jueves, 19 de junio de 2008

"Semilla de maldad" (Richard Brooks, 1955)

Un veterano del ejército acepta un empleo en un conflictivo colegio público. El nuevo profesor (Glenn Ford) ha de luchar por ganarse el respeto de los alumnos, jóvenes conflictivos y potenciales delincuentes, que integran su aula. Pese a un ambiente poco propicio y con unos compañeros de profesión que se limitan a pasar desapercibidos y obviar los problemas, el profesor está decidido a trabajar duro para conseguir hacer de sus alumnos hombres de provecho. Esta es la sinopsis oficial, argumento que luego se ha repetido hasta la saciedad en películas muy inferiores cambiando a los teenagers de los años 50 por negros, raperos, etc... Dejando aparte el hecho de que la película no ha envejecido bien lo que debemos destacar es que comienza con el tema de Bill Haley "Rock around the clock" (era el preferido del hijo de 10 años de Glenn Ford) lo que significaba que se trataba del primer largometraje con una banda sonora de rock and roll, lo que dió otro instrumento para su expansión a este género musical, haciendolo famoso en todo el mundo y marca uno de los momentos historicos de la música, llevando al número uno a esa canción. Por otra parte es el único tema de rock de la banda sonora. De todas formas no es una cinta que decepciones a los rockers buscadores de tesoros entre el celuloide. Conviene escarbar bien y empaparse de la estética de aquellos adolescentes rebeldes de los años 50 (que, comparados con la realidad actual de la escuela pública estadounidense, eran hermanitas de la Caridad), Si nos fijamos bien no solo veremos los adminículos y tupés que cabría esperar, sino también hot-rods con decoración de llamas y, y esto sí sorprenderá a más de un moderno purista, una bandera confederada en la espalda de una chaqueta vaquera. Y para el resto de amantes del buen cine clásico algunos grandes momentos que incluyen acción y romance. 

El largo anuncio para los cines de la película.

No hay comentarios: