miércoles, 13 de mayo de 2009

Johnny Rebel (Moss Bluff, 1938)

Nacido y criado en uno de los estados más racistas de Estados Unidos, Louisiana, su verdadero nombre es Clifford Joseph Trahan, y pronto se ganó el apodo de pee-wee (pequeñín) por su estatura. De joven se interesó por la musica country, el hillbilly, el rock and roll y el cajún, ganado con solo 13 años un concurso local. Adoptando el nombre artístico de Tommy Todd grabó una versión del "Tag along" en 1958 en los estudios que J.D. Jay Miller tenía en el cercano pueblo de Crowley. No tuvo demasiado éxito pero si el suficiente para que le editaran otro single rockabilly en Nashville bajo el pseudónimo de Jericho Jones, "Blackmagic" (1959), canción que muchos años despues versionearon los Polecats. Cuando volvió a Crawley retomó su asociación con Miller, con quién le unían sus ideales racistas, e empezó a grabar varios temas de swampbilly, como le gustaba llamar a su estilo derivado fangoso del rockabilly, bajo los nuevos pseudónimos de Johnny Blaine o Peewee Trayham. Eran canciones tan buenas como "Bop and rock tonite" o "Swingin´ doors" que no consiguieron el reconocimiento que merecían a principios de los años 60. De todas formas seguramente hubiera perdido interés en el mundo de la música si no la hubiera empezado a entender como un medio para expresar sus ideas y las de muchos de sus airados convecinos. Así fue, cuando en 1964 una tal Rosa Parks encendió la llama de la lucha pacífica de los negros en busca de sus derechos civiles (aun segregados en Estados Unidos en esa fecha ¡Increible! El país de la libertad) fueron muchos los que se unieron a esa causa y el gobierno yanqui empezó a ceder. Esto irritó a la mayoría de los blancos sureños, algunos de los cuales protagonizaron actos violentos contra negros y activistas, que revitalizaron organizaciones racistas como el Ku-Klux-Klan, secta que llegó a tener en esos días... ¡5 millones de miembros!. Trahan pensaba que la palabra y la música también eran una forma de lucha así que, bajo el nuevo apodo de Johnny Rebel y mezclando ahora country, rockabilly e himnos dixies, empezó a grabar una serie de canciones en el sello local Red Rebel, dirigido por el propio J.D. Jay Miller, cuyos títulos lo dicen todo: "Kajun Ku-Klux-Klan", "Nigger, nigger" (negro, negro), "Who likes a nigger?" (¿A quién le gusta un negro?), "In coon town" (En el barrio de los morenos), "Some niggers never die (they just smell like that way)" (Algunos negros no mueren nunca -solo apestan como si lo estuvieran-) o "Move them niggers north" (manda a los negros al norte) son solo algunas de las joyas que nos regaló este tipo pero, letras aparte y le duela a quién le duela, tienen una calidad musical indiscutible y muy recomendable (no estamos aqui para hablar de política, además, sino entendemos bien el inglés -a él se le entiende poco- mejor. A oidos sordos...). Tuvo mucho éxito en los estados sureños, convirtiendose en una especie de trovador mítico ya que nunca actuaba en público y jamás se dejaba fotografiar (seguramente por seguridad o por cobardía). A finales de la década centró sus invectivas contra el gobierno yanqui y sus chanchullos, retomando el orgullo por la bandera sudista como símbolo contra el gobierno central. La mayoría de estos temas se recopilaron en un álbum llamado "For segregationist only" (1971), es decir, solo para segregacionistas. Poco despues, para huir de cierta censura que empezaba a perseguirle, adoptó el nuevo pseudónimo de Filthy McNasty para componer para otros artistas con mayor libertad. Despues de esto abrió una auto-escuela y se tranquilizó un tiempo (al menos ante el gran público pues él seguía ligado al Ku-klux-klan), bueno, bastante tiempo, hasta que los atentados del 11-S en 2001 le emocionaron de tal forma que sacó un single con las canciones "It´s the attitude, stupid!" (¡Esa es la aptitud, estúpido!) y "Try it man" (inténtalo hombre) que causaron indignación y estupor en la apabullada nación. Ahora, un tanto arrepentido, vuelve a estar agazapado, amenazante, a la espera de que algo vuelva a sacarle de sus casillas.
Músicos: Johnny Rebel (voz y guitarra) y Warren Storm (batería)


"Keep a workin´ Big Jim", otro simpático tema de Johnny, en esta ocasión haciendo referencia al fiscal Jim Garrison que investigó el asesinato de Kennedy.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Johnny Rebel, es decir, sinónimo de gilipollas integral ¿no?