miércoles, 26 de marzo de 2008

The Blasters (Downey, 1979 - 1985)

Los adolescentes hermanos Alvin gustaban de hacer novillos para ver tocar Rhytm & Blues en los clubs de la cercana ciudad de Los Angeles y para ellos fue como una bendición cuando, en 1970, pudieron ver y conocer bastante bien a Big Joe Turner, aprendiendo de él que había que recoger todas las influencias de lo que uno considerase bueno musicalmente y crear un estilo propio, aparte de cierta maestría instrumental. Fue así como, junto a un par de amigos, decidieron formar una banda que no fuese estrictamente de R & B, ni de rockabilly, sino un compendio de todas las variantes del rock, Los Blasters. En 1980 el distribuidor de rockabilly por correo Ronnie Weiser se quedó anonadado con la cinta de cassette que Phil Alvin le llevó a su casa, llegando a decir que nunca había oido canciones que representaran de forma tan convincente lo que es la música americana, por lo que les llevó a su pequeño estudio y grabaron 22 canciones en dos días. Editó 4.000 copias del disco “American music” en su propio sello Rollin´ Rock y se vendieron en seguida. El album llevaba, ademas de la genialidad que da título al disco, una de las mejores canciones de la historia del rock & roll y, posiblemente, la mejor de todos los años 80: “Marie, Marie”. La banda empezó a despertar la curiosidad mundial cuando el famoso Shakin´ Stevens hizo una exitosa versión del “Marie, Marie” y cuando fueron los polémicos teloneros de Queen. No era producto de la suerte, el sonido de la banda es solido y contundente y pocas voces hay con más personalidad y más rockeras que la de Phil Alvin. Ello les permitió firmar con discos Slash, añadir tres miembros más al grupo (entre ellos el veterano saxofonista Lee Allen, que ya en los años 50 había triunfado con su tema instrumental "Walking with Mr. Lee") y grabar su segundo album: “The Blasters” (1981), que incluye auténticas obras maestras como “I´m shakin´”, “Border radio”, “Hollywood bed” o “So long baby goodbye”, ademas de nuevas grabaciones de las dos canciones de su anterior LP mencionadas antes. El éxito les empezó a sonreir haciendo apariciones en televisión y giras europeas, siendo aclamada como la banda de rock & roll más autentica del momento. En 1983 hicieron su espectacular e inolvidable aparición en la película “Calles de fuego”, convirtiendo una película mediocre en notable y firmando el mejor momento del film. Ese mismo año apareció su album “Non fiction”, con canciones mágicas como “Red rose”, producto de mezclar las diferentes formas de entender la música de los dos hermanos Alvin. Pero esas mismas diferencias empezaban a resquebrajar la unidad del grupo incluso en público. Los problemas se agudizaron durante la grabación de “Hard line” (1985) por la intrusión en aspectos musicales de la distribuidora Warner, que quería algo más comercial, aunque el resultado sigue siendo un magnífico disco con temas como “Dark night” que habría de hacerse famoso con el tiempo al ser incluido en varias bandas sonoras de películas. Pero era el principio del fin, y Dave Alvin dejó la banda, siendo sustituido por el blues-rocker Hollywood Fats, pero la muerte de este por sobredosis poco después, cuando solo tenía 32 años de edad, puso fin a esta primera y gran época de los Blasters. Dave se unió un tiempo a Los Red Devils, una buena y efímera banda de rockabilly en la que destacaba su guapa cantante Emy Lee, y luego se fue a grabar folk-rock con la banda X, lo que da una idea de quien era el culpable de la situación (aunque el guitarrista de X era Billy Zoom, un amante del rockabilly que había estado con los Teenage Cruisers y que incluso había tocado con Gene Vincent). Luego tuvo cierto éxito en solitario con la oportunista “Fourth of july” y con sus duetos con Sonny Burgess. Phil, tras el disco homenaje a la música sureña "Un´sung stories" (1986), se ha visto obligado a reunir de cuando en cuando a Los Blasters desde entonces para poder sufragarse los gastos que sus estudios matemáticos avanzados requieren o para celebrar ocasiones especiales (el fichaje de James Intveld, el homenaje a Lee Allen -fallecido en 1994-, la gira con los Beat Farmers, los festivales Crossroad o Screamin´,...)...etc. En el siglo XXI Dave y Phil se juntan de vez en cuando para una serie de conciertos más orientados al rhythm & blues y el country que al rockabilly, muchas veces acompañados de un nuevo grupo llamado The Guilty Ones.
Músicos: Phil Alvin (voz, armónica y guitarra), Dave Alvin (guitarra), John Bazz (bajo), Bill Bateman (batería), Gene Taylor (piano), Steve Berlin y Lee Allen (saxo).

"So long baby goodbye" ¡Que buenos son copón!

No hay comentarios: