miércoles, 15 de abril de 2009

Jackie Wilson (Detroit, 1934 - Wayne, 1984)

Jackie Wilson representa el eslabón perdido entre el rhytm & blues y el soul (con el permiso de Litle Richard) con incursiones lógicas en el du-duá y el rock and roll. Criado en un problemático suburbio estadounidense no es extraño que pronto se metiera en el mundo de las primeras guerras interraciales de los pandilleros durante los años 50. Los suyos se llamaban Los Sacudidores, nombre que da idea de cual era su primitiva filosofía de vida y que no nos hace extrañarnos que con 15 años Jackie (o Sonny, como le llamaban en su banda) ya hubiera dejado el instituto y hubiera sido detenido dos veces. Por suerte para él, un programa de rehabilitación le introdujo en el mundo del boxeo, entonces visto como un deporte en el cual canalizar la agresividad de los jóvenes, donde Jackie en seguida demostró un gran talento, hasta el punto que en un solo año ya era campeón de Detroit de su categoria. Harto de recibir guantazos cambió el boxeo por la música, arte en el que también parecía poseer talento, y formó un grupo de doo-wop junto a su primo Levi Stubbs (otros primos de ellos formarían luego The Contours). No triunfaron, pero el aspecto imponente de Jackie y su voz llamaron la atención del agente Johnny Otis que le metió en un grupo llamado The Thrillers mientras que su primo Levi montaba el suyo propio, los Four Tops. Tras algunas grabaciones Jackie deja el grupo para sustituir a Clyde McPhatter (que se iba a Los Drifters) al frente de Los Dominoes mientras que Los Thrillers se cambiaron el nombre a Los Royals y luego a Los Midnighters con algún éxito. Finalmente discos Brunswick le fichó en 1957 para iniciarle en una carrera como solista al considerar que esconder su aspecto entre los de los insulsos compañeros de banda era desperdiciar un diamante un bruto. Además de eso Jackie tenía mucha personalidad en escena, con unos movimientos característicos a mitad de camino del twist y del pelvisismo de Elvis y con un aire seductor hacia las damas que debían hacerle tan imparable que pronto sería conocido como Mister Excitador (para eso usaría el truco, que enseñaría a Elvis, de tomar pastillas de sal y beber mucha agua para sudar mucho). También se tiraría entre el público, algo que provocaría tremendos alborotos, con las mujeres arrancándole la ropa a jirones, y que obligaría incluso a parar un concierto, agravando los incidentes. Toda esta energía se haría evidente en su primer single, "Reet petite" (1957), un rock and roll encubierto bajo una capa de rhythm & blues pero que aun no se liberaba de toda su herencia du-duá. Así es, Jackie parece querer hacer todos los tonos de voces diferentes de este estilo en una sola canción, con una sola boca y a veces al mismo tiempo, dándole además un sonido característico propio al hacer temblar la lengua convulsivamente durante las erres. Fue un éxito moderado que con el tiempo fue ganando hasta convertirse en el clásico inmortal que es hoy. Mayor fortuna comercial tendría con "Lonely teardrops" (1958), una balada que se empezaba a alejar un tanto del rock and roll para acercarse al primer soul. El entendimiento entre Wilson y su compositor Berry Gordy Jr. era total, quizás porque Gordy también había sido boxeador, pero cuando surgieron disputas entre este último y el manager de Jackie, Gordy se marchó y fundaría discos Motown, para gloria propia. Ahora, aunque Wilson aun conocería otros éxitos como "Night" (1960) o "Baby workout" (1963) la verdad es que había sido reconvertido, de forma casi imperceptible en un cantante de baladas al uso y poco a poco tendía a ser desplazado y olvidado (no por Elvis, gran admirador suyo que le homenajeó en el cine mientras cantaba su "Return to sender"). Pero Jackie llevaba también una vida amorosa tremendamente complicada fuera del matrimonio, sus amantes se contaban por docenas, ocultándole a cada una la existencia de la otra, algo que le ocupaba mucho tiempo, planificación y múltiples problemas como se podrá suponer. El más serio de ellos fueron los tiros que una de sus amantes, que al parecer le había quitado a Sam Cooke, el astro del soul, le dio al presentarse en su casa presa de los celos. Wilson recibió varios disparos pero sobrevivió, y para salvar su reputación se inventó una extraña historia en la que no se presentaban cargos contra la celosa agresora, aunque no se pudo salvar el matrimonio de Wilson. Nuevos cambios se hacían necerarios, se hizo judío, y musicalmente era preciso mirar hacía atrás (sus dúos con Count Bassie o LaVern Baker) o ya dar un paso adelante siguiendo su instinto natural, es decir, llegar ya de forma plena al soul a partir de 1966. Para ello aun tendría que sortear múltiples problemas, como sus arrestos, en 1967 por posesión de heroina y armas cargadas, y el asesinato delante de él en 1969 de una admiradora víctima de una marido celoso. Su mayor éxito como soulman sería "I got the sweetiest feelings" (1972), que traspasaría las fronteras nacionales para triunfar también en Europa. Pero Jackie estaba muy tocado tanto por las balas y las drogas como por tantos años de stress romántico y excesos físicos en el amor y, durante un concierto en 1975 en Nueva Jersey cayó fulminado víctima de un ataque la corazón mientras cantaba "Lonely teardrops". Aunque el infarto no era mortal cayó con la cabeza y entró en coma irreversible y vegetativo hasta su muerte 9 años despues, al poco de cumplir 43 años. Al Green y Elvis fueron de los pocos artistas que iban a visitarlo regularmente a pesar de que Jackie no se enteraba de nada, claro. Mejor para él, ex-esposas, managers y descendientes ya se estaban peleando por su suculenta herencia. Uno de sus vástagos, Bobby Brook (que es clavadito a él), recorre el mundo cantando las canciones de su padre pero mucho nos tememos que su carisma no le llega ni a la suela de los zapatos.
Músicos: Jackie Wilson (voz)


Este video para "Reet petite" se hizo al morir Jackie, si, no es él, es un muñeco de plastilina.