martes, 1 de diciembre de 2009

Creepers

Los creepers son los zapatos de suela muy ancha generalmente con empeine de piel de gamuza que en algunas partes y épocas se han llamado boogies. Su origen hay que buscarlo en los zapatos que usaban los electricistas ingleses en los años 30, botas bajas con triple suela de goma crepe para proteger de corrientes no deseadas. Luego el ejército británico lo adoptaría en masa para sus tropas destinadas en el norte de África durante la segunda guerra mundial pues era un buen aislante del calor. Cuando terminó el conflicto y muchos se desmovilizaron se dieron cuenta que también eran muy cómodos para la vida civil. Pero no eran zapatos adecuados para los barrios bien de la city, pues eran demasiado llamativos, asi que se dejaban ver solo en los barrios de peor reputación como El Soho o Candem (además no hacian ruido al caminar, ideales para los merodeadores), por lo que pronto se conoció a esos zapatos como cauchos de burdel (brothel creepers), pues había muchos de esos establecimientos allí. En 1949 el espabilado comerciante George Cox los empezó a fabricar y distribuir industrialmente y así fue como, en los primeros años 50 los teddy boys, habituales de esos barrios, los adoptaron como suyos, añadiéndoles adornos y coloreándolos a juego con sus levitas, principalmente azules, y abreviaron el nombre a creeper. En pocos años se exportaron a Europa (apuntad, en España se les llamaba entonces Kiowas, y el modelo preferido era el de lona azul, pues el de ante era muy caro para nuestra economía de posguerra) y a Estados Unidos donde la juventud más rockera los usó tan habitualmente que no es de extrañar que la canción de Carl Perkins "Blue suede shoes" (1955), que habla sobre ellos, fuese un éxito tan tremendo (antes de su llegada los rockers estadounidenses usaban los zapatos de dos colores -ahora de moda entre los hep-cats de nuevo- llamados populamente "adúlteros" por ser muy típicos de los proxenetas). En un principio fueron usados unos modelos medianamente discretos, pero poco a poco la suela volvió a crecer hasta llegar a los exagerados modelos casi plataforma de los teddys de los años 70. El término pues es muy recurrente para bandas rockeras y ya hubo unos The Creepers en Inglaterra de 1982 a 1989. Como la música que hacían era un post-punk bastante mediocre no nos interesa aqui. En el siglo XXI varias bandas con este nombre tenemos a nuestra disposición. Quizá la que está teniendo más éxito es la australiana. Formada en 1999 es actualmente el buque insignia del rockabilly de las antípodas y grupo de apoyo de casi todas las figuras del género que pasan por allí de gira. En Estados Unidos tenemos al menos a otros tres Creepers, unos de los cuales son el grupo habitual de la nueva promesa rocker de Seattle, Billy Dwayne, y otros son un grupo psicobilly de Los Ángeles. En España no podiamos ser menos y también tenemos nuestros Creepers patrios, una buena banda.
Músicos de los Creepers australianos: Clayton Johnson (voz y guitarra rítmica), Jordan Colley y Mark Randall (guitarra), Sonny Hinwood (semi-batería) y Damien Lawson y Glenn Jeffries (contrabajo).
"Jamin´ Granny" de los Creepers yanquis que no son los de Seattle ni los psicobillys.

3 comentarios:

Chema Insolvente dijo...

Gracias Jesús por ilustrarnos, menos mal que encuentro a alguien que tambien los conoce como "boogies", tambien escuché alguna vez lo de "coches de choque".
Ecuchar si teneis ocasión el tema "Creepers Sangrientos" de los Psycho Bilbainos "Temblores". Risa asegurada.
Saludos

Jesus el Rocker dijo...

Ja,ja, lo de coches de choque no lo había oido pero está bien.
ESCUCHAD TODOS, ALABAD A ESTE HOMBRE QUE TANTO HA HECHO POR EL ROCKABILLY, Y NO SOLO EN ESPAÑA.
Gracias Chema.

Vik dijo...

Buena entrada dedicada a unos cojonudos zapatos. Ufff... en el 83 tuve que comprarlos en Munich. Aquí en Asturias, ni de coña, pero duraron...