sábado, 5 de julio de 2008

"The Wanderers, las pandillas del Bronx" (Philip Kaufman, 1979)

Aprovechando el tirón de la mediocre pero exitosa "The Warriors, los guerreros del Bronx" sobre pandillas juveniles del famoso por, supuestamente, peligroso barrio neoyorquino, saltó a las carteleras este otro film, infinitamente mejor pero con un éxito comercial mucho menor. Al contrario que en "The Warriors", ambientada más bien en un futuro cercano, "The Wanderers" nos traslada al pasado, a 1963, donde diversas bandas de chicos: Rockers asiáticos, negros pro-panteras negras, teddys italianos, católicos irlandeses (Los Ducky Boys) y cabezas rapadas (Los Baldies) riñen por los motivos más nimios, en un ambiente que aunque se nos presente de forma cómica y distendida en ocasiones se nota que la trama se dirije de forma inexorable hacía la tragedia. El argumento estás tomado de la nóvela homónima de Richard Price, publicada solo cinco años antes. He de señalar que estas pandillas existieron realmente, si bien los testimonios difieren en algunos detalles, para mi importantes. Por ejemplo, algunos dicen que Los Baldies (Los Calvos) no iban rapados realmente, sino que se les llamaba así porque su líder (apodado Terror, en el film) era un tal Garibaldi. Pues bien, Los Wanderers (que también existieron de verdad) son los rockeros italoamericanos, con tupé y patillas engominadas, vaqueros con vuelta, tenis converse y beisboleras con su emblema  y sus colores (dorado y marrón) que son todo un signo de identidad del hermanado grupo. Los mejores amigos de entre ellos son Richie (Ken Wahl, actor luego triunfador en televisión), Buddy (Jim Youngs), Turkey y Joey, a los que se unirá pronto Perry, un fortachón rocker recién llegado a la ciudad. La amistad parecía inquebrantable hasta que una chica se interpondrá entre ellos, aun así parecerán reponerse a este bache, incluso se salvarán las diferencias entre las bandas pero lo que no podrá salvarse es el paso del tiempo, el fin de la inocencia americana representada en la película con el asesinato de Kennedy, los alistamientos masivos para Vietnam, el reclamo del sueño hippy californiano, el aumento de la delincuencia y la llegada del folk (desbancando al rock and roll) de Bob Dylan, todo lo cual desbandará a todos los chicos. Magnífica película, con excelente banda sonora y guión a la que quizá solo sobre el alargamiento de la escena del partido de fútbol americano. Las canciones, espléndidamente repartidas a lo largo del film no tienen desperdicio. La escena inicial, con la quedada de los Baldies a la puerta del cine RKO es una obra maestra al ritmo del "Walk like a man" (The Four Seasons). La cosa no decae cuando unos baldies enfadados persiguen a algunos Wanderers por los callejones con la muy adecuada y, en este momento trepidante,  "Wipe out" (The Surfaris) y luego Terror y Perry hacen un empatado duelo de miradas con el "Pipeline" (The Chantays) de fondo. Más relajados y divertidos podemos oir después el "Ya-ya" (Lee Dorsey) y el "Big girls don´t cry" (The Four Season) mientras los muchachos van a la caza de tetas. Luego la fiesta rocker acapara buena parte de temas: "Tequila" (The Champs) cuando llegan en el coche, "My boyfriend´s back" (The Angels), "Sherry" (The Four Seasons), "You really got a hold on me" (Smokey Robinson & the Miracles), "Baby, it´s you" (The Shirelles) y "I love you" (The Volumes), estas tres últimas durante la partida de strip-poker. La resaca baldie post-enrolamiento queda bien ilustrada con el "Soldier boy" (The Shirelles), la muerte de Kennedy con el "Stand by me" (Ben E. King). La larga escena del partido se hace mucho más llevadera gracias a sus canciones: "Shout" (The Isley Brothers), "Do you love me?" (The Contours) y "Roundaround Sue" (Dion). Y una joya en exclusiva, el "Stranger girl" que cantan los chicos en el coche está compuesta para la ocasión por uno de ellos, el citado Youngs. Un poco de forma anecdótica decir que también se puede oir el "Granada" de Agustín Lara en la escena en la que los mafiosos demuestran que con ellos no se juega (sucio). Sin olvidar, por supuesto, "The Wanderer", de Dion, himno del grupo repetida varias veces y una de las mejores canciones de la Historia. El epílogo no puede ser más representativo de los cambios que se producen en 1963 con "The changes they are changing" de Bob Dylan. Un final genial para una genial película. Digamos, por último, que Wahl, ya casi instalado en el olimpo televisivo, sufrió un gravísimo accidente de moto en los años 90 que le mantiene casi totalmente apartado de la interpretación. Erland Van Lidth, que interpretó a la mole humana Terror, a pesar de su monstruoso aspecto, era un genio informático, cantante de ópera y luchador olímpico, pero murió de un infarto a los 34 años de edad.

El anuncio no hace justicia a la película.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena por tu blog, no lo dejes...

Saludos desde Sevilla !!

Rockin' !


************************************
Johnny. C
=========
http://groups.msn.com/oebercmf
http://es.youtube.com/VodooRnR
http://www.youtube.com/group/RnRSur
http://www.myspace.com/mrcalavera
http://www.fotolog.com/johnnycalavera

*************************************

Los Rokeros GUEBones Rock 'N' Roll Club

( http://groups.msn.com/oebercmf )

cyberDD dijo...

Hola Jesús: ¿Sabes si es posible conseguir esta película, así como otras que citas en tu blog, en DVD?.
Atentamente.
Diego David Berbel García

Jesus el Rocker dijo...

Hola Diego, pues "The Wanderers" si que está en DVD pues yo la tengo aunque no recuerdo ni cuando ni donde la compré. Del resto de películas que cito son fáciles de encontrar en DVD las "modernas", y con ello quiero decir las de los años 70, 80, 90 y siglo XXI, pero me temo que no pasa lo mismo con las de los años 50. En España podrían encontrarse, con bastante dificultad, "Semilla de maldad" o "La chica no puede remediarlo" pero otras es misión casi imposible. Por supuesto las de James Dean, Marlon Brando y Elvis ya son otro cantar y deberían estar en cualquier videoteca que se precie de serlo.
Un abrazo.