viernes, 12 de febrero de 2010

"Historia trágica del rock" (Gary Herman, 2009)

Escrito en una primera y básica versión en 1982, es un libro tendencioso, parcial y lleno de flagrantes errores escrito por un tipo amargado de esos de a los que su mujer no les deja beber y que se van de pesca a hacer el gilipollas a ver como flota un corcho durante horas. El autor, que se apresura a decirnos que él ama al rock and roll, miente como un bellaco ya en las primera lineas a este respecto, algo que queda en evidencia la leer entre lineas cuales son sus verdaderas preferencias y sus verdaderos odios. En su afán por escribir sobre el sub-mundo de drogas, putas, alcohol y otros placeres hedonistas que dominan el mundo del rock, sobre su perdida del espíritu original de rebeldia en pos de la comercialidad, sobre sus escándalos amorosos, políticos, económicos y sexuales, al autor no le importa exagerar, basarse en meros rumores como si fuesen hechos comprobados o bien en omitir casos y datos concretos ya que de no hacerlo no le saldría la estadística de que en el mundo de los rockeros no hay ni una manzana que merezca la pena salvar del cesto. Para él son todos unos anormales sin talento, dirigidos por managers y productores astutos y sin escrúpulos que los manejan como si fueran títeres y cuyo público, más imbecil y descerebrado todavía, les sigue el juego cual borregos al matadero. Este escritor, por llamarlo de alguna forma, olvida o ignora que la gran mayoría de artistas de los que habla se iniciaron por amor a la música, que los pioneros del rock & roll rompieron puertas y todo el sistema con su empuje y talento, llevándose por delante a una anquilosada industria musical, y que la mayoría eran mejores personas que él por muchos psicotrópicos que consumieran (poco incide en las muertes por accidentes, mayoritarias en el cementerio rockero, pues ello daría al traste con sus teorías acerca del castigo justo al consumo de sustancias ilegales). Con todo esto no es lo peor, dedica capítulos enteros a hablar sobre niños bobos con ínfulas rockeriles como los tontainas del grunge o a los gangsteres del rap (más adecuado que estos estuvieran en un libro sobre crimenes que en este, yo sinceramente no veo la relación que tienen con la música) mientras que apenas dedica unas lineas a algunas de las grandes estrellas del rock & roll caidas en desgracia, si no las ignora directamente. Su intención, como el título original indica ("Rock & roll Babylon") era hacer la versión rockera del mítico libro "Hollywood Babilonia" de Kenneth Anger sobre el lado más sucio y oscuro de la meca del cine, solo que Herman no escribe como él y además no tiene la información de primera mano como le sucedió a aquel. Para colmo de males, la traducción es de una incompetencia absoluta, realizada por alguien que además no tiene ni las más mínimas nociones sobre el tema que ha de descifrar, algo básico en el mundo de la traducción (culpa también del editor por no repasar el resultado) y que, muy oportunamente, en ningún momento firma para hacerse responsable de tan pésimo trabajo. ¿Algo positivo? Bueno, el despliegue fotográfico es amplio y curioso con algunas imágenes impactantes para los amantes de lo truculento entre las que se incluyen algunas casi inéditas como la del cadaver de Ritchie Valens fuera del avión o la de Otis Redding muerto siendo sacado del agua. Algunas anécdotas también merecerían destacarse pero, sabiendo que está equivocado en otras como lo se ¿quién me dice a mi que son ciertas?