miércoles, 21 de julio de 2010

David Seville (Fresno, 1919 - Los Angeles, 1972)

Su verdadero nombre era Rostom Sipan Bagdasarian, pues era de origen armenio aunque nació en California. Su familia pertenecía al mundo del espectáculo y de hecho su tío era el conocido guinista Willian Saroyan. Fue él precisamente quién le consiguió un pequeño papel en un musical de Broadway y con quién escribió su primera cancióna de éxito, "Come on-a my house" (1951), un boogie-woogie que Rosemary Clooney se encargó de elevar a los primeros puestos de las listas aunque ellos mismos ya la habían grabado con anterioridad. Durante un tiempo Bagdasarian se dedicó al cine con no demasiado éxito pero sus breves apariciones son en momentos recordados y míticos del séptimo arte, como cuando interpretó al pianista delpiso de enfrente al que observa el voyeur James Stewart en la obra maestra de Hitchcock "La ventana indiscreta" o su breve pero gloriosa aparición en "¡Viva Zapata!". En 1956 volvió al mundo de la canción con el pseudónimo de Alfi & Harry y la canción "The trouble with Harry", pero aunque no se vendió demasiado mal pronto se vió en la ruina y con solo 200 dólares en el bolsillo. Formando asociación compositiva ahora con su hijo homónimo y pensando que de perdidos al río decidió gastar ese último dinero en un grabador casero con el que intentar promocionar algunas composiciones. Fue un acierto cuando emplearon una voz agudizada en extremo que parecía llena de helio como coros a un tema de rock & roll en "Witch doctor" (1958). El tema se convirtió en un éxito mundial pues era apto para todos los públicos, incluso niños pequeños y padres tontolinos (en España ha sido conocida también como la canción de los Lacasitos, pues servía de sintonía a estas chocolatinas). Aprovechando este inesperado filón y como si de un antecedente del Padre Abraham y los Pitufos se tratase siguió con este tipo de cancioneshaciendose llamar ahora David Seville & the Chipmunks, es decir, y las Ardillas, pues realmente parecía que sus coros los hacían estos animales. Así vinieron los oportunistas "The chipmunks song" (1959), que le valió un grammy y un premio al mejor tema infantil, y "Jingle bell rock". La realidad era que las voces eran todas suyas, transformando la de los coros al imprimirles velocidad artificial (Disney copiaría esta técnica para poner voz a las ardillas Chip & Chop). Seville, aun cambiando de estilo en los años siguentes, pop e incluso new wave en los 70, no abandonaría nunca este uso de la voz pitufada. Incluso puso algunas de las voces del programa televisivo infantil "Alvin y las ardillas". Eso era suficiente para volver loco a cualquiera pero Seville permaneció cuerdo hasta su inesperada muerte de un ataque al corazón cuando solo contaba 52 años. Su hijo Ross Jr. le sustituyó en poner las voces a cualquier ardilla televisiva en compañía de su mujer Janice Karman, que lo hacía con las ardillas femeninas. Seville hizo unos temas facilones, infantiles y algo tontos pero hay que reconecerle su labor en hacer popular el rock & roll entre los más pequeños, cantera a la que siempre es necesario ganarse como sea para que este género siga vivo.
Músicos: David Seville (voz, piano y coros) y Ross Bagdasarian Jr. (coros).

"Witch doctor".