James "Zeke" Brown (solista), James "Sledge" Williams y Donald Handley (barítono), James Bailey (voz bajo), Donald "Duck" Coles (tenor) y Paul Morgan (2º tenor).

"Born with rhythm".