lunes, 6 de abril de 2009

The Boppers (Méjico D.F., 1959 - 1962 y Estocolmo, 1977)

Los Boppers suecos

Dos grupos debemos destacar con este nombre, uno mejicano y el otro sueco.
Los primeros se formaron a finales de los años 50 en Méjico a la sombra del éxito que los Teen Tops estaban cosechando con sus versiones de clásicos del rock & roll estadounidense en español. Los Boppers, formados por Germán González en el instituo, eran más tendentes que estos hacia el rockabilly y tenían un espectacular cantante, Ricardo de la Garza, que se movía como Elvis por lo que, al ser bastante más bajo de estatura, era conocido como El Elvisito. Pronto fueron fichados por discos Coro que les editó varios temas entre los que destacan "Tren solitario" (1960), que es el "Lonesome train" de Johnny Burnette, "Dificultades" (el "Trouble" de Elvis) o "Tratando de conseguirte" (el "Tryin´ to get to you", también de Presley). Fue una grabación precipitada y La Garza deja la banda para ser sustituido por Paco Cañedo. Les fue lo suficientemente bien como para que les fichara la más importante discográfica Peerles, que les editó un álbum que tuvo un éxito arrollador en Méjico con actuaciones de televisión incluidas, una obra excelente pero que se decantaba ya de forma clara por el más edulcorado high school propio de los teen-idols del otro lado del Rio Grande. Solo ver de quién eran las versiones esta vez: Bobby Darin, Bryan Hyland, Johnny Tillotson... (lo que les llevó a ser incluso teloneros de Paul Anka) aunque se eleva por encima de todas su versión del "Blueberry Hill" de Fats Domino, convertida por su sapiencia lingüística en "Colina azul". Por desgracia su siguiente disco fue un refrito mal hecho de viejos temas que no engañó a nadie y lo que terminó de rematarlos fue sacar un single con su genial "Colina azul" pero a un imposible y supuestamente oportuno ritmo de twist. Eso fue el colmo que hizo que Cañedo dejase la banda para iniciar una carrera en solitario, lo que provocó a la postre la desintegración del resto del conjunto poco después. González seguiría en el mundo de la música formando los grupos El Klan y La Fresa Ácida (este, como su propio nombre indica, bastante psicodélico y formado con integrantes de los desaparecidos Zignos), que aunque llegarían a grabar para RCA nunca conseguirían un gran éxito, mientras que el guitarrista Mario Jacobo se dedicaría a yudar a nuevos grupos mejicanos, casi hasta su reciente fallecimiento. El batería Eduardo Sánchez se pasó al jazz, estilo del que aun vive.
Mucho más duradero y conocido serían sus homónimos suecos. Empezaron cuando a un grupo de adolescentes su afición a los automoviles norteamericanos de los años 50 (tenían un Studebaker) les llevó, como era lógico, al amor por la música de aquella época, dejando de lado lo que oían sus compañeros en aquellos años 70, principalmente Jimmy Hendrix y Deep Purple. Muy ilusionados se compraron unos instrumentos y empezaron a tocar rock and roll y du-duá en el metro con pequeños amplificadores a pilas. Su primer grupo se llamó Ojo Negro (si, si, no es broma) y tenían aún tal división de opiniones y tal lio mental que a veces cantaban en estilo doo-woop canciones de los Eagles o Queen, aunque por suerte también estaban muy influidos por los Beach Boys y los Shadows. Alguien con sentido común rebautizó el grupo como Anaconda y ahora su grupo preferido eran los Swingin´ Blue jeans pero como su estilo giraba lento pero seguro hacía el bop y ese nombre de grupo era una caca machen pues decidieron ponerse The Five Boppers, abreviado luego a, simplemente, The Boppers. Tras unas primeras actuaciones no muy afortunadas poco a poco fueron ganando en confianza y se empezaron a hacer un nombre en el solido mundo del rock and roll nórdico gracias a sus simpáticas actuaciones con populares versiones de éxitos norteamericanos, y no solo tocaron por Suecia sino también en la vecina y más atrasada Noruega. Durante una actuación en Uppsala una versión a capella de "Goodnight my love" llamó la atención del productor Bosse Walder Stone que les contrató para editarles un álbum llamado "Number one" (1978) que estaba completamente construido a base de versiones de clásicos del du-duá norteamericano. Su maravilloso juego de voces y su afortunada actuación en televisión para promocionarlo hicieron que vendieran en cuestión de días casí medio millón de discos. De la noche a la mañana se hicieron famosísimos, arrastrando a legiones de fans y creando escenas de histerismo en la vecina Finlandia, país con mayor tradición rocker todavía. Esta da idea de la calidad mental de ese público ya que en el resto de Europa lo que triunfaba en esos día era el punk más radical y no el rock clásico de 25 años atrás. Pronto su fama se extiende al exterior, sobre todo cuando su single "Do that boppin´ jive" fue todo un éxito en Japón en 1980 y donde eran el grupo preferido en esos años. En España, Francia y Sudamérica también triunfaron con su single de puro doo-wop "Tick-tock" y otras, llegando a intentar cantar en castellano ("Penas del corazón") para ampliar su público, tal y como estaban haciendo sus paisanos Abba. En la cresta de la ola fueron reclutados por Suzi Quatro para ser sus coros en un disco, pero el embarazo de esta frustró esos planes que tan buena pinta tenían. Pasaron unos malos años cuando las ventas y el público de sus conciertos descendieron alarmantemente a mediados de los años 80 pero por suerte volvieron a acordarse de ellos gracias a sus apariciones en el programa de televisión de su amigo Jerry Williams que los reclamó como lo que eran, los verdaderos pioneros del doo-wop nórdico. Un nuevo disco vendió más de 350.000 copias y de 1989 a 1993 no pararon de hacer giras triunfando allí donde iban. Pero cuando su solista Peter Jezewsky dejá el grupo para empezar una carrera en solitario se nota cierta perdida de ganas por seguir, aunque es muy interesante su cambio de rumbo hacía el estilo típico de Buddy Holly y el cantar ahora exclusivamente en sueco. Durante el siglo XXI han cambiado de nuevo el rumbo, creando musicales para el teatro, en los que ellos mismos cantan de fondo las canciones de la banda sonora, mezcla de creaciones nuevas y viejos éxitos, pero ya muy circunscritos al ámbito local y un poco olvidados por el resto del mundo. Jezewski actua ahora en solitario, muchas veces acompañado por el grupo de du-duá The Woptones.
Músicos: Boppers mejicanos: Ricardo de la Garza y Francisco Cañedo (voz), Germán González (trompeta y piano), Mario Jacobo Legorreta y Julio César (guitarra), José López (bajo), Javier de la Cueva (piano), Eduardo Sánchez (batería y trompeta) y Víctor Osorio (guitarra rítmica).
Boppers suecos: Mate Lagerwall, Ingmar Wallen, Peter Jezewsky y Kenneth Ingmar (voz), Pelle Karlsson (piano) Micke Stenberg (guitarra) y Mats Karlsson (batería).

El "Tick tock" en TVE en 1980, cuando en la tele ponían cosas buenas de vez en cuando.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Venga ya! ¿doo woop nórdico? ¿triunfando en España? ...

... ¿Montar a caballo? ¿A qué huelen las nubes?

birraslocas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
birraslocas dijo...

pues nada que si si y si muy buen grupo entre los doo-woop revival de los 70 ademas editaron un par de singles (poca cosa)en español
penas del corazon (heartaches)y tick tock

MASIASBTT dijo...

Yo tengo el single Tik- tock en castellano y es genial, menudo acento tienen....