sábado, 31 de enero de 2009

Instrumental rock

The Champs

Hablando con exactitud la música instrumental es toda aquella que no usa voces y ya se la conocía así desde la edad media en contraposición a los coros de iglesia, en especial al canto gregoriano. Pero la que aqui nos interesa es toda aquella música de rock and roll sin voces (o instro, o instrumental rock). Ya los géneros antecedentes del rock habían prescindido de la voz casi totalmente, sobre todo el jazz y el bluegrass, dando una importancia única a la melodía pero en los nuevos géneros como el blues o el rhythm & blues la letra era parte fundamental para motivar al oyente (aunque siempre hay excepciones, como Jimmy Reed o Bill Doggett respectivamente). Esto se intensificó con la llegada del rock and roll, pues la letra de las canciones se hacía tan importante como la música para enviar un mensaje claro al público, ya fuera de rebeldía adolescente, una declaración de amor loco o simplemente frases absurdas para poner más ritmo aun (be-bop-a-lula, ella es mi chica). Así pues a finales de los años 50, con el rock and roll más que afianzado, parecía una locura el lanzar al mercado canciones sin voz. Pero cuando empezaron a aparecer grupos exclusivamente vocales de du-duá parece como si al poco hubieran saturado el mercado y mucha gente estuviera deseando volver a escuchar un buen solo de guitarra rockera o cualquier otro instrumento, sin ambages, una especie de vuelta a los orígenes más primitivos del rock, a las cavernas donde no se sabía ni hablar. Esto fue apoyado sin recelo por las discográficas, deseosas de ampliar el mercado a todos los públicos sin el filtro que suponía la temática lirica. Así es como aparecieron como un ciclón, en 1958, Duane Eddy con su "Rebel rouser" y Link Wray con su "Rumble", demostrando ambos que con solo un guitarreo también se puede transmitir todo el espíritu rebelde del rock and roll, aunque ya habían tenido algún tímido precedente en otros instrumentos con Bill Doggett (órgano), Bill Justis, Rusty Bryant y Lee Allen (saxo), Paul Gayten (piano) o Cozy Cole (batería). También hemos de destacar a gente como John Houston, B. Bumble & The Stingers (que se especializaron en hacer versiones rock de música clásica), Preston Epps, el instro rockabillero de Amos Johnson & the Rhythm Playboys ("Rhythm Playboys stomp") y desde luego a Dave "Baby" Cortez, que con su "Happy organ" (1959) consiguió el primer número uno de un tema instrumental tocado con órgano eléctrónico. Al poco, bandas de rock enteras, con talento para tocar pero sin un cantante o simplemente porque no les daba la gana poner letra se animaron a dar su música al mundo, tal fue el caso de The Champs con su exitoso "Tequila", Johnny & The Hurricanes con "Red river rock", Lucky White & the Ponderosa Playboys con "Ponderosa rock" o The Fireballs con "Torquay". Pero sería en California donde más arraigaría este tipo de música gracias a un tipo llamado Dick Dale que, con su guitarra imitando el gorgoteo del agua y el romper de las olas daría origen incluso a un nuevo sub-género del rock and roll: La música surf. A la sombra de Dale nacerian multitud de grupos de surf instrumental a principios de los años 60, pero ya no solo de ambito local, sino de éxito internacional como es el caso de los Surfaris, los Astronauts, los Trashmen o los Ventures. El ejemplo cundió hasta en Australia. Derivando un tanto del sonido surf hacia un rock intrumental más basado en las bandas sonoras de películas (sobre todo las del oeste) apareció en Inglaterra su mejor banda tras dejar de acompañar a Cliff Richard, Los Shadows, que con su tema "Apache" (1960) consiguieron que lo que ahora pareciera absurdo era ponerle letra a la música. Otros grupo que continuaron tocando despues de ser acompañantes de grupos solistas fueron Los Dakotas, Los Tornados (ex-grupo de apoyo de Billy Fury) o los suecos Sputniks. Con la invasión pop británica el instro se olvidó un poco pero siempre hubo gente como Booker T. & the MG´s ("Green onions", 1962) o Earl Bostic que mantuvieron vivo el subgénero. A finales de los 60 el blues-rock, cuyo mejor ejemplo fue Stevie Ray Vaughn, prefería no cantar para dar énfasis al virtuisismo de sus guitarristas, en una especie de auto-homenaje. El rock psicodélico de Jimmy Hendrix no cantaba por otras razones, o estaba tan colocado que no le salían las palabras o quería transmitir sus viajes por el fascinante mundo del ácido por medio de sus solos de guitarra (¡conseguido!). Salvo honrosas excepciones como Little Willie ("Hot tamale"), los años 70 y 80 volvieron el rock intrumental una pedanteria inaguantable con la llegada del rock progresivo de Mike Olfield o el concretismo de Frank Zappa. A partir de los años 90, por lo que a nosotros nos interesa, surgieron varios grupos de música instrumental que bebían directamente del surf de los 60, como es el caso de los Straitjackets (aunque con un tono más salvaje) que han servido de ejemplo a muchos más. Otros que podemos nombrar de su época dorada que, de momento, no tienen entrada propia en este diccionario son Ray Cormier´s Har-Maniacs ("The sleeper", 1958), Lanier Smith ("Verbena", 1959), The Elrondos ("Cool breezer", 1959), Horace Goodwin ("The country jitterbug", 1959), The Swingin´ Rocks ("Satellite rock", 1959), Sir White & his Sounds ("Doin´ the scratch", 1960), The Shades ("Shady", 1960), The Planeteers ("Slowly movin´", 1960), The Un-Predict-Ables ("Big fat dinosaur", 1960), Dick Burdo ("Brushfire", 1960), The Dee-Jays ("Tacos & tortillas", 1961), Rhythem Rangers ("J.C. Boogie", 1962), Ronnie Robens ("Grazin", 1962), The Invaders ("Night ride", 1962), Robert M. Rock ("Mac´s boogie", 1962), The Prestations ("Slow sax", 1964), etc... y crepusculares como Curly Farmer ("Curly´s blues", 1971),...

"Green onions", de Booker T. & the MG´s, que aunque les guste mucho a los mods no quiere ello decir que no sea una obra maestra amiguitos.

2 comentarios:

Chema Insolvente dijo...

Si hay algo que a los amantes de la música nos fastidia es no poder escuchar todo lo que se publica; es imposible eso esta claro.
Pero es en este palo donde más dificultades encuentro.
Muchos son los músicos que aparte de su banda, tienen proyectos paralelos haciendo Instro, Surf, Western, Spy, Horror-Surf, Etc; aquí el mundo de las etiquetas está a pleno rendimiento.
Eddie Angel del que ya hablamos y sus otras bandas, en España Los Coronas, banda paralela a Sex Museum, pero hay cientos, si os gusta este estilo a poco que investiguemos nos llevamos muchas sorpresas.
Nombraré al "conjunto" español "Los Relampagos", una referencia internacional en este mundo,Los Bambi Molesters, grupo croata les versionea.
Los zaragozanos Vibrants, por decir alguno actual, pero son cientos y cientos y que no paren.

Jesus el Rocker dijo...

Chema tiene razón, imposible abarcar todo. En cuanto a Los Vibrants, los nombré en la entrada sobre música surf ya que cada vez añaden más letra a sus canciones. Gracias por los datos.