martes, 3 de junio de 2008

Grupos de chicas

The Shangri-Las

Las chicas que habían destacado cantando rock and roll durante los últimos años 50 no fueron demasiadas y, si exceptuamos a Wanda Jackson y Janis Marin, no duraron apenas nada en el mundo del espectáculo. Son nombres como Linda Yelady, Suzi Cope o Little Linda (por citar alguna que no tiene entrada propia en este diccionario aun), hoy tristemente olvidadas. Pero a finales de los años 50 empezaron a agruparse en conjuntos exclusivamente femeninos, la mayoría de las veces formados por negras, que no tocaban instrumentos (eso lo dejaban al gropo de apoyo) solo cantaban, en un estilo muy homogeneo similar al de los grupos masculinos de du-duá. Eran buenas, aunque efímeras bandas como Las Queens, Las Sweet Teens, Las Debutantes, Las Rosebuds, Las Cookies, Las Chantels o Las Bobbettes que ahora cantaban una temática de problemas femeninos que atraía al público de este género. Mientras que el doo-wop másculino se estancó, el femenino evolucionó tomando elementos de los nuevos ritmos bailables y del nuevo rock & roll high school para adolescentes, teniendo como ejemplo y como pioneras a Las Chordettes, que con su fantástico "Lollipop" (1958) aun enmarcado en el mundo del rock and roll más clásico y del doo-wop, abrieron el camino a grupos que ya incluían elementos pop en su repertorio como Martha & The Vandellas ("Heat Wave"), Las Chiffons ("He´s so fine"), Las Crystals ("Da doo ron ron"), Las Ronettes ("Be my baby") que triunfaron en 1963, el gran año de este tipo de agrupación (Leslie Gore, aunque era solista, mantuvo el estilo típico de los grupos de los que hablamos en su magnífico "It´s my party", también del año 1963), Reparata & the Delrons o Ellen Lee ("You left me", 1965). Un caso curioso, breve y aparte fueron Las Girls, que editaron "Baby" (1962) pero a dúo con la voz del desconocido y misterioso L.E. Richards. Las Shangri-Las, que al igual que estas últimas eran blancas, dieron un paso más adelante, tocando a veces a la vez que cantaban y dando un toque más duro en ocasiones con temas como "Leader of the pack" (1964) y más pop en otros, diversificando el estilo pero fiel a sus principios basicamente. Las Supremes, que tenían a Diana Ross en su formación original, giraron más hacia el sonido Motown, que sería antecedente de la música disco, pero aun daría algunos buenos temas como "You can´t hurry love" (1966). A finales de los 60 este tipo de sonido femenino había practicamente desaparecido y los grupos formados por chicas posteriormente tocarían instrumentos a la vez en estilos ya claramente rock o pop, aunque siempre hay nostálgicas y honrosas excepciones como las Honey Sisters o las mixtas Honey Bees.

The Ronettes cantan su "Be my baby".