martes, 10 de junio de 2008

Vince Taylor (Isleworth, 1939 - Lutry, 1991)

Su verdadero nombre era Brian Maurice Holden y su familia emigró con él cuando tenía 7 años, desde su Inglaterra natal, a Nueva Jersey, en los Estados Unidos, donde su padre se puso a trabajar en una mina de carbón. Su pauperrimo estilo de vida cambiaría radicalmente cuando, en 1955, la hermana de Brian se casó con Joseph Barbera, el co-propietario de la famosa productora de dibujos animados Hanna-Barbera (Los Picapiedra, los Supersónicos, Don Gato, etc) y toda la familia Holden se trasladó con ellos a California. Brian asistió al instituto en Hollywood alternandolo con las clases de vuelo que le llevarían a obtener el título de piloto. Con 18 años, impresionado por la música que hacían Eddie Cochran y Gene Vincent, Brian empezó a cantar en pequeños eventos locales y su influyente cuñado decidió apoyarle llevandoselo a Londres donde la escena rocker estaba en mayor ebullición que en Estados Unidos. Allí, en un bar, Brian conoció a unos prometedores músicos de rockabilly y todos decidieron formar una banda: Los Playboys. Él cambió su nombre a Vince Taylor tras leer en una cajetilla de tabaco Pall Mall la frase en latín "In hoc vince". Gracias a cierto enchufe pudieron fichar por la discográfica Parlophone y grabaron sus primeros singles destacando en seguida su tema "Brand new Cadillac" (1958), un rockabilly bastante más duro al que los rockers de entonces estaban acostumbrados. A pesar de (o quizá debido a) un estilo tan personal las ventas fueron tan pequeñas que la discográfica rompió el contrato y los chicos se fueron a discos Palette, donde grabaron el fantástico single "I´ll be your hero" / "Jet black machine", ya en 1960. Pero la impredecible personalidad de Vince, con increibles desplantes en escena y continuos viajes a destiempo para comprobar si sus novias le engañaban, hicieron que su banda lo abandonase rebautizandose ahora como The Bobby Clark Noise. Como "The Noise" fueron contratados para tocar en el prestigioso teatro Olimpia de París en 1961, Vince se tragó su orgullo y les pidió que le dejaran cantar allí con ellos; los chicos le dejaron. Para la ocasión Vince se vistió completamente de cuero negro, guantes incluidos, y se puso un gran collar de plata al cuello con un medallón de Juana de Arco. Tanto su imagen como su extraordinaria actuación (sus frenéticos movimientos causaron sensación), haciendoles ganar un contrato de seis años con el sello Barclay. Durante 1961 y 1962 recorrieron Europa como estrellas, llamandose ahora, significativamente (¿Quién se tragaba su orgullo ahora?) Vince Taylor y sus Playboys y grabando varios EPs, principalmente versiones de clásicos de rock and roll y rockabilly norteamericano. Pero los problemas continuaron y la relación se rompió una vez más cuando Vince les dió un nuevo plantón al irse a la Costa Azul con la top-model de la época Helene April. Entonces se hizo acompañar por la banda inglesa The Dragons (que ya habían apoyado a Gene Vincent en su gira británica), aunque los seguía presentando como Los Playboys. The Bobby Clark Noise volvió a perdonarlo y se le unió de nuevo pero Vince no escarmentaba, ahora empezó a experimentar con el consumo de drogas y durante una actuación se le fue la mano de tal manera con el ácido que intentó evangelizar al público al creerse que era San Mateo. Eso fue el colmo, la banda se separó para siempre, tocando sus músicos en los años posteriores para gente como Los Animals, los Who, los Rolling Stones, Jimmy Hendrix, Deep Purple, Chuck Berry e incluso Elvis (actualmente hay una banda británica llamada Los Playboys que nada tienen que ver con ellos). Por su parte Vince, metido ahora en un grupo religioso que le ayudara con sus cosas, acompañado ahora de unos tipos franceses llamados Les Rockers, solo podía aspirar a ser un medio ido telonero en Francia de gente como los Rolling Stones, Jimmy Hendrix, los Animals o de la emergente estrella francesa Johnny Hallyday. Una de las veces se negó a salir a actuar porque decía que si lo hacía todo explotaría. Cuando fue forzado a salir (el grupo ya llevaba tocando un rato "Trouble", de Elvis) y empezó a cantar, todo el equipo se estropeó y los focos explotaron. En medio del silencio solo se oía a un enloquecido Vince gritando "¡Lo dije, lo dije! ¡¿Y ahora qué?!". Sin que nadie quisiera saber nada de él ni de sus locuras durante años, en los que se arrastró por escenarios de mala muerte para sobrevivir, finalmente, a petición popular, el sello Barclay le permitió grabar de nuevo en 1969 y le consiguió algunas buenas actuaciones durante los años 70 y primeros 80. A mediados de la década tuvo un momento de lucidez que le hizo recordar sus conocimientos aeronaúticos, así que rompió con todo y se fue a Suiza empleandose como mecánico de aviones hasta el dia de su muerte, debida al cáncer, cuando solo contaba 52 años de edad. Én sus últimos momentos diría que fueron los momentos más felices de su vida. El rockabilly evolucionado de su obra maestra "Brand new Cadillac" sería idolatrado y versioneado por grupos tan dispares como los poperos Downliners Sect, los punkis The Clash o la banda de swing Brian Setzer´s Orchestra. Su vida y extraña personalidad fueron la inspiración para el personaje Ziggy Stardust, de David Bowie, y para la canción "Goin´down Geneva" de Van Morrison.
Músicos: Vince Taylor (voz), Joe Moretti, Tony Harvey, Joey Greco, Ralph Danks y Claude Djaoui (guitarra) Johnny Vance, Tex Makins y Ralph DiPietro (bajo), Bobbie Clarke, Tony Meehan (batería), Alain Le Claire (piano), Johnny Taylor (guitarra acústica) y Stash Kosslowsky (percusión)


Un Taylor más calmado de lo habitual canta su super éxito "Brand new Cadillac" en 1970.