miércoles, 16 de abril de 2008

Ronnie Self (Tin Town, 1938 - Springfield, 1981)

Su padre tenía una granja en su Missouri natal y ya desde pequeño Ronnie tuvo que ayudar en las labores del campo. El caracter violento y agresivo del chico floreció en seguida y fue expulsado del colegio por agredir a un profesor con un stick de hockey. Al padre le vino bien porque este proyecto de delincuente era muy listo y dependía de él para el mantenimiento de la granja. Pero la verdadera pasión de Ronnie era la música. Muy influido por Hank Williams empezó a cantar sus canciones, acompañado por su hermano Sammy a la guitarra, en el cuarto de baño de su casa ya que le gustaba el eco que había allí (pasaban tanto tiempo alli que su padre bromeaba diciendo que si alguna vez actuaba en público tendrían que llevar aquel inodoro al escenario). Ronnie, instintivamente, cantaba las canciones country mucho más rápido de lo habitual anticipandose así al rock and roll. Durante la adolescencia lo sacrificó todo, amigos, deporte, chicas, por la música pasando horas y horas componiendo y ensayando con la guitarra que le compró su padre (bajo chantaje ya que o lo hacía o su hijo se negaba a arar las tierras). Con 17 años decidió salir de su encierro voluntario para dar a conocer al mundo sus logros. Bobby Lord, de una modesta discográfica, le grabó una maqueta que envió a Dub Albritten, en Nashvile. Dub accedió a recibir al muchacho y quedó impresionado por la seguridad que tenía en si mismo, por su altivez, por su estilo y porque llevaba preparadas más de 100 canciones compuestas por el mismo!. Junto a Jim Dennis, de Ceddarwood Enterprises, le grabaron el single "Pretty bad blues" (1956), un tema que llama la atención por su adelantada a su época agresividad rockabilly. Firmó entonces un contrato con ABC y la compañia tabaquera Phillip Morris le metió en un show publicitario itinerante por todo el país donde, en teoría, tenía que ser el telonero de los otros artistas, cuyo cabeza de cartel era Carl Smith. Pero su actitud en vivo era espectacular. Nervioso, no paraba de moverse, de saltar, de correr, sin pausa entre canción y canción y sin dirigirse al público para nada. Su ritmo era frenético, los músicos apenas podían seguirle porque improvisaba, cambiaba el orden de los temas o, simplemente, porque era tan rapido cantando y tocando que era imposible. De esta forma se ganó el apodo de Mr. Frantic (Señor Frenético). Los temas de Ronnie parecían más de los grupos del neo-rockabilly de los años 80 que de su época por su velocidad y agresividad y, en muchos aspectos, adelanta incluso lo que sería el punk y el psicobilly. Era tal el estado de agotamiento en que dejaba al público que no es de extrañar que nadie quisiera actuar despues de él, por lo que acabó siendo Ronnie Self quién cerrase los shows. Firmó con Columbia, que le editó "Bog fool" (1957), single magnífico que sin embargo apenas se vendió. El siguiente, "Ain´t I´m a dog", fue bastante mejor y desconcertó a los críticos por su agresividad; pero fue "Bop-a-lena" (1958) el que lo metió en las listas de éxito nacionales. Es uno de los temas más salvajes que nunca se hayan grabado, increible para una fecha tan temprana, y que aun hoy pone los pelos de punta, debiendo la conversión al mundillo rockabilly a más de uno que yo me se. Temas posteriores no tenían menos calidad ni fiereza -"Big blond baby", "Petrified", "This must be the place" (1959), este ya en discos Decca- pero no se vendieron tan bien, quizá porque la primera época dorada del rockabilly ya estaba pasando. Atenuó un poco su estilo, con temas tales como "So high" (1960), "Instant man" (1962) o "Bless my broken heart" (1963), de gran calidad, pero aquel no era él. Quizá por ello empezó a beber como una bestia y a alejarse de los escenarios, dedicandose a componer para otros artistas durante los años 60, destacando las composiciones que hizo para Brenda Lee "I´m sorry" (la tenía compuesta desde que tenía 14 años), "Sweet nothing" y "Eventually", que la llevarian al estrellato. Durante los años 70 sus problemas con la bebida se agravaron al mezclarla con pastillas y Ronnie se metió en una juerga etílica continua, lo que llevó a una prematura muerte como resultado de sus excesos. Aun así su talento no se extinguió con él ya que, casí a la vez que era enterrado, Dave Edmunds y Diana Ross recibían canciones que había escrito para ellos. Además su hijo Roman, que ya actuó con él siendo un niño, sigue la carrera de su padre aunque de forma menos frenética, cantando country-rock.
Músicos: Ronnie Self (voz y guitarra acústica), Grady Martin, Hank Gariana, John T. Hill y Ray Eddenton (guitarras), Floyd Chance y Ike Inman (contrabajo), Buddy Harman (batería) y Floyd Cramer y Marvin Hughes (piano).

Salvajismo total en "Bop-a-Lena".

No hay comentarios: