miércoles, 28 de octubre de 2009

Triumph

En 1886, Siegfred Bettmann fundó la compañía The Triumph Cycle Company dedicada a fabricar bicicletas, dejando atrás su otra actividad, la importación de máquinas de coser y centrándose sólo en las dos ruedas. Junto a su socio Schulte, se dieron cuenta del aumento de la demanda de bicicletas con motor, comenzando así su fabricación, comprando motores y acoplándolos a sus bicicletas. En 1905 aparece el primer motor fabricado por Triumph y por lo tanto la primera motocicleta cien por cien británica, llegando a producir 500 unidades a lo largo de ese año. Pronto la marca empezó a tomar prestigio y con la llegada de la 1ª Guerra Mundial, surten al ejército británico de unas 30.000 unidades del modelo H, que montaba un motor de dos tiempos de 225cc. Triumph fabrica el primer motor bicilíndrico entre 1933 y 1936, año en el que Jack Sangster compra la empresa y coloca a Edward Turner al frente de la fábrica de Coventry, diseñando un motor de 500cc con válvulas en la culata y que monta en 1937 en el modelo Speed Twin (que derivó en 1939 en el modelo Tiger 100, más deportivo) y que fue una auténtica revolución en el mundo de la motocicleta que obligaría a los demás fabricantes a crear sus propias bicilíndricas una vez finalizada la S.G.M. Con el estallido de la 2ª Guerra Mundial, Triumph comienza a surtir al ejército de modelos 3HW, monocilíndrica de 350cc y comienza la fabricación de bicilíndricas con el mismo fin, pero tras ser arrasada la fábrica de Coventry por los alemanes, se ven obligados a levantar otra un poco más al sur, en Meriden. Aquellos motores bicilíndricos se acoplaron en unos generadores auxiliares que se montaban en los bombarderos y que ya utilizan aluminio para el cilindro y la culata. Con uno de esos motores, Ernie Lyons ganaría el primer Grand Prix que se celebró en la isla de Mann tras finalizar la guerra. En total, Triumph, surtió con 500.000 motocicletas al ejército. Finalizada la guerra, Triumph se hace con numerosas motocicletas que previamente había vendido al ejército y las destina al uso civil y deportivo, quedando en el mercado tres modelos bicilíndricos diferentes, Speed Twin, 3T y Tiger 100 (denominándose así por alcanzar las 100m/h ) y comenzando a montar horquillas telescópicas a partir de 1946. Así mismo, se introduce en el mercado norteamericano, viéndose en la obligación de subir de potencia y de cilindrada, apareciendo en 1949 el modelo Thunderbird, de 650 cc que no era sino una Speed Twin con mayor motor. En 1951, Triumph es comprada por BSA, aunque la compañía mantuvo la marca Triumph como una división separada dentro del grupo, quedando perfectamente diferenciadas y, pese a que Turner tenía la intención de fabricar todos los modelos bicilíndricos, no pudo obviar la demanda del mercado de motocicletas más asequibles y así se comercializan las monocilíndricas Terrier en 1953 y la Tiger Cub en 1956. En 1958 se comercializa la Tiger 110 (que ya montaba una culata de aluminio desde 1956) con la culata modificada para montar dos carburadores y obtener mayor potencia. Mención aparte merece el modelo más famoso de la marca. En 1959 aparece la T-120 Boneville de 649cc, bautizada así después de que Johnny Allen rompiera un récord (que no se homologó) en los Bonneville Salt Flats (EEUU) con una Tiger 110 y se convierte en el auténtico icono de los Rockers ingleses en su “lucha” contra los mods y sus scooters. Es considerada, por extraño que parezca, una deportiva radical, siendo modificada en 1960 (chasis de doble cuna y una horquilla con fuelles y menor lanzamiento) y a lo largo de años posteriores llegando a acoplarle doble carburador en busca de más potencia (1969). En 1962 logra un nuevo récord (224km/h) que en esta ocasión sí fue reconocido. En 1965, aparece la Thruxton Boneville, ya diseñada específicamente para carreras y en 1972, se aumenta la cilindrada hasta 744cc y monta una caja de cinco relaciones. En 1973, la muerte de Edward Turner y la situación económica de la marca, hace que se fusionen con Norton-Villers y en septiembre de este año, se decide el cierre de la fábrica de Meriden. Los trabajadores se ponen en huelga y con las ayudas del gobierno, se crea una sociedad cooperativa (Meriden Motorcycle Cooperative) volviendo a fabricar la Boneville 750 en 1975, lanzando al mercado en 1977 una serie limitada (T-140 J) en honor a las bodas de plata de la reina, pero en 1983, acabaría cerrando la fábrica. Un empresario de la construcción, John Bloor, se hace con los derechos de la marca y vuelve a fabricar la Boneville en 1985 inspirándose en los métodos de producción de las motos japonesas, cambiando los viejos tornos y fresadoras, creando planos de las piezas (hasta entonces dependían de la memoria , destreza y conocimientos de los mecánicos más viejos) y adoptando el concepto de una gama modular, aprovechando la misma pieza para diferentes modelos, abaratando así los costes, hasta 1988, año en que tiene que dejar de fabricar por carecer de una póliza de seguro obligatoria en EEUU, gasto al que no puede hacer frente. Dos años más tarde, Bloor presenta una nueva Triumph fabricada en Hinckley, Leicestershire que ya no tiene nada que ver con las viejas máquinas y crea un motor tricilíndrico (que ya probó en 1968 cuando empezó a fabricar la Triumph Trident) y que pasa a ser uno de los signos distintivos de la renacida marca, hasta que en el año 2000 se vuelve a presentar la Boneville 750 y posteriormente nuevos modelos que conservan el sabor de las primitivas Triumph. El resto está en los concesionarios.
(Es un artículo cortesía de Javi el Látigo)

1 comentario:

Cuchillo dijo...

Hey, magnífico artículo, he disfrutado mucho leyéndolo.