martes, 29 de diciembre de 2009

Roy Brown (Nueva Orleans, 1925 - San Fernando, 1981)

Siendo su madre una organista y cantante del coro eclesial no es de extrañar que el pequeño Roy cantara gospel en la iglesia desde muy temprana edad, quizá como evasión a la dura vida que llevaba trabajando en las plantaciones de caña de azúcar. Cuando su madre murió se trasladó desde Louisiana a California y allí se aficionó al boxeo, llegando a convertirse en una prometedora figura del peso welter hasta que la música blues se cruzó en su camino. Se dio cuenta de que valía cuando ganó un concurso local en 1945 y decidió dedicarse a ello profesionalmente. Consiguió un contrato para actuar de forma fija en un local tejano donde destacó en seguida por sus blues animados, muy lejanos del tristón ritmo y letra característicos del género, quizá influido por la vivacidad del sonido Nueva Orleans que había escuchado durante toda su infancia. Entre las canciones de su repertorio destacaba una, "Good rocking tonight", un pícaro y bailable tema al que se metió en la hasta entonces desconocida categoría de jump blues, pero que no era sino una manera de llamar al rock and roll que estaba por llegar, género al que Brown ayudó a nacer. Tuvo que salir huyendo pues le pillaron cepillándose a la novia del dueño del club en el que trabajaba y volvió a su ciudad natal. Fichó por discos Deluxe, los cuales le editaron su "Good rocking tonight" (1947). Tuvo un gran éxito a nivel nacional pero nada comparado a la versión que al año siguiente hizo Wynonie Harris, elevándola al número uno de las listas de rhythm & blues nacionales (la versión, ya claramente rock & roll, que haría Elvis en 1954 también llegaría a los primeros puestos de las listas). Brown siguió evolucionando hacía el rock and roll con títulos como "Rockin´ at midnight", "Cadillac baby" y ya en los primeros años 50 hacia el rockabilly con obras como "Hurry , hurry baby" o "Black diamond", muy influidas por el estilo de Little Richard (aunque él inspiró a este en principio, sobre todo en las salvajes puestas en escena), pero su mayor éxito sería "Hard luck blues", un blues puro que llegaría al número uno de las listas de rhythm & blues. Sin embargo ganó un pleito a las discográficas por los derechos de sus canciones ya en 1952, algo insólito entonces, mucho más para un artista negro, por lo que las grandes empresas le pusieron en la lista negra y empezaron a hacerle el vacio, impidiendo que fuera uno de los grandes con el advenimiento del rock & roll ya como género dominante durante los años 50. Solo el gran Dave Bartholomew siguió contando con él, llevándolo a discos Imperial en 1957 para grabar algunos grandes rock and rolls como "Diddy-Y-Diddy-O" o "Saturday night". Sin embargo, ya fuera por el boicot al que le sometieran, ya fuera porque el rock & roll empezaba a estar de capa caida, el caso es que en los años 60 su carrera estaba practicamente acabada y se vió vendiendo enciclopedias de puerta en puerta para poder sobrevivir. En 1970 alguien se acordó de él y le invitó al festival de Monterey, causando tal sensación que los de discos Mercury le ficharon para grabar "Love for sale", un tema que se vendió bastante bien. Así las cosas se encontró bastante bien situado para cuando llegó el revivalismo rockabilly de finales de los años 70, siendo invitado a una gira por Escandinavia y a otros grandes conciertos. Sin embargo, cuando parecía que podía volver a encauzar su carrera, falleció de un ataque al corazón cuando solo tenía 55 años de edad.
Músicos: Roy Brown (voz), Tommy Shelvin (conrabajo), Wilbert Brown (trompeta), Bob Ogden´s band y The Mighty Men.


"Good rocking tonight".