miércoles, 26 de marzo de 2008

Dion & the Belmonts (Nueva York, 1958 - 1960)


El padre de Dion DiMucci era un ventrílocuo que introdujo a su hijo en el mundo del espectáculo cuando solo tenía 5 años. El pequeño Dion cantaba y tocaba la guitarra pero su debut profesional lo hizo a los once años en el show radiofónico de Paul Whiterman. Poco después Dion dividía su tiempo entre su pandilla callejera, los Puñales de Fordham, en el Bronx, y a cantar en las estaciones de metro. Consiguió a los 18 años grabar un single bastante rocanrolero para la modesta discográfica Mohawk, junto al grupo fantasma Los Timberlanes, era 1957. Cuando se le propuso grabar otro single dijo que solo lo haría con el acompañamiento vocal de los mejores cantantes que conocía, dos miembros de la pandilla rival Los Matones Imperiales, Carlo Mastrangelo y Freddy Milano, incorporando luego brevemente a otro amigo, Angelo D´Aleo, el único que había recibido instrucción musical, los cuales también habían grabado un single que pasó sin pena ni gloria. El nombre que eligieron fue los Belmonts porque solían cantar en las esquinas de la avenida homónima. Sabían tocar instrumentos y ademas cantar mientras tanto por lo que su estilo resulto una mezcla perfecta de du-duá y rock & roll, superando ampliamente a los grupos vocales negros de rhythm & blues. Ello les apartó del mundillo de la delincuencia juvenil al que parecían abocados. El sello Laurie les contrató y editaron con gran éxito “Tag along” que llevó a los chicos por todo el país de gira y a la televisión. Su segundo single, “I wonder why” (1958), significó subir otro escalón en su carrera hasta los primeros puestos de las listas, lo que les valió ser parte de la trágica gira de invierno junto a Buddy Holly, Big Bopper y Ritchie Valens. Las condiciones eran extremas y a punto estuvieron en una ocasión de morir congelados, Milano tuvo que sacar la pistola que llevaba consigo en una ocasión que un chico les atacó con un cuchillo y Mastrangelo tuvo que pluriemplearse como batería (instrumento para el que estaba muy dotado) al ingresar en el hospital el batería de la gira con los pies congelados. Pero los Belmonts lo hicieron todo más tolerable alegrando el cotarro, haciendo bromas, cantando, jugando al poker y persiguiendo chicas. Por desgracia nada fue suficiente cuando las otras tres estrellas de la gira fallecieron durante ella. Para la vida sigue, y para Dion & the Belmonts llegaron nuevos éxitos como “A teenager in love” (1959) y “Where or when” (nº 3). Pero acto seguido el grupo se disolvió. La causa fundamental fue la adicción a la heroína de Dion, enganchado desde los 16 años, que hacía imposible la convivencia y toda posibilidad de profesionalidad conjunta pero se aprovecho que de todas formas Angelo se iba a la Marina para separarse amistosamente. Dion fundó una empresa musical e inició una espectacular carrera en solitario, con “Lonely Teenager” (1960). Haciendose acompañar por el grupo Del-Satins (formación resultado de la mezcla de Los Yorkville Melodys y Los Jokers) triunfó arrolladoramente con la maravillosa “The Wanderers” (1962), que llegó al número 2, una de las mejores canciones de la historia, y “Lovers who wonder” (al número 3). Pero su mayor triunfo fue con esa preciosidad llamada “Runaround Sue”, que llegó al número 1 de las listas de Estados Unidos. Con todo este bagaje Dion, con o sin Belmonts, es sin duda el mejor grupo de vocal de la historia del rock & roll. En 1963 despidió a los Del-Satins (que siguieron por su cuenta, cambiándose finalmente el nombre a Brooklyn Bridge) y reinició su carrera en solitario ahora de forma peor que mediocre al dedicarse a cantos religiosos. Por su parte el resto de Los Belmonts, que habían sustituido a D´Aleo por Pete Baron, no le había ido mal con su versión del "We belong together", lo que les animó a fundar su propio sello, Sabina, que estrenaron con su gran éxito "Tell me why" (1961) y algunos temas menores. Poco después Mastrangelo deja el grupo por desacuerdos de negocios e inicia una carrera en solitario no demasiado fructífera en el sello Laurie. Es sustituido pero ya no suenan como antes y el fracaso les hace buscar otras vías como hacer los coros a Buddy Christie junto a algunos ex-componentes de Tony & the Holidays (que a su vez se habían creado al mezclar dos grupos, The Spirals y The Vibratones) acreditándose ahora con el confuso nombre de Buddy Sheppard & the Holidays. No duraron mucho, y mientras el resto de los Holidays se marchaba para formar The Standards (con el resultado de un único single, "Hello love", tema escrito por su componente Duke Hodgkinson unos años antes mientras estaba en el conjunto The Versatiles), Los Belmonts se vieron relegados a acompañar a otros artistas o incluso a hacer un penoso acercamiento al folk bajo el pseudónimo de The Moonshiners. Al desastre artístico se une el comercial y, en 1964, Sabina Records se ve obligada a cerrar. Mastrangelo y Baron se unen al nuevo grupo de Dion, The Wanderers, durante unos meses antes de volver junto a los otros para firmar con United Artist, pero la falta de éxito allí también hace que se separen a pesar de un breve intento de reconciliación con Dion (curado de su adicción a base de whisky) en 1967 para grabar el LP “Together again”. Poco despues Baron es asesinado por dos atracadores cuando entraba en una tienda del Bronx a comprar algo (el dependiente quedó con daños cerebrales de por vida). Desde entonces solo han tocado unidos en algunos conciertos nostálgicos, aunque el de 1972 fue espectacular y grabado en un maravilloso LP. Dion, aparte de seguir grabando con gente como Phil Spector, K.D. Lang, Lou Reed o Dave Edmunds, formó en 1994 una nueva banda llamada The Little Kings, con antiguos componentes de Los Del Lords o Smithereens. Luego, editó un fantástico álbum de clásicos guitarreros del rock & roll en 2008, género que ahora intenta reconciliar con su renovada y militante fé católica. Los que queda de Los Belmonts siguen cantando por esos mundos de Dios, destacando el breve grupo de Mastrangelo, The Demilles.
Músicos: Dion Di Mucci (barítono y guitarra), Fred Milano (segundo tenor y piano), Carlo Mastrangelo (voz bajo y batería) y Angelo D´Aleo (tenor y bajo).


Runaround Sue, que maravilla.

1 comentario:

sebas dijo...

Gran entrada, Dion es mi preferido de todos los tiempos, pero Carlo Mastrangelo no lo hizo mal en solitario tampoco, un saludo desde http://grafistantaneas.blogspot.com/