viernes, 5 de junio de 2009

Rachel Sweet (Akron, 1962)

Acostumbrada a la música country que tanto gustaba en su Ohio natal, Rachel empezó a cantar este estilo de música siendo solo un bebé y ya ganaba concursos locales cuando tenía tres años. Esta niña prodigió fue entonces fichada para grabar cortes publicitarios en una radio de Nueva York y para hacer las entredillas a los programas, entre ellos a uno de Mickey Rooney. Era tan buena que que con solo 12 años ya era telonera de Bill Cosby en un casino de Las Vegas, acompañada por toda una orquesta. Marchó a Nashville, Meca del country, para grabar unos singles que fue un fracaso total, a los rudos amantes del country no les gustaba que una niña les diera consejos amorosos, asi que se pasó al rock and roll. Como el mercado estadounidense no estaba por la labor en los años 70 de invertir en rock and roll clásico Rachel, intrépida, contactó con un nuevo sello especializado británico, Stiff, que, impresionado por su audacia y talento le público un álbum, "Fool around" (1978), que aunque fue aclamado por la crítica resultó un fracaso de ventas solo compensado por la buena aceptación del single "B-A-B-Y", por la espectacularidad del single rockabilly "Baby, let´s play house" y por el cariño con el que la acogió el público inglés durante una gira ese mismo año. Para colmo de males se generó una polémica sobre la imagen que proyectaba, de Lolita sexi con solo 16 años, que no gustó nada a los grandes medios de comunicación y que la censuraron salvajemente. Quizá por esto su siguiente álbum fue un fracaso aun mayor a pesar de un título que parecía querer limar asperezas: "Protect the innocent" (pretege al inocente). Harta, vuelve a Estados Unidos, entonces más liberal (lo que son las cosas) y ficha por discos Columbia en 1981 editando el magnífico LP "...and then he kissed me" que, aparte de versionear y adaptar la canción semi-homonima de los Beach Boys, llevaba el "Everlasting love" (a duo con Rex Smith) que se convertiría en un éxito casi de inmediato. Lamentablemente su siguiente disco, "Blame it on love" (1982), sería decepcionante. Esto, unido a la decepción que supuso el no estreno de su gran proyecto ya rodado, "Rock and roll hotel" (a día de hoy no estrenado aun, y es una pena pues promete rockabilly a mansalva) le llevó a anunciar su retirada del mundo del espectáculo para dedicar mayor tiempo a su educación, matriculándose en la Universidad de Columbia. Parece ser que sería muy aplicada pues en 1988 ya estaba cantando el tema principal de la película de John Waters "Hairspray" y al año siguiente participaba en una serie televisiva y en una película de bajo presupuesto haciendo de cantante de rock. En 1990 su amigo Waters la reclama para cantar muchas de las canciones (algunas de ellas a duo con James Intveld) de la banda sonora de la rockera película "Cry baby". Sus rockabillys intervenciones en temas como "King Cry Baby" o "High School Hellcats" son memorables. La carrera como actriz que intentó a partir de ahí durante los años 90 fue bastante penosa y se pasó a la producción y a escribir guiones con menos acierto aun, baste decir que un bodrio como "Una rubia muy legal" es practicamente obra suya. Esperemos que enderece el rumbo pues Rachel tenía talento para el rock and roll.
Músicos: Rachel Sweet (voz) y The Blockheads.

Versioneando "Baby´s let´s play house".

1 comentario:

Chema Insolvente dijo...

Que recuerdos amigo, gracias.
Una fuerza vocal impresionante, deslumbrantes sus primeros años. era capaz de cantar clásicos de los 50 y acto seguido berrear temas after-punk.
El disco ...And them he kissed me, es un imprecindible de los 80.
Un abrazo Jesús.